Amor por la Tierra de Israel

vaiera 1124

Rev Avraham Dov de Avritch

Todo cambio se internaliza solo cuando duele. Cuando elegimos persistentemente lo correcto a pesar de la dificultad, cuando la realización de una mitzvá en realidad produce resultados aparentemente no deseados, y nos aferramos a ella, entonces el elevado atributo que adquirimos previamente se convierte verdaderamente en parte de nosotros.

El rabino Avraham Dov de Avritch, autor del libro Bat Ain, nació en 5520 (1765) de su padre el rabino David, un maguid en Jemelnik. Se casó con la hija del rabino Noson Nuta de Avritch, un discípulo del Ba’al Shem Tov. El rabino Avraham Dov fue discípulo Rabi Menajem Najum de Chernobil, de Rabi Mordejai de Chernobil y de Rabi Levi Itzjak de Berditchev. Con respecto a Rabi Levi Itzjak, rev Avraham Dov dijo que era una reencarnación de Rabi Akiva. Después de su aliá a la Tierra de Israel, rezaba en la tumba del rabino Akiva cada vez que quería conectarse en oración con el rabino Levi Itzjak.

Rev Avraham Dov era el rabino de las ciudades de Zhitomer y Avritch. En 5591 (1830) hizo aliá a la Tierra de Israel. Su amor por la tierra se refleja en su libro. Cuando llegó a Israel, Rev Avraham Dov se estableció en Tzfat, donde se convirtió en el rabino de la congregación de jasidim en la ciudad. Permaneció en Tzfat hasta el final de su vida, a pesar de las inmensas penurias que sufrió allí, que incluyeron los disturbios árabes de 5594 (1833) y de los drusos en 5598 (1837). El 24 de Tevet 5597 (1836), un gran terremoto sacudió Tzfat y sus alrededores, causando muchas muertes. En el momento del terremoto el rabino Avraham Dov estaba rezando los servicios de la tarde en su sinagoga. Cuando el edificio comenzó a temblar, les dijo a las personas que estaban rezando que se tumbaran en el suelo a su alrededor. El temblor se intensificó y gran parte de la sinagoga se derrumbó. Pero la sección donde toda la gente se había apiñado alrededor del rabino Avraham Dov permaneció de pie y todos fueron salvados milagrosamente. En 5601 (1840) estalló una plaga en Tzfat que mató a muchas personas. El rabino Avraham Dov prometió a su comunidad que él sería la víctima final de la plaga. El 12 de Kislev 5601 falleció, y la plaga terminó.

Una vez, rev Avraham Dov visitó a Rabi Aharon de Zhitomir, quien estaba enfermo en ese momento. Rev Aharon le dijo que sus médicos le habían dicho que su cura sería beber agua de la Tierra de Israel. “Debido a que deseas fuertemente hacer aliá a la Tierra de Israel, por favor toma un vaso con un poco de agua, ponlo en tu boca y luego regresa el agua al vaso. Entonces beberé el agua de la boca de la persona que quiera ir a la Tierra de Israel”. Rev Avraham Dov obedeció y el rabino Aharon fue curado. El “Bat Ain” (rev Avraham Dov es llamado así por el libro que escribió) dijo que hasta ese momento no había revelado su pensamiento de hacer aliá a la Tierra de Israel a nadie, y su corazón ni siquiera se lo había revelado a sus labios. Pero Rabi Aharon ya lo sabía…

Rabi Mordejai Jaim de Slonim relacionó esta historia con una enseñanza del libro del rabino Avraham Dov, “Bat Ain“. En su libro, el tzadik explica que los ángeles de la Tierra de Israel vinieron a acompañar a Iaacov en su viaje a la Tierra de Israel, aunque aún no había llegado a sus fronteras. Así es como Iaacov envió a los ángeles de jutz laaretz (fuera de la Tierra de Israel) a su hermano Eisav (Rashi explica que Iaacov envió ángeles reales). Rashi explica que debido a que ya estaba en camino a la Tierra de Israel, se comparó a Iaacov con alguien que ya había llegado a la Tierra.

Este comentario se basa en el dicho del Baal Shem Tov: “En el lugar donde está la voluntad de una persona, allí es donde se encuentra”. En una versión diferente, el dicho es “En el lugar donde están los pensamientos de la persona, allí es donde se encuentra.” ¿Cuál es la diferencia entre estas dos declaraciones relacionadas?

El pensamiento es un poder interior, una acción que sentimos en nuestro cerebro. La voluntad, por otro lado, es una energía envolvente que puede flotar sobre la conciencia de una persona sin que él lo sienta, es inconciente. Sólo cuando la voluntad se despierta con fuerza, se puede sentir su preeminencia sobre el poder del pensamiento. Entonces, el ‘correr’ no podrá asentarse solo investido en el pensamiento y lo llevará a tomar acciones concretas que puedan concretar su voluntad. Así, el Bat Ain escribió: “Mientras se fortalecía en el camino”, literalmente. Como sintió Rabi Aharon de Zhitomir, el Bat Ain tenía una intenso deseo de hacer aliá a la Tierra de Israel. Su voluntad era tan fuerte que necesariamente se transformaría eventualmente en acción. Por lo tanto, en los poderes circundantes de su voluntad, en Keter, la Corona, que aún no le habían sido revelados, la santidad de la Tierra de Israel brillaba.

