Mundos de ABIA (Atzilut, Beriá, Ietzirá, Asiá)

boton nivel avanzado

7

Los Cuatro Mundos

Cuatro etapas (“mundos”) que emergen de la luz infinita de Dios, y culminan en nuestro universo físico finito.

IntroducciónOlam HaatzilutOlam HaBeriáhOlam HaietziráhOlam Haasiáh

Introducción

Los cuatro mundos de “Emanación”, Creación, Formación y Acción emergen de la luz infinita de Hashem, que brilla subsecuentemente al tzimtzum inicial a través de Adam Kadmón, como se explicó antes, y culmina en nuestro universo físico limitado. Las diez sefirot y los partzufim que forman, descriptos antes en el contexto del mundo de Atzilut, se manifiestan en cada uno de los cuatro reinos.

Como el mundo supremo de Atzilut es el único respecto a su conciencia exclusiva de la unidad de la Divinidad, los tres “mundos inferiores”, que poseen distintos grados de auto conciencia independiente, son llamadas referidos a menudo como una categoría por si mismos.

Olam HaAtzilut

El Mundo de Emanación Divina

Atzilut es el mundo de la emanación Divina, con una conciencia plena y total de su origen Divino. El proceso de la “emanación” es descripto en jasidut como de heelem veguilui, “oculatamiento y revelación”, es decir, el proceso de revelar la esencia de lo que hasta ahora estaba oculto). Los tres mundos inferiores son reinos creados, algo [conciencia propia independiente] de la nada [el origen Divino escondido]. El proceso de la “creación” es descripto en jasidut como de etzem vehitpastut (“ser esencial y expansión”, como un rayo de luz que se extiende desde el cuerpo del sol hasta eventualmente ocultarse en la realidad, experimentándose y percibiéndose como “otro” o algo separado de su origen.

Como se explicó antes, desde el momento de su emanación luego de la “ruptura de los recipientes” del mundo previo de Tohu , el mundo de Atzilut está en un estado de rectificación perfecta y eterna. Este no es el caso de los otros tres mundos inferiores, que requieren de nuestro servicio Divino en la tierra para redimir las chispas de Divinidad caídas en ellos y traerlos así a un estado completo de rectificación como el caso de Atzilut . “Y Hashem será el Rey en toda la tierra, y en ese día Hashem será Uno y Su Nombre Uno”.

En general, los cuatro mundos son paralelos a las cuatro letras del Nombre Esencial de Havaiáh : la corona encima de la iud de Havaiáh corresponde al “mundo” de Adam Kadmón; la iud misma, por encima del tiempo y el espacio, brilla en el mundo de Atzilut; las tres letras hei, vav y hei, que juntas forman la palabra “presente”, reflejan la realidad interior del tiempo y el espacio creados, brillando en los tres mundos inferiores.

Relativo al alma, los cuatro mundos corresponden a los cuatro niveles del alma del hombre: Jaiáh del mundo de Atzilut neshamáh del mundo de Beriáh ruaj del mundo de Ietziráh nefesh del mundo de Asiáh . El nivel de iejidáh del alma corresponde a (y desciende a la persona desde) el “mundo” de Adam Kadmón .

Las diez sefirot del mundo de Atzilut , en relación a las de los tres mundos inferiores, son como los diez poderes esenciales del alma en relación a sus tres vestimentas de pensamiento, habla y acción. A pesar de que todas las formas de auto expresión derivan en definitiva de maljut de Atzilut , que es el “mundo del habla” Divino, como se explicó antes, las “vestimentas” reales del alma (que como tales están separadas, como si fuera, del alma misma) se relacionan con los tres mundos inferiores de Beriáh, Ietziráh Asiáh .

Como se explicó arriba, el mundo de Atzilut es el de la dicha y el éxtasis del “casamiento”, que viene a continuación del mundo de Akudím , el mundo de las impresiones de la niñez y del mundo de Nekudim , con su experiencia traumática de la adolescencia).

Para continuar con esta parábola, los tres mundos inferiores pueden ser comparados con las tres etapas del hombre casado que abandona el ámbito íntimo de su hogar (“el dominio privado”, que en cabaláh es el mundo de Atzilut ) para salir al mundo exterior, de los “negocios” (el “dominio público”, de los tres mundos inferiores en Cabaláh). El “negocio” de los tres mundos inferiores es involucrarse en la elevación de las chispas caídas.

Hay tres profesiones posibles que uno puede elegir en el “mundo de los negocios”: ser un “profesor” de economía y negocios, correspondiente a Beriáh , el mundo del pensamiento, o un “consultor de negocios”, correspondiente a Ietziráh , el mundo del habla, o un “hombre de negocios”, correspondiente a Asiáh , el mundo de la acción.

Luego de haber explicado en detalle el mundo de Atzilut y sus partzufim, describiremos ahora en detalle los tres mundos inferiores y su relación con el de Atzilut.

Olam HaBeriah

El Mundo de la Creación

El mundo de Beriáh es el primero de los tres mundos inferiores. En él la substancia “eterea” inicial de la creación emerge de la nada pura.

Mientras que en relación a su estado de realidad Atzilut es un mundo de la “no existencia” (ain), Beriáh es de la “existencia potencial” (iesh). Este estado del ser es llamado “materia informe” (jomer hiilui).

La Cabaláh se refiere al mundo de Beriáh como “el mundo del trono”. El reino de Atzilut se siente, como si fuera, sobre el trono de Beriáh. La palabra “trono”, kisé, deriva de la raíz que significa “cubrir”. Entonces está cubriendo y ocultando la luz y la gloria de Atzilut y a la vez trayéndola hacia la realidad creada.

