Parshat Vezot haberajá

Una Bendición para el Nuevo Año Judío 5762

rosh hashana 5762

del Rabino Itzjak Ginsburg

A todo el Pueblo de Israel y los Justos Gentiles, amantes de Israel, Shalom!

Las letras que representan el año venidero, 5762, (tav, shin, samej, bet) pueden ser interpretadas como las iniciales de la frase “tihié shnat simán brajá”, “Que sea un año señal de bendición”. El que se inicia será un año de Hakel, el primero de los siete años del ciclo sabático, en el que los peregrinos de la festividad de Sucot participan de una reunión ceremonial especial en el Templo. Dijeron nuestros sabios que “en el séptimo año [del ciclo sabático] habrá guerras y cuando el séptimo año termine, vendrá el [Mashiaj, el] hijo de David”.

Rabí Shimón Bar Iojai, el tzadik por cuyo mérito existió su generación y que mereció el título de “Amo de la Tierra de Israel”, dijo de sí mismo: “Soy sólo una señal”. El tzadik de cada generación, que es el Mashíaj de esa generación, es la “señal” para toda su generación, significando que él es el guía que identifica y revela la Divinidad inherente en el mundo. Personalmente, la Divinidad está abiertamente manifiesta en el alma de semejante tzadik. Como tal, es la señal que muestra el camino que debe seguir toda su generación. Además, se nos enseñó que su alma es general, y por lo tanto algo de ella está presente en las almas de todo su pueblo; es su señal interior, su punto íntimo de conciencia Divina. Por último, el tzadik de la generación sirve como el canal que trae la bondad material y espiritual de Di-s al mundo.

En la Torá encontramos señales buenas, tales como las que identifican a los animales casher, etc., y señales malas, como las que se refieren a las enfermedades como fuente de corrupción, etc. De hecho, hemos aprendido que dependiendo del nivel personal de autorefinamiento, la Torá puede actuar como un elixir de vida o como un veneno, Di-s lo prohiba. El poder del verdadero tzadik –la señal de bendición de su generación- es el de transformar las señales negativas en señales de bendición y salvación.

“Cuando el séptimo año se va, viene el hijo de David”. En este año venidero, seremos meritorios, con la ayuda de Di-s, de ser testigos de la revelación de la “señal”, “el tzadik, que es el guía Divino para toda su generación, que va a traer la bendición y la salvación para todo Israel, la revelación del Mashiaj, el hijo de David. Que la señal de bendición transforme todo lo que padeció nuestro pueblo el año que pasó –“en el séptimo año habrá guerras”- en bonanza y bendiciones. Como dice la conocida plegaria: “Que se termine el viejo año y sus maldiciones, y que comience el nuevo año y sus bendiciones”.

Con bendiciones, que sean inscriptos y sellados para un año dulce y bueno!

Rabino Itzjak Ginsburg

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

¿Qué estás haciendo?

Rabino Jonathan Zacks y el Rebe Jonatan Zacks era un estudiante talentoso de la Universidad de Cambridge en Inglaterra. Tenía

Toggle Dark Mode Toggle Dark Mode
Toggle Large Font Size Toggle Font Size

Kaparot antes de Iom Kipur

Acompáñela con una buena acción

Teshuva

Copy link