Caza Sagrada

Y una persona de los Hijos de Israel o del extranjero que vive en medio de ellos, que quiera cazar un animal (kosher) o un pájaro para comer, debe derramar su sangre y cubrirla con polvo“. [Vaikrá-levítico 17:12]
וְאִ֨ישׁ אִ֜ישׁ מִבְּנֵ֣י יִשְׂרָאֵ֗ל וּמִן־הַגֵּר֙ הַגָּ֣ר בְּתוֹכָ֔ם אֲשֶׁ֨ר יָצ֜וּד צֵ֥יד חַיָּ֛ה אוֹ־ע֖וֹף אֲשֶׁ֣ר יֵֽאָכֵ֑ל וְשָׁפַךְ֙ אֶת־דָּמ֔וֹ וְכִסָּ֖הוּ בֶּֽעָפָֽר:
Veish ish mibnei Israel umin hager hagar betojam, asher iatzud tzeid jaiá o of asher ieajel, veshafaj et damó ve jisahú beafar.”

La mitzvá de cubrir la sangre se practica en cada matanza de animal o ave, pero la Torá aquí se refiere específicamente a cazar al animal (antes de que sea ritualmente sacrificado).

En la Torá la caza es la práctica de las personas malvadas, como Nimrod y Eisav, son aquellas personas que tienen el deseo de derramar sangre. Por otro lado, Iaacov es “un hombre simple, que mora en la tienda”, que se destaca por el atributo de la compasión. No sale a cazar solo por placer, si a pesar de todo sale a cazar es con un propósito. En ese caso, los judíos cubren la sangre, lo que demuestra que hay algo de vergüenza en derramar sangre, algo que no deseamos en sí mismo.

Además, cuando una persona se siente avergonzada su cara blanquea (como en el concepto, ” hacer que la cara de su amigo se blanquee”), y el color rojo natural que deriva de la circulación sanguínea normal se va de su rostro. Cubrir la sangre del animal o ave alude al atributo de vergüenza positiva.
Cualquier consumo de carne tiene algún tipo de vergüenza asociada a él, un recordatorio del pecado de Adam, y el resultado es que podemos comer carne. A pesar de la vergüenza no tenemos que ser vegetarianos, porque el consumo de carne si es para la salud del cuerpo para que podamos servir a Dios es positivo. El tzadik, la persona justa, sabe cómo hacerlo en aras del Cielo, incluso transformándolo en un tipo de ofrenda.

La palabra tzadik /צדיק , comienza con las letras צד, tzad, que significa “cazar”. El tzadik sabe cómo cazar en santidad, como Itzjak, quien envió a su hijo a cazar para que un espíritu de santidad reposara sobre él.

(Basado en un ensayo en el libro de Rabi Ginsburgh, Eitz Pri, Árbol Frutal)

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
Gal Einai We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications