Parshat Bereshit

Parte 28: Seis Niveles Ascendentes de Santidad

kitetze

Seis Niveles Ascendentes de Santidad

Nuestros sabios hablan de diez niveles ascendentes de santidad que Di-s creó en el mundo. Comienzan por la santidad de la Tierra de Israel, ascendiendo hasta la cámara más interna del Templo, el Sancta Sanctorum. De los diez, se destacan en particular (y pueden ser considerados como una unidad integral de seis niveles ascendentes de santidad):

1. La Tierra de Israel
2. las ciudades amuralladas de Israel
3. la ciudad de Jerusalem
4. el monte del Templo
5. el Templo
6. El Sancta Sanctorum

En la meditación, debemos imaginarnos ascendiendo de nivel en nivel. Estos seis niveles corresponden a los seis mandamientos continuos de la Torá. Ascendemos a la cúspide de la conciencia del Espacio Divino que nos rodea, apoyándonos en un estado desinteresado de plegaria en el Sancta Sanctorum, como el Sumo Sacerdote en Iom Kipur, y luego comenzamos a experimentar que nuestra conciencia se expande hasta abarcar toda la Tierra de Israel y el universo entero:

1. Se le ordeno al pueblo judío, al entrar a la Tierra de Israel, purificarla primero de toda idolatría. Esta es la purificación del suelo propio, la dirección de abajo, correspondiente al segundo de los Diez Mandamientos.

2. Las ciudades amuralladas de Israel son asentamientos protegidos de la invasión extranjera. En el alma, corresponde a tomar conciencia del mandamiento de proteger nuestra mente de pensamientos foráneos y negativos.

3. En cabalá y jasidut, el nombre “Jerusalem” ( Ierushalaim ) se puede leer como “temor reverencial consumado” ( sheleimut hairah ). Anteriormente, Malkizedek había llamado “Shalem” a la ciudad, que significa “completa”; Abraham la llamo irah , “temor”. La palabra Jerusalem está compuesta por ambos conceptos. Esto corresponde claramente al mandamiento de temer a Di-s.

4. Abraham le preguntó a Di-s acerca del monte del Templo, refiriéndose al lugar donde el Templo se construiría con el término “montaña”. En cabalá y jasidut, “montaña” simboliza un gran amor, el atributo Divino personificado por Abraham. Por lo tanto, esto alude al mandamiento de amar a Di-s.

5. Iaacov llamó a este lugar “casa”, y este es su nombre para siempre. Dentro del Templo, el alma judía experimenta la unidad absoluta de Di-s. Uno alcanza el nivel de conciencia asociado con el alma de Iaacov-Israel, el mandamiento de unificar a Di-s: “Oye, Oh Israel, Di-s es nuestro Di-s, Di-s es Uno”.

6. En el Sancta Sanctorum está revelada la esencia misma de Di-s. Por encima incluso de su Nombre Havaiá (que unificamos con Su Nombre Elokim al proclamar “Oye, Oh Israel…) se encuentra Su esencia misma, expresada por la primera palabra de los Diez Mandamientos: Anoji , “Yo [soy]” (por encima de Di-s tu Di-s”, como ya explicamos). Aquí, la esencia central del primer mandamiento, aferrada por la fe simple y perfecta de cada judío, trasciende incluso el conocimiento del mandamiento de orientación relativamente intelectual: “Oye [es decir ‘entiende’], Oh Israel…”.

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

Traducir la Torá

Una mirada al mensaje de Rambam y al décimo de Tevet, según el rabino Ginsburg ¿Quién es el judío más

Toggle Dark Mode Toggle Dark Mode
Toggle Large Font Size Toggle Font Size

Kaparot antes de Iom Kipur

Acompáñela con una buena acción

Teshuva

Copy link