Bedikat Jametz – La Búsqueda del Jametz

La noche anterior a Pesaj se hace la búsqueda del jametz. Los jasidim de Jabad, después de limpiar toda la casa de Jametz, nos vestimos con el capote, el sombrero y cumplimos el precepto de la búsqueda con una cuchara de madera, una pluma y una vela. La mujer esconde 10 pedacitos de jametz envueltos en papel o aluminio (anotando la lista de los lugares por las dudas). El padre y el resto de la familia busca en toda la casa para encontrarlos después de decir la bendición:

“Baruj Atá Hashem Elokeinu Melej Haolam asher kideshanu vemitzvotav, vetzivanu al biur jametz”

“Bendito eres tú, Havaiá nuestro Dios Rey del Universo que nos santificó con sus preceptos y nos ordenó eliminar el jametz.”

Luego decimos una oración de anulación del jametz que quede en la casa y al día siguiente lo quemamos antes del mediodía.

La noche de la búsqueda de jametz. El rav Hakadosh Rabi Levi Itzjak Shniersohn de bendita memoria, padre del Rebe de Lubavitch, era muy meticuloso en todos los asuntos de Pesaj. Su mujer, la rabanit Jana, sea sobre ella la paz, contó que cuando su marido buscaba el jametz, y revisaba todos los agujeros y grietas que había en el piso de la casa, lloraba mientras hacía la revisión a tal punto que mojaba el piso con sus lágrimas…

¿Por qué lloraba Rabi Levi Itzjok? Cada mitzvá hay que cumplirla con alegría, “Sirvan a Dios con alegría”. El motivo es que en la búsqueda del jametz revisamos también el jametz que hay en el corazón, el orgullo oculto. En la psiquis hay agujeros y grietas, “lugares que la persona pisa con la suela de su zapato”, que se tienden a menospreciar y dejar de lado, y en ellas se esconden migajas de orgullo.

Esto es lo que buscamos en la búsqueda del Jametz, y quien hace este trabajo a conciencia y en profundidad, no puede dejar de llorar por el arrepentimiento y su deseo de retornar a Hashem, teshuvá elioná a Hashem, mientras cumple la mitzvá con alegría.


Es costumbre guardar el lulav, las 4 especies de Sucot, y aunque no es jametz lo quemamos en Pesaj. Una forma de unir, los hombres, las dos mitades del año. Las mujeres lo hacen en forma similar: tienen un periodo antes y despues de Pesaj que estan apuradas, sin paciencia y se enojan por cualquier cosa, estan muy sensibles porque tienen mucho trabajo para que no quede jametz en su casa, y sobre todo en su marido!!! Pero no se preocupen compañeros, ese tiempo solo les dura un poco. Si, solo 6 meses antes y 6 meses después de Pesaj.

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link