Zalman, el comerciante de lino, estaba muy tenso.

GAL EINAIN

Una Historia Jasídica para Despedir al Shabat


Es costumbre contar una historia jasídica sobre el Baal Shem Tov al terminar Shabat por la noche en una comida de Melavé Malká, acompañando a la Reina, el Shabat.
Una segulá para un buen sustento, para tener hijos y tener satisfacciones de los niños, para una vida buena y larga y para salud.

Estaba a punto de viajar a lo de uno de los grandes terratenientes de la región para cerrar con él una gran compra de su cosecha anual de lino.

Ese hombre, un gentil polaco, era un tipo difícil, sujeto a cambios de humor, y ¡ay del que caía en sus manos cuando su estado de ánimo no era bueno!
Emocionado y meditabundo, Zalman caminaba esa mañana por las calles de Lemberg, su ciudad natal, con su mente trabajando frenéticamente en un intento por encontrar el enfoque correcto para lograr buenas condiciones con ese terrateniente.

Mientras caminaba, un mendigo se le acercó pidiendo una donación.
“¿Qué vas a hacer con el dinero que te doy?”, le preguntó.
“Compraré pan”, respondió el mendigo.

“¿Y qué me darás a cambio de la donación?”, continuó preguntando el comerciante.
“Te daré una bendición”, respondió el pobre con seriedad.

El comerciante le dio una contribución considerable y el mendigo lo bendijo con éxito.
El asunto divirtió a Zalman en ese momento, e inmediatamente se olvidó del mendigo y sus bendiciones y continuó reflexionando sobre el trato que le esperaba.

Cuando acudió al terrateniente, quedó muy sorprendido por su actitud cordial hacia él.
A diferencia de ocasiones anteriores, esta vez el hombre lo recibió calurosamente, y pronto completó el trato, en excelentes términos para Zalman.

De camino a casa, el comerciante trató de averiguar qué había detrás de este cambio sorprendente y, de repente, le vino a la mente el pensamiento de que tal vez era la bendición del mendigo la que había provocado el giro inesperado.

La siguiente vez que estuvo a punto de emprender un viaje de negocios, fue a buscar a ese pobre hombre, y nuevamente le dio una buena tzedaká y le pidió su bendición.

El mendigo lo bendijo afectuosamente y el éxito iluminó su rostro de nuevo de una manera inusual.

Desde entonces, el comerciante ha convertido la cosa en un método, y no habían pasado muchos días que ya se había vuelto sumamente rico.
Un día, en una fiesta con amigos descubrió la fuente de su éxito y la gente del pueblo comenzó a hablar sobre el poder milagroso del pobre mendigo cuyas bendiciones se hacen realidad.

El rumor llegó a los estudiantes del Baal Shem Tov en Lemberg, y se lo contaron a su Rebe.

El Baal Shem Tov les pidió que intentaran llevarle al mendigo.

El mendigo accedió de inmediato a ir al Baal Shem Tov, y cuando llegó, el Baal Shem Tov le pidió que le contara la historia de su vida.

“Yo era un sastre”, comenzó a decir el hombre. “Mis clientes eran pobres y la mayor parte de mi trabajo consistía en reparar ropa vieja.

“No ganaba mucho con este trabajo, y se me ocurrió conectarme con un sastre pobre como yo, y deambular juntos por los pueblos y aldeas y probar suerte allí.

“Una vez llegamos a una posada y encontramos a su dueño judío triste y deprimido. Nos dijo que el terrateniente estaba a punto de casar a su hija, y le asignó la tarea de conseguirle sastres expertos para coser la ropa de boda.

“Pero por alguna razón, No le agradaron todos los sastres que llevó ante el amo, por lo que este se enfadó con él y lo amenazó con cancelar el contrato de arrendamiento y expulsarlo del pueblo.

“Cuando escuchamos sus palabras le dijimos que éramos sastres y que estábamos listos para mostrar nuestra capacidad.

“Fuimos presentados al arrendador y cosimos una prenda de muestra, y para nuestra alegría y sorpresa, a todos nuestros miembros les gustó nuestro trabajo y nos encargaron toda la tarea.

“Trabajamos diligentemente y realizamos el trabajo a plena satisfacción del terrateniente, su esposa su hija.

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

El Mes de la Redención

Dicen nuestros sabios: “En Nisan fueron redimidos de Egipto nuestros ancestros y en Nisan nosotros seremos redimidos”. El nombre de este mes tiene el mismo

Los Mendigos Sagrados de Zfat

por Jana Beser Como cualquier pueblo pequeño, Tzefat tiene sus mendigos profesionales. Ninguno de ellos es borracho, gracias a Di-s, o sin hogar, Di-s no

Ir arriba
Apoya

registrate dona

Copy link