A Rev Avraham Dov le gustaba participar de la fiesta del tercer día después de la circuncisión. Decía que Eliahu el Profeta mismo llega a la circuncisión. Pero al tercer día, viene el Santo Bendito sea, como vino a visitar a Abraham al tercer día después de su circuncisión. Una vez, en una fiesta del tercer día posterior a la circuncisión, el tzadik bebió un poco más de vino de lo habitual y estaba de excelente humor. Dos personas tuvieron que sujetarlo para llevarlo a casa y él explicó en broma el dicho de los sabios de que un poco de vino sacia, pero una gran cantidad de vino arrastra a una persona a beber más vino. (“פורתא מסעד סעיד טובא מגרר גריר) Entre risas, dijo de sí mismo: “Si una persona bebe un poco de vino, necesita dos personas que le ayuden a caminar. Pero si bebe mucho vino, lo tienen que arrastrar”.

Poco tiempo después, el bebé circuncidado comenzó a sangrar por la herida y estaba en peligro. Los padres inmediatamente enviaron a alguien para que corriera hacia el santo rabino para que orara por él. Rabi Avraham Dov ya se había recuperado del vino y estaba inmerso en su estudio de Torá. Cuando le contaron sobre el bebé, dijo: “Ahora mismo estaba estudiando una ley escrita por Maimónides y lo salvé de la disidencia del Raava”d, Rabi Avraham ibn Daud de España. Maimónides vino a agradecerme, y en mérito de este hecho, el bebé sanará. Y así fue.

Para entender la afinidad de Rabi Avraham Dov por la fiesta del tercer día, volvamos a la primera vez que tuvo lugar este tercer día. Según los sabios, la historia de los ángeles que vinieron a visitar a Abraham y le dieron la noticia del futuro nacimiento de Itzjak sucedió al tercer día después de su circuncisión. Este es el día en que el dolor de la circuncisión se intensifica y Dios sacó el sol de su envoltura para que los viajeros no vinieran y molestaran a Abraham mientras él estaba sufriendo. ¿Y qué hizo Abraham? Se sentó y esperó a todos esos invitados ‘perturbadores’ y cuando finalmente llegaron, los recibió con todo su corazón.

Para Abraham, el tercer día es el clímax de lo que comenzó el primer día, cuando Abraham, el símbolo de la benevolencia, jesed, adopta el atributo de poder, guevurá y se circuncida. El corte agudo de la circuncisión y la necesidad de superar el dolor que se produce en consecuencia fueron para Abraham cuyo atributo es la bondad, una preparación vital para el nacimiento de Itzjak cuyo atributo es el poder.

Abraham pudo resolver esta paradoja porque fue la primera persona en caminar “delante de Dios”. A diferencia de caminar “con Dios”, que se ajusta a lo que se espera de nosotros, cuando caminamos “ante Dios” tenemos que asumir la responsabilidad, levantarnos antes del amanecer y “liderar” por así decirlo, al Líder del universo. Este tipo de servicio requiere una gran fuerza, superando nuestra naturaleza personal y la naturaleza del mundo. Estas energías se manifiestan en una persona normal cuando su vida está en peligro. Abraham se fortaleció como un león y despertó esas energías en sí mismo con el propósito de servir al Creador. Como saludo a su servicio, Dios se volvió hacia él y le ordenó que sellara ese poder en su carne, para todas las generaciones venideras.

La circuncisión, el primer mandamiento correspondiente al cuerpo de un judío, infunde a la persona con la fuerza para superar una inmensa dificultad. Sin embargo, no es lo suficientemente potente como para perpetuar esta fuerza. Así como la Entrega de la Torá se quebró en el jolgorio del Pecado del Becerro de Oro, así una adquisición espiritual puede disiparse como el humo cuando no es internalizada y reforzada por su receptor. ¿Cuál es la causa (y la prueba) de la necesidad de este refuerzo?

Todo cambio se internaliza solo cuando duele. Cuando elegimos persistentemente lo correcto a pesar de la dificultad, cuando la realización de una mitzvá en realidad produce resultados aparentemente no deseados, y nos aferramos a ella, entonces el elevado atributo que adquirimos previamente se convierte verdaderamente en parte de nosotros.

Cuando una persona siente verdaderamente que es parte de la santidad, agregará más y más santidad, justamente cuando las circunstancias son dolorosas. Una mitzvá trae como consecuencia otra mitzvá y el poder trae más poder. Rabi Avraham Dov, quien se adhirió a la mitzvá de asentarse en la Tierra de Israel a pesar de todas las dificultades, supo apreciar la grandeza del tercer día. Cada uno de nosotros se enfrenta a tiempos difíciles, y es durante esos momentos que adquiere todo el mundo y crece.

0 Shares

mES DE JESHVAN

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
Ir arriba
Apoya

registrate dona

Copy link