Los santos escalofríos y el escorpión mesiánico

el escorpión mesiánico

A medida que el otoño entra en pleno apogeo, no queremos enfriarnos. ¡Pero la frialdad también puede ser santa! El mazal del nuevo mes de Jeshvan, que comienza el miércoles, es el escorpión, conocido por su veneno frío. El escorpión no representa solo la frialdad negativa, también representa la sensación de mantener la cabeza fría, una característica mesiánica importante para la rectificación del mundo entero.

El mes de Jeshvan ha comenzado, y realmente estamos “después de las festividades”. El entusiasmo del mes de Tishrei ya ha comenzado a derretirse. Hace un poco de frío afuera, y tal vez también en nuestros corazones. El cielo se ha vuelto nublado, reflejando nuestro regreso a la realidad mundana. El mazal del mes de Jeshvan, el escorpión, tampoco impresiona terriblemente bien. (No adoramos ni creemos en los signos astrológicos. Pero según la Cabalá, el mazal refleja algo de la esencia del mes). Podemos pensar que en momentos como este, lo mejor que podemos hacer es aguantar, tratar de mantenernos calientes de los recuerdos de Tishrei y “tomar prestado” un poco de calor de la luz del próximo Janucá. Pero como siempre, la perspectiva de la dimensión interior de la Torá revelará el trabajo positivo que podemos hacer a medida que se producen los escalofríos del mes de Jeshvan.

Serpientes y escorpiones

El mazal del mes de Jeshvan es el venenoso escorpión. En la Torá, el escorpión generalmente aparece con la serpiente, como en el versículo que describe el “gran e impresionante desierto” como el lugar de “serpiente, saraf (un tipo de serpiente) y escorpión…” El pozo al que Iosef fue arrojado por sus hermanos también se describe como vacío “sin agua”. Nuestros Sabios agregan que si bien no había agua en el pozo, ciertamente había serpientes y escorpiones.

¿Cuál es la diferencia entre la serpiente y el escorpión? Nuestros Sabios enseñan que hay una diferencia entre sus venenos. El veneno de la serpiente está caliente, mientras que el veneno del escorpión es frío. (En hebreo, las letras del medio de la palabra para escorpión, ‘akrav’, son kuf, reish, que forman la palabra kar,’frío’). En el alma del hombre, el veneno de la serpiente se expresa como calor negativo y dañino, como “sangre hirviendo” y deseo ardiente hacia los diferentes deseos mundanos. Por otro lado, el veneno del escorpión se expresa como una frialdad peligrosa: apatía y frialdad hacia cualquier cosa importante y santa que anime el alma. Ahora entendemos por qué el frío y el nublado Jeshvan encajan con el mazal del escorpión. Sumergirse en una rutina fría, sin calor ni entusiasmo, es la esencia misma de la picadura del escorpión.

¿Qué es más peligroso, la serpiente o el escorpión? En un nivel superficial podemos pensar que el fuego de la lujuria es más peligroso que la apatía y la frialdad. Después de todo, el fuego de la lujuria empuja a las personas al pecado y a cometer graves errores, mientras que la frialdad simplemente hace que las personas realicen buenas acciones en forma mecánica, sin vitalidad ni energía. En el peor de los casos, la frialdad hace que las personas pasen por alto la realización de buenas acciones.

En verdad, sin embargo el veneno frío es más peligroso. El calor es un signo de vida, mientras que el frío es la muerte. Una persona que arde de deseo está de hecho en una situación peligrosa, pero tiene esperanza. Una persona hundida en la apatía y la frialdad, sin embargo, pierde la chispa de la vida.

Podemos explicar esto de otra manera: De acuerdo con la ley judía, si una persona está de pie rezando y viene una serpiente y se enrolla alrededor de su talón, no debe detener su oración. Pero si ve un escorpión avanzando hacia él, debe dejar de orar y huir. ¿Por qué? Porque la serpiente no muerde sin ser provocada, pero el escorpión, por el contrario, siempre picará. Al referirnos al alma, el deseo ardiente de nuestra inclinación al mal necesita la complicidad de su anfitrión. Cuando una persona está ocupada con la santidad, cuando está inmersa en la oración, simplemente puede ignorar su inclinación al mal. Pero la frialdad que el escorpión inyecta en la persona se filtra en su rutina, aunque no haga nada, y se requiere una batalla diaria para salvarse de ella.

Calor Sagrado y Frío Positivo

Claramente, así como hay serpientes y escorpiones negativos y dañinos, también podemos encontrar la santidad en ellos. Frente al calor y la lujuria de la inclinación al mal está el calor santo y el entusiasmo, un corazón cálido y afectuoso, el entusiasmo por cualquier cosa que tenga que ver con la santidad, el fuego sagrado de la oración, el estudio de la Torá o el cumplimiento de las mitzvot.

