Actualizaciones

ANA EMLOJ

febrero 19, 2017
Comments off
105 Views

 Ana Emloj

El “pensamiento” primordial del

“Yo debo reinar”

La voluntad primordial de Di-s de ser “Rey”

Al principio del libro de Reyes (1:5) encontramos: “Y Adoniah, el hijo de Jaguit, se jactaba diciendo “yo debo reinar”. Esta es la fuente en la Biblia de la expresión a que se alude extensamente en Cábala: “Yo debo reinar” (en arameo: ana emloj). En el caso de Adoniah (cuyo nombre significa “maestro”, semejante al Nombre Divino Adnut, el nombre de maljut, Reinado) la expresión es dicha con orgullo y pretensión, lo que refleja un estado no rectificado del alma.

Encontramos también en Cábala que los “reyes de Edom” primordiales (que aparecieron en el vacío creado por la contracción inicial de la luz infinita de Di-s, el tzimtzum) se cayeron y se rompieron (“murieron”) en cada oportunidad que con vanidad decían “Yo debo reinar”.

De todo esto se aprende que existe sólo uno que puede decir: “Yo debo reinar” y ese es Di-s.

La manifestación Divina de ana emloj es de hecho la fuerza motivadora que precede inmediatamente al comienzo del verdadero proceso creativo. Como se explicará más adelante, ésta es la fuerza para revelar el nivel de la luz infinita de Di-s, que con posterioridad se contrae para lograr que lo infinito se vuelva finito.

El verdadero y Divino ana emloj es un medio para darse cuenta de la bondad y el deseo inherentes de Di-s de ser la fuente de benevolencia para Su creación finita.

La Voluntad inicial de Di-s para crear (la expresión de amor y bondad esenciales de Di-s, como ya se explicó) “comprendió”, por así decirlo, que para que se integre el bien Divino en la creación se debe establecer un “orden” Divino del “reino de los cielos en la tierra”. La voluntad Divina de gobernar, de ser “Rey”, es en aras de manifestar al mundo el bien de Di-s.

Este preciso reconocimiento (que para darse cuenta del propio deseo innato de ser bondadoso es necesario establecer un orden de “reinado”) es el origen de la unión del “masculino” con el “femenino” (principios llamados en Cábala zeir anpin y nukva dezeir anpinmaljut) en el nivel de ejad (antes del tzimtzum inicial).