En cada uno de estos tres mundos inferiores existe una clase de ángeles. Estos son mensajeros de Hashem para manifestar Su presencia y controlar a las entidades creadas de los mundos inferiores). El mundo de Beriáh es la morada espiritual de los serafim, “los ángeles llameantes”. Son los ángeles que vió el profeta Ishaiáh en su visión de la carroza Divina, y que exclaman a Hashem: “Sagrado, Sagrado, Sagrado es Hashem de las Huestes, la tierra está llena de Su gloria”.

Este mundo es el origen espiritual de la inteligencia humana. Ima (bináh, el entendimiento y la inteligencia en general) de Atzilut reside en el mundo de Beriáh. Aquí están las “inteligencias abstractas” (sejalim nivdalim) de las cuales habla el Rambán.

Olam HaIetziráh

El Mundo de la Formación

Ietziráh es el segundo de los tres mundos inferiores, donde la “sustancia” eterea de Beriáh es dotada de un espíritu y una forma genéricos.

La conciencia particular de este mundo es de “formación”, o sea de algo creado que toma forma, fenómeno que en Cabaláh se denomina “algo de algo”, iesh miiesh. La existencia toma la forma de arquetipos o especies generales. Este estado es llamado “existencia general”, en contraste del estado de “existencia potencial” del mundo de Beriáh.

El mundo de Ietziráh es llamado en Cabaláh como “el mundo de los ángeles”, ya que aunque los tres mundos inferiores poseesn sus clases individuales de ángeles, la realidad general de “ángeles” como seres concientes que poseen un poder emotivo y una motivación independiente para llevar a cabo la Voluntad de Hashem, pertenece al estado de conciencia característico del mundo de Ietziráh.

Los ángeles específicos que pertenecen a este mundo son las jaiot hakodesh, “las vivientes sagradas”, literalmente “bestias sagradas”. Estos sonlos ángeles que Iejezkel vió en la visión de la carroza Divina, que están en un continuo estado de “correr y retornar”, la dinámica esencial de vida de la pulsación continua. Mientras que los ángeles llameantes del mundo de Beriáh son totalmente consumidos ascendiendo en fuego para entrar a la realidad Divina de Atzilut donde se transforman en nada, las vivientes sagradas de Ietziráh experimentan su propio pulso de vida, independiente de su fuente primigenia.

Aquí se encuentra el origen espiritual de las emociones humanas. Las seis midot emotivas de Atzilut dan vida al mundo de Ietziráh. Aquí se experimenta amor (por Hashem e Israel), pero al mismo tiempo “hay uno que ama”, quien posee una auto conciencia independiente.

Olam HaAsiáh

El Mundo de la Acción

Este es el tercero y más bajo de los tres mundos inferiores. Como los que le preceden, es en esencia de naturaleza espiritual. Nuestro universo físico, que se encuentra en él, se “inviste” en las dos últimas de sus sefirot.

Se pueden comprender a los “seres” de Asiáh como relacionados a la conciencia espiritual de las leyes de la naturaleza.

Los individuos del mundo de Asiáh están en un estado de “existencia individual “, donde cada individuo “miembro” de una “especie” llega al máximo de la conciencia de sí mismo. La palabra Asiáh , “acción”, significa también “rectificación”; cada individuo procura su propia rectificación personal. El proceso de rectificación de Asiáh se aplica a los individuos.

El mundo de Asiá (particularmente, su dimension fisica) es llamado en Cabaláh “el mundo de los ciclos celestiales ( galgalim )”, cada uno de las cuales posee una conciencia individual. “El ciclo diario” es el superior, es el poder que hace que todo el universo “gire”.

La clase de ángeles cuya morada es el mundo de Asiáh (en particular, en su dimensión espiritual) son los ofanim (“las ruedas de la carroza”).

 La relación de los ofanim con los galgalim de Asiáh es como la de las leyes de la naturaleza respecto a la naturaleza misma.

El movimiento o giro continuo de los ofanim es espontáneo e instintivo (“natural”), en contraste con el movimiento emotivo y experimental de las jaiot hakodesh en el mundo de Asiáh . Ambos, los ofanim y las jaiot hakodesh (a diferencia de los serafim ) comparten el atributo tender a la ascensión (hacia el nivel de los serafim ) en su servicio Divino “con gran alboroto”. Ellos proclaman juntos “Bendita sea la Gloria de Hashem desde Su Lugar”.

El Maljut de Atzilut reside en especial en el mundo de Asiáh . Este es el mundo de los seres que se proponen ser el “pueblo” esencial del Rey. Como “no hay rey sin pueblo”, aquí es donde se cumple plenamente del deseo de Hashem de reinar sobre toda la realidad creada (en particular en esta dimensión física), el más bajo de los mundos.

El mundo de Asiáh es el origen de las fuerzas instintivas del alma. Las almas de Asiá son naturalmente “frum” (“religiosas”), poseen una afinidad natural de recibir el yugo del cielo y cumplir los preceptos de la Toráh.

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

¿PARA QUÉ VENIMOS A ESTE MUNDO?

Libro Bereshit – Génesis Parte de la conferencia del 25 de Tishrei 5773 en Beer sheva, Israel sobre la parashat Bereshit  El secreto de Havaiá

Medicina

Medicina Curación completa desde los Cielos Cabalá y Vida Moderna – Medicina Meditación sobre… Medicina Las Cuatro Medicinas Cabalá y Ciencia – Medicina CUATRO MÉTODOS

La Bendición del Tzadik

Parasha Ree La parashat Ree comienza con un verso de siete palabras: “He aquí, Yo doy ante vosotros hoy bendición y maldición hoy”, ( רְאֵה

Ir arriba
Apoya

registrate dona

Copy link