Los Dos √Ārboles del Gan Eden

Los Dos √Ārboles del Gan Eden

El hecho de que un buen matrimonio dependa del abandono del egocentrismo, está sugerido en el pasaje que precede a la descripción de la creación de la mujer (Génesis 2:9, 16-18):

Y Di-s hizo crecer de la tierra

todo √°rbol agradable a la vista y bueno para comer,

y el árbol de la vida en el medio del jardín,

y el árbol del conocimiento del bien y del mal…

Y Di-s le ordenó a Adán, diciendo:

Y comerás de todos los árboles del jardín,

pero del √°rbol del conocimiento del bien y del mal no comer√°s,

porque el día que comas de él seguramente morirás.

Y Di-s dijo: no es bueno para el hombre estar solo,

Haré para él una pareja.

El mal se arraigó en el hombre cuando se concentró en si mismo y en sus deseos en vez de en Di-s y Sus deseos (o en un nivel más profundo, cuando se consideró independiente o separado de Di-s). Al estar orientado de esa manera, evaluó sus experiencias sólo en términos de su propio sentido subjetivo del bien.

En cabalá y jasidut está explicado que el bien contaminado por el egoísmo está representado por el árbol del conocimiento del bien y del mal, mientras que el bien verdadero no adulterado está representado por el árbol de la vida. Al ordenarle a Adán no comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, lo estaba alertando de no mezclar el bien y el mal al elegir el camino de centrarse y orientarse en si mismo.

Comer el fruto prohibido caus√≥ que la psique del hombre se vuelva abiertamente auto conciente y egoc√©ntrica. Su sentido del bien ya no iba a ser puro y Divino sino una mixtura del bien y el mal; considerando que algo es bueno s√≥lo si le produce auto gratificaci√≥n. Si esta actitud permanece sin rectificar el mal eventualmente engullir√° al bien, como en los sue√Īos del fara√≥n (G√©nesis 41:1-7); nuestro aprecio por el bien, e incluso la creencia de que algo puede ser bueno de verdad- se evaporar√°. Esto a su vez engendrar√° un sentimiento de amargura hacia la vida y la necesidad de culpar a los otros por las desilusiones y sufrimientos de la vida. Entonces, habiendo ubicado la causa de sus sufrimientos fuera de su esfera de influencia, la persona se ve a si misma como una v√≠ctima indefensa de las circunstancias y la maldad.

Los dos estados de conciencia simbolizados por los dos √°rboles est√°n expresados primariamente en la forma en que el hombre se dirige a la mujer. Al prohibirle a Ad√°n comer del √°rbol del conocimiento del bien y el mal, Di-s le estaba ense√Īando c√≥mo relacionarse con la esposa que luego iba a ser creada: “No mezcles la lujuria y los deseos egoc√©ntricos de auto gratificaci√≥n con la experiencia del bien verdadero y puro”.

En todo el relato de la creaci√≥n, la creaci√≥n de la mujer es el √ļnico acto creativo descrito como rectificando una situaci√≥n degradada. M√°s a√ļn, la situaci√≥n previa no es descripta simplemente como “mala”, sino “no buena” (no es bueno que el hombre est√© solo), implicando que el estado precedente aparentaba ser bueno, pero en realidad no lo era. Para alcanzar un estado de bien verdadero, Di-s tuvo que crear a la mujer.

En este contexto, “no bueno” es la incorporaci√≥n dentro de la psique del hombre del bien aparente y relativo. Este bien aparente es el estado existencial del hombre de estar solo, es decir, preocupado egoc√©ntrica y solamente en si mismo.

Un marido con esta orientaci√≥n est√° aliment√°ndose del √°rbol del conocimiento del bien y del mal. A menos que se reoriente hacia la vida y bondad verdaderas, “en el d√≠a en que comas de √©l seguro morir√°s”, esto es, en alg√ļn momento dir√°: “Encuentro yo m√°s amarga que la muerte a la mujer”.

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
Gal Einai We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications