Jánuca: Iluminando el Abismo hueco

La “herejía del abismo hueco”, en las palabras de Rebe Najman, se planta en los espacios silenciosos entre las letras, en el vacío debajo de las palabras.

¿Cuál es el secreto de las luces de Jánuca, que encendemos al anochecer? ¿Es simplemente que iluminan la oscuridad? Después de todo, la Menorá en el Templo también se encendía por la noche. Pero mientras las luces de la menorá en el Templo se encendían cuando todavía era de día y continuaban ardiendo en la noche, las luces de Jánuca se encienden en la noche misma, el reino de las tinieblas. Jánuca ilumina desde el interior de ese espacio oscuro.

Si la oscuridad simboliza el mundo de los malvados, entonces la luz de la Menorá que sale para iluminar la oscuridad desde su punto de partida durante la luz del día, y las luces de Jánuca, que entran en la oscuridad y se encienden allí, son en realidad dos tipos diferentes de luz positiva. Influencia que puede rectificar dos tipos de realidad negativa.

La luz de la Menorá es luz directa, luz que desciende de arriba a abajo, del mundo de los justos al mundo de los malvados, allanando un camino recto para que regresen a Dios. Su luz es brillante y clara. Pero debido a que no está familiarizada con la oscuridad desde adentro, solo puede llegar a aquellas personas que no son completamente perversas: las personas que se encuentran en parte exterior de la oscuridad.

La luz de las velas de Jánuca, por el contrario, es “luz de retorno”. Es la luz que asciende de abajo hacia arriba, de los impíos a los justos. No posee la pureza celestial de la luz directa, pero está familiarizada desde adentro con la oscuridad y, por lo tanto, puede elevar incluso a personas completamente malvadas.

El Rebe Najman de Breslev nos ayuda a comprender los dos tipos diferentes de personas malvadas y las formas de llegar a ellos. Diferencia entre dos niveles de herejía y oscuridad. Un tipo de herejía todavía está conectado a las “letras” iluminadoras de la santidad, pero simplemente ha confundido su orden. Todo lo que se necesita es iluminar las letras en su orden correcto.

El segundo tipo de herejía es mucho más profundo y más severo. Es “la herejía del abismo hueco”, en palabras de Rebe Najman. Se inserta en los espacios silenciosos entre las letras, en el vacío debajo de las palabras. Una persona que se revuelca en este tipo de herejía no está interesada en absoluto en la luz y lo bueno. Más bien experimenta la oscuridad como la única existencia real, por lo que no hay respuestas simples para esta herejía. Si uno trata de iluminarlo directamente con la luz buena, la luz será desviada, no penetrará ni una sola. No toda luz puede iluminar toda oscuridad, particularmente la oscuridad espesa del abismo hueco y vacío.

La luz de la menorá del Templo, encendida de forma segura durante el día, ilumina sin esfuerzo la noche, es como la luz de los tzadikim, los justos, plantados en su mundo justo, que no pueden comprender, no penetran en el secreto de la oscuridad. Pueden hacer brillar una luz maravillosa y su luz entrará en el reino de la oscuridad y la iluminará, como el cono de un faro que atraviesa la oscuridad, haciendo que los barcos que buscan la costa se puedan acercar.

Pero su luz no penetrará en la densa oscuridad de los herejes del abismo hueco, las naves alejadas tan profundamente en el mar que se han olvidado de buscar la orilla. Para ellos se debe emplear una luz diferente. Una luz flexible, más inteligente y más alegre, luz que es experta en los secretos de la oscuridad y sabe cómo colarse en ella desde lugares inesperados, iluminándola desde dentro.

Esta es la luz de las velas de Jánuca que encendemos después del anochecer. La llama de la vela de Jánuca no es vertical ni directa, como la llama que difunde su luz recta desde la seguridad del Templo. Es más bien una luz que baila con el viento en las noches y sale a tentar a los que caminan en la oscuridad, hasta que “la nación que camina en la oscuridad vio una gran luz” (el valor numérico de “gran luz”, or gadol, אור גדול , es igual a ner/vela/נר).

Rebe Najman dijo que lo único que puede salvar al hereje del abismo hueco, después de que todas las palabras hayan fallado, es una melodía que toca la raíz de su alma.

¿Quién tiene el alma de una vela de Janucá, que sabe cómo encender esta luz, cantar la melodía que transforma la oscuridad en luz? Hay dos tipos posibles de personas. El primero es el Baal Teshuva, una persona que estaba lejos del cumplimiento de la Torá y regresó a Dios. Tiene experiencia de primera mano con la oscuridad de la noche y sabe cómo navegar por sus caminos. Él estuvo allí, recuerda, y después de haberse aferrado a la luz del Templo y empoderarse con ella, puede regresar a la oscuridad e iluminar el camino para aquellos que caminan allí.

Pero el conocimiento de primera mano de la oscuridad no es un requisito previo para comprender a los que habitan en ella. No es necesario ser malvado y luego un Baal Teshuvá para entender a los malvados. Todo lo que se necesita es un “sentido de la oscuridad”, una comprensión del radicalismo que apela a los malvados en las profundidades del pozo oscuro. Un tzadik también puede adquirir este sentido, tal vez es especialmente un tzadik quien puede adquirirlo.

Una de las definiciones del tzadik consumado es que en su esencia es un baal teshuva, incluso sin haber pecado nunca.
El Rebe Pinjas de Kuritz dijo que un tzadik incompleto puede amar a una persona no totalmente malvada, mientras que un tzadik consumado puede amar a una persona perversa consumada. Más específicamente, el tzadik más grande quien puede recibir la longitud de onda de las almas de los completamente malvados. Quizás incluso los identifique como provenientes de una raíz del alma similar, de modo que después de que estén expuestos a él, pueden ser nutridos por él.

Si bien la teshuvá baal y el tzadik parecen estar muy distantes entre sí, el baal teshuvá puede alcanzar el nivel del tzadik completo e incluso más allá: “En el lugar donde están los baal teshuvá, incluso tzadikim consumados no pueden estar”. Lo contrario también es cierto. Una de las definiciones del tzadik consumado es que es un baal teshuvá en su esencia, incluso sin haber pecado nunca. Simplemente está siempre luchando por volver a Dios, para acercarse constantemente a Él.

Cuando decimos las palabras “entregó a los malvados en manos de los justos” en la oración de Al Hanísim al encender las velas de Jánuca, en realidad estamos orando para que seamos como el baal teshuva y el tzadik completo, que ha recibido el secreto de los malvados y sabe cómo encontrar los caminos hacia sus corazones, tanto así que los malvados retornarán a sus raíces del alma y se volverán sumamente justos.


A DIFUNDIR LOS MANANTIALES DEL JASIDUT
Bendiciones desde la Tierra de Israel

Puedes ver las últimas novedades y material didáctico en español en nuestro blog http://estudiodecabalayjasidut.blogspot.com/


? WhatsApp diario: +972523913770
? Youtube: https://www.youtube.com/c/GalEinaiEnespañol
? Telegram https://t.me/galeinai
? Un Corazón que Comprende – https://twitter.com/galeinaies

? Colabora con el viaje del Rav Itzjak y su equipo para que podamos ir a más lugares del mundo, en especial a Sudamérica.

Con tu tzedaká ayudas a difundir la Torá y el Jasidut para la pronta llegada del Mashíaj y la Redención para toda la humanidad.

www.paypal.com a la cuenta mani@daat.org.il

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
Gal Einai We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications