La Fe y la Confianza

GAL EINAIN

Meditación del rabino Itzjak Ginsburgh

Vivir con el Tiempo
La Fe y la Confianza
Cree en el Que da Vida a los Mundos y no Siembra
Meditación del rabino Itzjak Ginsburgh

Todo judío tiene dos grados de fe. El nivel más alto de fe se revela en el año de la shemita, en el que cree en el que da la vida a los Mundos y no siembra.

Este año 5782 es año de Shemitá, es el séptimo año de descanso de la Tierra de Israel, después de 6 años de trabajo.

El precepto se encuentra el verso “Y descansará la tierra un Shabat para Hashem” [Vaikrá 25:2]

Pero en el año sabático de Shemitá, uno ni siquiera siembra y, sin embargo, conserva la fe en que habrá suficiente producto para el séptimo y octavo año. Entonces, en el año Shemitá llegamos a un nivel más elevado de fe.

El tema más importante acerca del año de Shemitá, el año sabático de reposo de la Tierra, es el fortalecimiento de la fe.

Dicen los sabios “Cree en quien da vida a los Mundos y siembra”. [Tratado de Shabat 31a] Pero Shemitá se refiere a los 7 años en que 6 el hombre se dedica a la labor agrícola. Por eso el orden de la Mishná de Zeraím, “Semillas”, en la Torá Oral dedicado a estas tareas se llama אמונות, emunot, “Fe” en plural, como en el verso “Y será tu fe en tu arado la visión de la redención, sabiduría y conocimiento.” [Ishaiahu 33:6]. En este verso hay 6 niveles correspondientes a los Seis Órdenes de la Mishná, y el primero, o sea el principio, la corona de toda la Torá Oral, que en esencia es Keter Maljut, la Corona del Reinado, la fe. Es la fe del pueblo de Israel, (Keter, la emuná-fe es el nivel superior de la Corona inconciente) y aquí es el Orden de las Semillas.

¿Por qué el Orden de las Semillas se le llama “Emuná”, Fe? Como dijimos, porque la persona cree en el que da vida al mundo y siembra. Pero en el año de Shemitá no siembra, entonces es un nivel más elevado de fe. Es la fe del que cree en el que da vida a los mundos y “no” siembra”, hay dos niveles de fe: lo que creo siempre y lo que creo y llego a un nivel mucho más elevado y esencial, de la fe del año de shemitá.

Todos los años el hombre cree en el secreto de que Hashem me ayuda. Tengo que sembrar y Hashem ayuda y también redime. Porque la semilla que se siembra dentro de la tierra se descompone, se anula, desaparece, y de la nada brota algo nuevo. De todas maneras algo siembro y esto se llama moshía, Dios “redime”.

Cuando es un proceso que puedo ver su desarrollo natural, “el mundo se conduce de acuerdo a sus costumbres,” y aunque lo puedo ver a simple vista, con todo hay que saber que está Dios ahí. Sin la ayuda del Creador nada tiene éxito en la vida. Esto es que Hashem ayuda, pero cuando funciona a través de la descomposición de la semilla, ya es que Hashem redime.

Pero cuando el grano brota por sí mismo, esto se denomina el secreto de la segunda cosecha, sod hasfijim, que está permitido en el año de shemitá. Esto ya no es que redime, porque no hice nada. Me fui a dormir, y como explicaremos esto es que Dios es mi escudo, maguén, como explicaremos. Como el rey Jizquiahu que se fue a dormir y Dios luchó su guerra contra Sanjeriv y todos los enemigos cayeron.

Maguén, escudo es gratis, cuando la persona capta y entiende que todo lo que hago es gratis, por eso no hay que hacer nada, Hashem hace todo. Esto se llama Dios es mi escudo.
Este nivel de fe comienza con Abraham Avinu, y se expresa de la manera más palpable con el rey Jizquiahu, por eso era merecedor de ser el Mashíaj.

De todas maneras no es el orden de todos los siete años, sino solo del séptimo año. Es como el día de Shabat en la semana, y así también está el Shabat de la Tierra, el Shabat para Dios, donde una vez cada siete años hay un año completo de principio a fin donde llegamos a un nivel de fe sumamente elevado. Hay dos niveles de la fe. La emuná, la fe es el nivel makif del Nefesh, el poder circundante más elevado del alma, que rodea y abarca los demás poderes. Está el nivel de Jaiá, viviente, el cuarto nivel del alma correspondiente a la lamed de la palabra tzelem, צלם, la imagen Divina según la cual fue creado al hombre. Y está el nivel de Iejidá, unicidad, correspondiente a la mem cerrada de tzelem.

https://galeinai.org/estudios/cabala/nivel-avanzado/keter/

La fe de los seis años es que la persona cree en la vida de los mundos, siembre y corresponde al nivel del alma llamado “viviente” (jaiá), Pero el nivel de fe especial del séptimo año Shemitá, cuando cree pero no siembra, corresponde al nivel más alto del alma, el único (iejidá); la mem cerrada, correspondiente a la llegada del Mashíaj. Por eso el año de Shemitá es una preparación para la llegada del Mashíaj. Dicen los sabios que el hijo de David viene al terminar el séptimo año después de un año completo de “los poderosos en fortaleza, que cumplen Su ordenanza para obedecer la voz de Su palabra”. [Tehilim 103:20] Y los sabios lo aplican a los que observan el séptimo año de shmitá, entonces puede venir el Mashíaj, en el año de Hakhel, el octavo año de congregación, que se hace inmediatamente después del séptimo año de shmitá.

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

Divulgación de la Sabiduría

El Arizal explica que a medida que se aproxima la era mesiánica se vuelve crucial que sea enseñado el estudio de la cabalá. En sus

6. Tres Libros

“Y fue cuando el arca viajaba Moshé decía: Levántate, Havaiá, y Tus enemigos se dispersarán, y tus enemigos huirán delante de Ti. Y cuando descansaba,

Ir arriba
Apoya

registrate dona

Copy link