Pero ¿hay apatía y frialdad positivas? Una de las descripciones sobre los verdaderos eruditos de la Torá es que “su aguijón es el aguijón del escorpión”. Cuando un estudioso de la Torá se ve obligado a ser crítico y asertivo con fines educativos, su “aguijón” no proviene de un arrebato de mal genio, lo que le haría perder el equilibrio. En cambio, actúa con un sentido de equilibrio y un pensamiento claro. Es precisamente la frialdad la que le permite actuar de forma correcta.

En un nivel más profundo, así como necesitamos entusiasmo y energía para lo positivo, también necesitamos frialdad y apatía ante las vertiginosas tentaciones de este mundo. Incluso la desesperación es un rasgo positivo cuando se canaliza en la dirección correcta. Cuando la persona se desespera por logros imaginarios o por tener la oportunidad de satisfacer sus lujurias sin fin, también es capaz de canalizar seriamente sus energías hacia logros verdaderos y eternos con equilibrio. (Por ejemplo, cuando una persona está liberada, desesperada por experiencias fugaces y superficiales mientras está saliendo con alguien, realmente puede invertir sus energías en una relación estable y profunda, estableciendo un hogar y una familia amorosos). Aquí también, parece en la superficie que la calidez y el entusiasmo son preferibles, pero un enfoque interior revela que mientras no nos hayamos calmado de nuestras ansias por soluciones superficiales y fáciles, nuestro afán de santidad también puede estar mezclado con cosas imaginarias y superficialidad.

El escorpión mesiánico

Además de la serpiente y el escorpión positivos en el alma, estas criaturas también anuncian un mensaje de redención para todos. La Cabalá enseña que el valor numérico de najash / serpiente / נחש, es igual al valor numérico de Mashíaj / Mesías / משיח. En un lugar de la Biblia, Ishai, el padre del rey David, el padre de Mashíaj hijo de David, es llamado najash / serpiente. El escorpión también tiene energía mesiánica. Esto se alude en una expresión de los Sabios que correlaciona el Mashíaj con el escorpión, diciendo que ambos “vienen con ‘distracción’”, cuando no los esperamos. Además el valor numérico de akrav / escorpión / עקרב es igual a Mashíaj más David, משיח דוד, y también a Ben Ishai / el hijo de Ishai / בן ישי.

¿Cuál es la relación entre la serpiente-Mashíaj y el escorpión-Mashíaj? El poder de la serpiente-Mashíaj es encender nuestros corazones, y el poder del escorpión-Mashíaj es enfriar a la gente de su sangre hirviendo, la lujuria y las distracciones de este mundo.

En un nivel más profundo, esto refleja dos etapas diferentes de redención, o sus dos objetivos diferentes. La primera etapa o meta es la etapa del Mashíaj ben Iosef (la serpiente), mientras que la segunda etapa es la etapa de Mashíaj ben David (escorpión). Primero la serpiente-Mashíaj se dirige a la Nación de Israel, despierta sus corazones para servir a Dios y los calienta con entusiasmo para luchar por el destino redentor: el cumplimiento de una vida plena de Torá, la guerra contra el mal del mundo y la construcción del Templo Sagrado en Ierushalaim. Más tarde, el escorpión-Mashíaj se vuelve con serenidad y equilibrio hacia las setenta naciones del mundo para acercarlas al servicio de Dios. (Akrav / escorpión, es incluso un acrónimo de mekarev ain / acerca a ain, a las 70 (naciones)).

La capacidad de influir en las naciones del mundo depende de que el Mashíaj sea frío como el hielo en su enfoque hacia la cultura del mundo y sus tentaciones. Debe rechazar por completo el cautiverio del hombre en el laberinto de lujurias y adicciones que prevalecen en nuestro entorno. Solo una persona que rechaza completamente las culturas extranjeras y es totalmente apática ante sus tentaciones puede sacar de ellas a las naciones del mundo e incluso extraer la chispa de la sabiduría humana que se esconde en su interior y acercarlas a la santidad.

A un nivel interior, el calor de la santidad sigue siendo la experiencia personal del Mashíaj, con la que puede imbuir a sus hermanos judíos lo necesario para que sean redimidos. Su frialdad interna es en realidad su salida de su propia personalidad y entusiasmo sagrado, y su apertura para convertirse en una herramienta en manos del Creador. Solo una persona que está desprovista de cualquier motivación personal y completamente abierta a la inspiración divina puede llegar a toda la humanidad, incluidos aquellos que están completamente lejos y son diferentes de él, y llevarles las nuevas de la redención.

Rabino Itzjak Ginsburgh

mES DE JESHVAN

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
Ir arriba
Apoya

registrate dona

Copy link