Quiero cambiar el mundo y no puedo

Galeinai Logo 2021

Rabino Hilel de Paritch

Rabi Hilel Halevi de Paritch nació en la ciudad de Jmilnyk en 5555 (1795), de su padre, Rabi Meir, que era un jasid de Chernobil. En su infancia Rabi Hilel ya conocía bien el Talmud y la ley judía, estudió libros de Cabalá y oró de acuerdo con las intenciones del Ariza”l. No es de extrañar que fuera llamado “el genio de Jemtz” por la ciudad en la que creció. Cuando se encontró con el Tania, junto al Rebe Alter, se convirtió en un ardiente jasid de Jabad. Sin embargo, a pesar de todos sus esfuerzos, nunca logró ver al Rebe Alter.

En 5578 (1818), rabi Hilel fue enviado por el Rebe Mitler [el segundo Rebe de Lubavitch] a decenas de asentamientos agrícolas que el Rebe había establecido en Jersón, “para sembrar espiritualidad y cosechar materialidad” para los necesitados. De esta manera, Rabi Hilel se convirtió en el maestro espiritual de decenas de miles de judíos a quienes enseñó y apoyó. Dedicó su vida a difundir la Torá y el Jasidut y trabajó con sacrificio propio para proporcionar comida kosher a los soldados judíos que habían sido reclutados por la fuerza en el ejército del Zar. En 5600 (1840) se convirtió en el rabino de Paritch en la Rusia blanca, cerca de Minsk y luego se convirtió en el rabino de la ciudad cercana, Babruysk. Rabi Hilel escribió todo lo que escuchó de sus rabinos y agregaró su propia explicación. También compuso melodías jasídicas profundas. Sus palabras de Torá fueron compiladas en los libros Pelaj Harimón, Imrei Noam y otros. Rabi Hilel mereció una larga vida y también fue un jasid del tercer Rebe de Lubavitch, el Tzemaj Tel edek. Falleció en Shabat 11 Av, Shabat Nahamú 5624 (1864) y está enterrado en Jersón.

***

Rabi Hilel de Paritch, el más grande de los “oivdim” (jasidim que perfeccionan el servicio del corazón en su servicio a Dios) de Jabad, hizo la siguiente observación:

“Un mitnagued (uno que se opone al Jasidut) puede ser descrito como “un límite”, un jasid es “lo ilimitado”, y un Rebe es “lo ilimitado dentro de los límites”.

Estas tres etapas (tesis-antítesis-síntesis) en realidad describen un proceso vital que era común entre los gigantes del jasidut, particularmente en los primeros años del jasidismo. En su juventud estos jasidim fueron educados de acuerdo con las formas del “viejo mundo”, que solo puede describirse como un tipo de educación mitnagued [opuesta al jasidismo] que se estaba contrayendo y limitando. A medida que crecían, en cierta etapa, se rebelaron contra las limitaciones y rompieron sus barreras. Esto incluyó hacer comentarios mordaces contra las viejas formas y el comportamiento grosero, lo que creó una reacción despectiva entre aquellos que se mantuvieron en línea con las formas tradicionales. (Un poco de ese deseo de ser más astuto que esos mitnagdim también estuvo presente en el comportamiento de los primeros jasidim).

Aquellos que rompieron los límites, que habían sido educados dentro de los extremos de las limitaciones severas y fueron al extremo opuesto sabían (en un momento u otro) que el propósito final es alcanzar un equilibrio y regresar al mundo de las limitaciones mientras permanecen fortalecidos por lo ilimitado. Este retorno era necesario si querían influir en el mundo en general. Tal es la transición de un jasid a un Rebe. El Rebe no está limitado dentro de los confines del mundo natural, sino que trabaja para infundir esos confines con la luz infinita e ilimitada de Dios. (Incluso establecer una corte jasídica y un movimiento público ya crea algunas limitaciones en las grandes luces del Rebe).

En nuestros tiempos, podemos ver cierta similitud con esos jóvenes rebeldes conocidos en Israel como hilltop youth, “jóvenes de las cima de las colinas”. Estos jóvenes fueron educados en gran medida dentro de los límites de los rígidos marcos religiosos y sociales y han reaccionado rebelándose contra todas las limitaciones con la energía ardiente de los ilimitados. Desafían los viejos marcos mentales y visiones del mundo e incluso los amenazan. Una persona con un ojo amoroso y la paciencia que se espera de un educador experto puede identificar el hecho de que estas energías finalmente dotarán a estos jóvenes de habilidades de liderazgo que pueden emplear para influir positivamente en el sistema limitado.

Volviendo a los fundadores del Jasidut

es interesante que tanto el Baal Shem Tov, el fundador de Jasidut, como el Rebe Alter, el fundador de Jabad, no pasaron por este proceso. Ambos nacieron en un enfoque nativamente jasídico de la vida. Huérfano a una edad temprana, el Baal Shem Tov vagó por los bosques y aprendió de los tzadikim ocultos, los precursores históricos del liderazgo jasídico. El padre del Rebe Alter y su primer maestro lo educaron de acuerdo con los principios del Jasidut, a pesar de que no se lo revelaron (según las instrucciones del mismo Baal Shem Tov). Por lo tanto, en lugar de comenzar con un enfoque restrictivo y limitado en su juventud y una salida a lo ilimitado, tanto el Baal Shem Tov como el Rebe Alter comenzaron con lo ilimitado y luego aprendieron sobre llevar la vida dentro de los confines de los límites.

Esta es la base del consejo de Alter Rebe a la persona intermedia, el beinoní, que aparece en su libro el Tania. El Alter Rebe se dio cuenta de que la mayoría de las personas no pueden resolver armoniosamente la paradoja de los extremos de los límites y lo ilimitado en sus vidas al convertirse en Rebes y sintetizarlos (al menos no hasta la redención final). Por lo tanto, el Rebe Alter sugiere una síntesis diferente: la educación debe basarse en el reconocimiento del bien infinito de Dios y el poder ilimitado oculto en el alma antes de su descenso al mundo. En este contexto, identificamos los límites en nuestras vidas como origen de las inclinaciones naturales del alma animal (es casi imposible para nosotros deshacernos de estas inclinaciones innatas) y la pesadez generalizada del mundo. La síntesis es emplear nuestras energías humanas limitadas para descubrir lo ilimitado y nutrirlo desde dentro de los límites con cada mitzvá que cumplimos y con cada acción positiva que tenemos que obligarnos a hacer en nuestro mundo limitado.

Romper los viejos límites es una tarea delegada a unos pocos individuos seleccionados. La mayoría de las personas tiene que aprender a cambiar el mundo para mejor sin romper los confines y las limitaciones de la vida. Para rectificar el mundo y cambiar nuestra realidad, debemos emplear lenta pero seguramente la energía del infinito y lo ilimitado dentro de los límites de la vida en este mundo.

*(Igra de taanita: de acuerdo con la instrucción del Rebe, en este día de ayuno donamos el importe de dos comidas de tzedaká a instituciones de Torá.

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
Ir arriba
Apoya

registrate dona

Copy link