Una Historia Jasídica para Despedir al Shabat – Toldot

historias tzadikim

Es costumbre contar una historia jasídica sobre el Baal Shem Tov al terminar Shabat por la noche en una comida de Melavé Malká, acompañando a la Reina, el Shabat.

Una segulá para un buen sustento, para tener hijos y tener satisfacciones de los niños, para una vida buena y larga y para salud.

Hace muchos años, en una pequeña ciudad vivía un joven llamado Iejiel Mijal.

El joven Iejiel Mijal pasaba sus días estudiando Torá en la sinagoga.

Nadie lo conocía, y no sabían de su genialidad y santidad, solo años después sería conocido como “El Maguid de Zlotchov”.

Un día, cuando Iehiel Mijla estaba sentado en la sinagoga, un cochero del pueblo entró al lugar y pidió hablar urgentemente con el rabino del lugar.

Su rostro estaba envuelto en dolor y las lágrimas brotaban de sus ojos.

“He profanado la santidad del Shabat”, le dijo al rabino entre lágrimas, “¿Puedes darme un camino de arrepentimiento?”

El rabino quiso saber qué había sucedido y el carretero dijo que el viernes pasado regresó del pueblo cercano con su carro lleno de mercancías.

Sin motivo aparente se perdió y, a pesar de sus esfuerzos por acelerar los caballos, logró llegar a casa pocos minutos después de la puesta del sol.

El rabino miró al carretero con ojos llenos de compasión.

“Las puertas del arrepentimiento nunca han sido cerradas”, le dijo el rabino Baruj.

“El próximo viernes, compre velas que por un total de medio kilogramo y llévelas a la sinagoga.

La luz de las velas que se encenderán en la sinagoga durante el Shabat expiará tu pecado”.

El carretero se alegró mucho de escuchar las palabras del rabino y le agradeció calurosamente, pero el joven Iejiel Mijla no podía entender cómo medio kilogramo de velas podía expiar la profanación del Shabat, una ofensa tan grave.

El viernes apareció el carretero con las velas en las manos.

Las colocó sobre la mesa para que el shamash, el responsable del beit hakneset las encendiera antes de que comenzara el Shabat.

Cuando llegó a la sinagoga vestido con ropa de Shabat, se sorprendió al descubrir que las velas habían desaparecido.

Resulta que un perro callejero entró en la sinagoga, arrebató el paquete de velas y desapareció como había llegado.

“¡Esta es una señal del cielo de que mi respuesta no fue recibida!” El carretero corrió hacia el rabino llorando.

“Dios no permita que digas eso”, respondió el rabino.

“Los perros vagabundos merodean por todas partes, y ese perro codiciaba tu paquete de velas.

La semana que viene compra velas de nuevo y llévalas a la sinagoga feliz y de buen corazón”.

El cochero hizo lo que dijo el rabino, pero también la semana siguiente sucedió algo extraño:

Las velas se derritieron más rápido de lo habitual e incluso antes de que llegara el Shabat se habían terminado por completo.

Cuando una semana después volvió a encender las velas sopló un fuerte viento y las apagó, el rabino también se dio cuenta de que estaba sucediendo algo.

“No sé lo que está pasando aquí”, admitió el rabino.

“Mi sugerencia es que viaje al rabino Israel Baal Shem Tov, quien le aconsejará qué hacer”.

El Baal Shem Tov escuchó la historia del hombre.

“Parece que la forma de teshuvá que le dio el rabino local no le agradó a un joven estudiante sabio que vive en su ciudad.

Vuelva a comprar velas y le prometo que esta vez se encenderán correctamente.

Pero, cuando llegues a tu ciudad, dile a R. Iejiel Mijla que lo invito a que venga para Shabat Kodesh conmigo en Mezibuz”.

Cuando Iejiel Mijla recibió la invitación se apresuró a ponerse en camino. Pero ya desde el primer momento del viaje encontró muchas dificultades.

El carro resbaló en una zanja al costado de la carretera, se rompió uno de los ejes y además también se perdieron en el camino. Fue solo el viernes por la tarde que finalmente llegaron a la carretera que conduce a Mezibuz cuando el sol estaba a punto de ponerse.

Al no tener otra opción, abandonó el carro en medio del camino y se dirigió a pie.

Cansado y triste por el hecho de que casi profanó el Shabat, el rabino Iejiel Mijla llegó al Baal Shem Tov.

“Shalom Aleijem” fue recibido por Rabi Israel.

“Está muy claro que estás herido por el hecho de que casi has profanado la santidad del Shabat.

“¿Entiendes ahora por qué el rabino ordenó al carretero una teshuvá tan simple?

El dolor y el remordimiento que se dolían en el corazón del carretero eran más que suficientes.

También solo medio kilo de velas podía expiar su pecado…”

0 Shares

PARASHÁ TOLDOT

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

Ir arriba
Apoya

registrate dona

Copy link