Actualizaciones

EL CONSEJERO MARAVILLOSO

febrero 28, 2017
Comments off
305 Views

VOLVER A VIDEO SERIES RAV GUINSBURGH

INSTITUTO GAL EINAI

EL PORTAL A LA DIMENSIÓN INTERIOR DE LA TORÁ

Del RABINO ITZJAK GINSBURGH

Mensajes en tu celular

Telegram

IR AL CANAL TELEGRAM

Whatsapp

IR A GRUPO AMIGOS GAL EINAI

www.galeinai.org

www.dimensiones.org

youtube

IR AL CANAL GAL EINAI EN YOU TUBE

EL CONSEJERO MARAVILLOSO

Meditación jasídica para la elevación del alma

 

SABER AGRADECER

 

El nombre de la letra Dalet, dalet-lamed-tav, son las iniciales de da lomar todá, “sabe decir gracias”. El comienzo de toda rectificación de la conciencia, es agradecer por todo favor que me hacen, por todo regalo que me dan.

Nos levantamos a la mañana, y lo primero que decimos es “Doy gracias a Ti, Rey viviente y eterno, pues Tú has restituido misericordiosamente mi alma dentro de mí, Tu fidelidad es muy grande.”

Todá, “gracias”, proviene del concepto hed, “eco”, que en Cabalá denota la “luz que retorna”, or jozer.

Al decir gracias, estoy devolviendo a manera de eco al que me ha hecho un bien. Cuando digo gracias con todo el corazón, se crea una frecuencia que llena el espacio con una atmósfera agradable.

MUCHAS GRACIAS.

 

 

EL MATRIMONIO ES EL PARAISO

 

 

Rabí Akiva nos legó dos enseñanzas fundamentales.

“Y amarás a tu prójimo como a ti mismo, es una regla general en la Torá”.

Y

“Si el hombre y la mujer lo ameritaron, la Presencia Divina mora entre ellos”.

La Presencia Divina que mora en ellos es el amor que se tienen.

“En el lugar donde hay amor, allí encontrarás lo sagrado”. Se explica en Cabalá que la palabra misma אהבה, “amor”, ahavá, es un Nombre de Dios. Sus letras son las iniciales de “אור הקדוש ברוך הוא”, Or Hakadosh Baruj Hu, “La Luz del Santo Bendito Sea”.

¿Cómo merecemos este amor tan grande? De acuerdo con el Jasidut, la respuesta está atesorada en la palabra זכו, zajú, “ameritaron” en la enseñanza de Rabi Akiva. Ameritaron en hebreo es de la misma raíz que “Hizdakejut”, purificación y refinamiento de los atributos del corazón. Esto implica conducirse con delicadeza y consideración con la pareja.

La pareja que logra refinar sus cualidades amerita regresar al Jardín del Edén Original.

 

PIENSA COSAS BUENAS, ¡FUNCIONA!!

 

Es conocido el adagio jasídico: “Piensa bien e irá bien”. El ser humano influencia sobre la realidad no sólo con sus acciones y sus palabras, sino también con sus pensamientos.

El Baal Shem Tov dijo que “en el lugar donde están sus pensamientos, allí se encuentra verdaderamente”. Incluso si no se puede llegar físicamente a un lugar, también se puede llegar allí y producir un efecto por medio del poder del pensamiento.

De acuerdo con la Torá el pensamiento mora en el corazón. La primera aparición en la Biblia de la raíz חשב, jashav, “pensar” es en relación con la generación del Diluvio:

(Génesis 6:5)

וְכָל יֵצֶר מַחְשְׁבֹת לִבּוֹ רַק רַע כָּל הַיּוֹם

“Y todo impulso de los pensamientos de su corazón, era sólo para mal todo el día”.

Está en nuestras manos dirigir los pensamientos de nuestro corazón para el bien o para el mal. El ser humano tiene libertad para elegir qué pensar, de utilizar nuestro poder de elección para pensar bien.

¡Piensa bien, ¡¡¡funciona!!! 

 

EL CONSEJERO MARAVILLOSO

 

 

Todos necesitamos un buen consejero. ¿Pero cómo podemos lo encontrar? ¿Cómo podemos identificar quién es apto para aconsejar?

En la Biblia el buen consejero es llamado pele ioetz, “el consejero maravilloso”. Él puede aclarar mi complicada existencia con un consejo nuevo y maravilloso. Esa indicación exacta para mí pero que aún no conocía.

Nuestros sabios dicen que consejo y guía tenemos que recibirlos de alguien que se asemeje a un ángel, malaj, מלאך. El Baal Shem Tov explica que ángel significa alguien que está “como mudo”, keilem, כאלם, las mismas letras que ángel pero al revés.

El buen consejero hace silencio antes de hablar, escucha, piensa, hace su propio proceso interno, y entonces surge fulgurante en su interior ese consejo maravilloso. Y así se cumple en él: “abre tu boca e iluminarán tus palabras”.

 

HUMILDAD O ALEGRIA

 

La persona modesta es alegre.

En el calendario judío la cualidad de la modestia está relacionada con la festividad de Pesaj.

Comemos matzot, lejem oni, el pan de la pobreza donde oni, עני, se refiere a la modestia. Y nos cuidamos mucho del jametz, que representa el ego que nos esclaviza, como el faraón rey de Egipto, que dijo:

Mío es el río y yo me lo he hecho. [Iejezkel 29:3]

La modestia es el requerimiento de las limitaciones del ser humano frente a la infinitud de Dios. Con la humildad salimos de Egipto, de todas las limitaciones espirituales y físicas que se crean por nuestro ego.

La Festividad de Pesaj es el tiempo de nuestra libertad y no hay alegría como la salida de la esclavitud a la libertad. El mensaje de Pesaj no es solo para un mes del año, todos los días tenemos que recordar la salida de Egipto.

Liberarnos de nuestro ego es salir de la esclavitud a la libertad.

 

NO TE ENOJES

ILUMÍNAME CON TU SONRISA

 

 

Toda luz emerge de un fondo de oscuridad. Así sucedió en la creación del mundo y así también en la vida del hombre. La oscuridad precede a la luz.

En Cabalá la oscuridad es llamada mojín dekatnut, “mente inmadura”, situación en que la persona está dominada por sus instintos naturales, piensa en sí mismo, está hundido en sus pasiones y se enoja con quien no cumple con sus deseos.

La luz me saca de mi estado de inmadurez. El dicho jasídico dice: “un poco de luz desplaza mucha oscuridad. Cada buena acción que hago ilumina mi vida con una luz nueva. La luz me abre, expande mis horizontes y me muestra que yo no soy el centro del mundo. El Creador del mundo ejerce su providencia sobre cada detalle de mi vida.

El resultado es que en vez enojo, surge una sonrisa.