Parshat Haazinu

Lloró en su Cuello

xavier-mouton-photographie-744427-unsplash

Meditación Diaria Sobre el Jitas

Día 3

Vaigash – Y Se Acercó

וַיִּפֹּל עַל צַוְּארֵי בִנְיָמִן אָחִיו וַיֵּבְךְּ וּבִנְיָמִן בָּכָה עַל צַוָּארָיו
Vaipol al Tzavarei Biniamín Ajiv Vaievej uBiniamín Bajá al Tzavarav””Y cayó sobre el cuello (tzavarei) de su hermano Biniamín y lloró y Biniamín lloró sobre su cuello (tzavarav)”.

Este versículo enfatiza el cuello. Parece que el llanto y el cuello están conectados de alguna manera. ¿Cómo? Gramaticalmente, la raíz de la palabra hebrea para ‘cuello’, tzavar, צַוְּארֵי, no es simple gramaticalmente.

Tzavar podría estar relacionado con צר, tzar, ‘estrecho’, el estrecho canal entre la cabeza y el cuerpo. Podría estar relacionado con tzir, ציר, ‘eje’, el eje sobre el que gira la cabeza. Y podría estar conectado a tzur, צור, ‘roca’.En cualquier caso, hay algo único en la palabra tzavar que aparece en este verso en forma plural, tzavarei… tzavarav.

¡Porque después de todo solo tenemos una cabeza y un cuello! La explicación es que cuando miramos el cuello, vemos más de un lado de él. Esta es la belleza especial que se puede encontrar en la multiplicidad.

El cuello es el cordón que conecta la cabeza y el cuerpo. Es el “medio que conecta” los dos extremos. Si es así, podemos pensar que el cuello está en un nivel más bajo que la cabeza, pero en verdad, para que un intermediario conecte dos extremos tiene que tener algo más elevado que los extremos que está uniendo.

No es nada simple conectar nuestro elevado lado intelectual, la cabeza, y nuestro lado emocional, el corazón. Para hacerlo necesitamos el cuello, que refleja lo que está sobre la cabeza, la parte oculta e inconsciente de nosotros que está por encima del intelecto y el pensamiento.

El llanto de Iosef y Biniamín es una expresión de un nivel muy elevado. El llanto profundo e interno está conectado al nivel más elevado del alma, ‘Iejidá’, ‘Singular’ del alma, que no puede ser percibido por nuestras herramientas intelectuales regulares, sino que estalla en llanto y lágrimas. La palabra hebrea para ‘llorar’, b’jiá, בכיה, tiene el mismo valor numérico que יחידה, ‘Iejidá’. Esta revelación se expresa específicamente en el cuello, por eso lloran uno en el cuello del otro.

El cuello es el cordón que conecta la cabeza y el cuerpo. Es el “medio que conecta” los dos extremos. Si es así, podemos pensar que el cuello está en un nivel más bajo que la cabeza, pero en verdad, para que un intermediario conecte dos extremos tiene que tener algo más elevado que los extremos que está uniendo. No es nada simple conectar nuestro elevado lado intelectual, la cabeza, y nuestro lado emocional, el corazón.

Para hacerlo necesitamos el cuello, que refleja lo que está sobre la cabeza, la parte oculta e inconsciente de nosotros que está por encima del intelecto y el pensamiento.El llanto de Iosef y Biniamín es una expresión de un nivel muy elevado. El llanto profundo e interno está conectado al nivel más elevado del alma, ‘Iejidá’, ‘Singular’ del alma, que no puede ser percibido por nuestras herramientas intelectuales regulares, sino que estalla en llanto y lágrimas.

La palabra hebrea para ‘llorar’, b’jiá, בכיה, tiene el mismo valor numérico que יחידה, ‘Iejidá’. Esta revelación se expresa específicamente en el cuello, por eso lloran uno en el cuello del otro.

Anterior | Todos los artículos | Siguiente

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

Sucot

Tendencias hoy BENDICIÓN PARA EL NUEVO AÑO 5777 Una Bendición para el Nuevo Año Judío 5776 BENDICIÓN PARA EL AÑO

Iom Kipur

Tendencias hoy BENDICIÓN PARA EL NUEVO AÑO 5777 Una Bendición para el Nuevo Año Judío 5776 BENDICIÓN PARA EL AÑO

Toggle Dark Mode Toggle Dark Mode
Toggle Large Font Size Toggle Font Size

Kaparot antes de Iom Kipur

Acompáñela con una buena acción

Teshuva

Copy link