Parshat Vezot haberajá

Bendición para el año 5773

abre mis ojos 5773

Esta llegando Rosh Hashaná para bendición de todos, meditemos en las buenas señales que contiene el número del año próximo 5773, תשע”ג , así como en Rosh Hashaná ponemos en la mesa alimentos cuyos nombres aluden a buenas señales.

Primera señal: 773, תשע”ג , es la guematria de:

גַּל עֵינַּי וְאַּ ב יטָה נ פְלָאוֹת ]מִתּוֹ ר תֶךָ[

“Gal Einai Veabita niflaot” [miTorateja]
“Abre mis ojos y veré las maravillas de Tu Torá”

que a la vez son las iniciales de:
תהא שנת גל עיני , Tihé shnat Gal Einai, “será un año Gal Einai”.

Nos unimos a esta plegaria del rey David, que Hashem abra nuestros ojos y los haga aptos para ver maravillas, tanto las maravillas de la Torá misma, que son la revelación de los secretos y misterios más profundos, como las maravillas en todos los aspectos de nuestra vida producidas por el poder de la Torá (“de Tú Torá”, por el poder de la Torá).

“Maravillas” alude a los dos maravillosos aspectos de la sabiduría de Hashem investidos en la Torá. Una de las maravillas es que el “Placer Supremo” se convierte en sabiduría. El placer es el ‘sentido’ más sutil del alma, y es la motivación secreta de todas las fuerzas reveladas del alma. Así es también respecto al placer de Hashem, como si fuera, es el motivo secreto de la creación del mundo y su conducción. La maravilla es que el mismo placer se transforma en Jojmá, “sabiduría”, la sabiduría que podemos captar con nuestra mente y así deleitarnos con Dios.

La segunda maravilla de la sabiduría es que desciende y produce la unión entre los diferentes extremos. Es nuestro deseo que podamos ver la maravilla de la verdadera unión de todos los judíos, sin distinción de colores, creencias y opiniones.

Otra alusión: 773, תשע”ג , es la guematria de רחַשׁ לִבִי ד בר טוֹב , rajash liví davar tov, “Mi corazón reboza por una cosa buena” [Tehilim 45:2]. El verso de Gal Einai habla acerca de los ojos y de la sabiduría, mientras que este se ocupa de lo que acontece dentro del corazón, reboza, palpita y se mueve hacia “algo bueno”. Hay que empezar de un movimiento interior, un deseo profundo que proviene del interior de nuestro corazón, y trae en consecuencia la revelación de ese estrato interior donde se presenta Hashem, como en el verso:
לְךָ אָמַר לִבִי בַקְשׁוּ פנ י אֶת פנֶיךָ ה’ אֲבַקֵּשׁ
Lejá amar libí bakshú panai et paneja Hashem avakesh.
“Por Tí dice mi corazón: ‘buscad Mi Rostro’. Tu rostro Havaiá procuro”

¿Y que es esa “cosa buena”? Continúa el verso diciendo: “Yo digo: ‘Mis actos son para el Rey, mi lengua es como la pluma de un experto escriba'”. Todo lo que hago es en aras del Rey, en aras del Reinado de Israel en el cual se revela el Reinado de Hashem en el mundo. Este verso tiene una relación especial con Rosh Hashaná, el día en que coronamos a Hashem como Rey, el día en que las cosas buenas comienzan a palpitar y moverse, a fructificar y multiplicarse. En cada Rosh Hashaná desciende una luz nueva que todavía no existió en el mundo, como en el nacimiento de un alma nueva. Por eso Rosh Hashaná es un momento propicio para fecundar a las mujeres estériles, como está escrito: “En Rosh Hashaná fueron fecundadas Sará, Rajel y Janá”, רחל-חנה-שרה , aludiendo a la palabra רחש , (rajash, “rebozar, palpitar”).

El nacimiento principal que todos esperamos es el del Rey Mashíaj, “mis actos son para el Rey”, el rey Mashíaj, a quien está dedicado todo el cantar 45 de los Salmos de David. La “cosa buena” que vendrá al pueblo de Israel y a todo el mundo es el Mashíaj, por eso la palabra davar (“cosa”, “palabra”) alude al líder, como en la expresión de los sabios davar ejad lador, “una cosa sola para la generación”. “Una cosa buena”, davar tov, tiene la misma guematria que זה הדבר , ze hadavar, “esta es la cosa”. Esta es la forma especial de la profecía de Moshé Rabeinu, que expresa una identidad segura y clara. La llegada del Mashíaj es la revelación de este nivel, en el cual se aclaran todas las dudas y desaparecen las falsas ilusiones.

Junto con la plegaria por la revelación de las maravillas de la Torá y de las maravillas del mundo por el poder de la Torá, tenemos que generar un tremendo deseo dentro de nuestro corazón por el Reino de Israel, por la verdadera unidad de todos los judíos, que traerá con la ayuda de Dios la revelación del Rey Mashíaj pronto en nuestros días. Con la bendición de un año bueno y dulce, que sean inscriptos y sellados para bien, a todo el pueblo de Israel.

Rabino Itzjak Ginsburgh

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

El aroma del mirto

Es sabido que las cuatro especies aluden a la unidad de Israel, pero esa unión no se expresa sólo con

Sucot

Tendencias hoy BENDICIÓN PARA EL NUEVO AÑO 5777 Una Bendición para el Nuevo Año Judío 5776 BENDICIÓN PARA EL AÑO

Toggle Dark Mode Toggle Dark Mode
Toggle Large Font Size Toggle Font Size

Kaparot antes de Iom Kipur

Acompáñela con una buena acción

Teshuva

Copy link