Ani Maamin: Meditación para el Décimo de Tevet

10 de Tevet 5778

¿Podemos tocar el tema del Holocausto? Por otro lado, ¿podemos no tocar el tema? Nuestra generación vive a la sombra del Holocausto, en el efecto “postraumático” de los sobrevivientes de los crematorios de Europa, y nuestro mundo está lleno de preguntas importantes sobre los acontecimientos de esos años.

Está permitido preguntar. La fe pura no se contradice con las preguntas penetrantes. Por el contrario, los creyentes más grandes, los más cercanos a Di-s, se permitieron preguntar y gritar de dolor. Desde Moshé Rabeinu que protestó: “¿Por qué le hiciste mal a este pueblo?” [Éxodo 5:22] pasando por “Te grito enérgicamente y no salvas”, de Habacuc el Profeta [1:2] hasta “Mira, estos son los malvados, siempre tranquilos, han logrado mucha riqueza.” en los Salmos 73-12, y también pregunta: “¿Por qué los justos sufren, mientras el malvado disfruta de placer?” Esta es la pregunta más formidable que ha dejado perpleja a lo mejor de la humanidad desde tiempos inmemoriales. ¡Es difícil afirmar que hemos recibido una respuesta satisfactoria! Seguimos preguntando y gritando “¿ad matai?” “¿Hasta cuándo?” Hasta que llegue la redención completa y Di-s nos tranquilice, solo Él sabe cómo…

A un nivel más profundo, es específicamente la oscuridad más profunda del exilio, el humo de los crematorios, la tortura física y espiritual de la nación judía, que ocultan una nueva luz. “Una nueva luz brilla en Tzión”. Una “nueva luz” no es solo un nivel más elevado de la misma luz que el mundo ha conocido hasta ahora. No, es algo que nunca antes se definió como “luz”. La luz es un tipo de revelación, pero sobre todas las revelaciones, Di-s imparte, desde dentro mismo, por así decirlo, una iluminación completamente nueva, una luz nueva que nunca iluminó antes.

Nuestros Sabios dicen que el Mashíaj nació el día en que el Templo Sagrado de Ierushalaim fue destruido. Si es así, ciertamente renació de dentro de los horrores del Holocausto. Tal vez su luz aún no nos ha sido revelada, pero creemos con fe completa que él está a la vuelta de la esquina.

Una breve historia verdadera: el rabino Azriel David Fastag, que D.os vengue su sangre, era un talentoso músico y uno de los jasidim importantes de Mudzhitz en la preguerra de Varsovia. En 5702 él y su familia fueron transportados en un tren de la muerte a Treblinka. Mientras estaban metidos en el tren, sin aire ni agua, como ovejas en la matanza, el Rabino Azriel comenzó a cantar “Ani Maamin” (“Yo Creo”, “Yo tengo Fe”) con una melodía que él mismo había compuesto. Otros se unieron y el canto se hizo más fuerte de momento a momento. El rabino Azriel anunció que quien logre ser salvado del infierno y lleve es nueva melodía al Rebe de Mudzhitz en América, recibiría la mitad de su porción en el Mundo Por Venir. Uno de los jasidim logró saltar del tren y finalmente pudo llevar la melodía a su destino. Ese es el himno del Holocausto: Ani maamin, Yo Creo!

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

Biná

BINA | ENTENDIMIENTO Biná es la tercera de las diez sefirot, y el segundo poder conciente del intelecto en la Creación. Biná aparece en la

El Portal de la Bendición

3. * El Portal de la Bendición * * Meditación diaria de Rab Itzjak Ginsburgh * * Viaejí: Y vivió – Martes * וַיְבָרֲכֵם בַּיּוֹם הַהוּא לֵאמוֹר

5. Desposa a tu esposa cada día

Meditación diaria del Rabino Itzjak Ginsburgh 49. Parashá Ki Tetzé – Cuando Salgas a la Guerra Jueves 12 de Elul 5778 – 23 de Agosto

El Árbol de las Sefirot y el Amor

El Árbol de las Sefirot y el Amor   עַתִּיק – פְּנִימִיוּת הַכֶּתֶר Atik – faceta interna de corona El amor de Dios por Israel

Ir arriba
Apoya

registrate dona

Copy link