No Seas Apático

Miércoles23 de Tevet 5778 – 10 de Enero 2018

Meditación diaria de Rab Itzjak Ginsburgh
Vaerá: Y se Mostró – Éxodo

En la primera plaga en Egipto las aguas del río se convirtieron en sangre. El Rebede Lubavitch dice: El agua simboliza frialdad y apatía, mientras que la sangresimboliza la calidez de la vida. El primer paso para la redención es lucharcontra la apatía, porque lo peor es estar frío y apático con la Torá y lasmitzvot, con la santidad y la fe.Lasiguiente es la plaga de ranas.

Las ranas salen del río y saltan a los hornosde los egipcios. Esta es la acción opuesta: extinguir el calor de Egipto, elcalor que peca con entusiasmo, la lujuria que arde como el fuego. Este tipo decalor es peligroso pero puede transformarse en fuego sagrado, pero la apatía yla frialdad, en cambio, son peores y deben ser eliminados.Sedice que uno de los libros del Alter Rebe llegó a manos de dos eruditos de laTorá que se oponían al Jasidut.

Uno de ellos tomó el libro y lo arrojó al suelo(porque incluso un rollo de Torá pero si fue escrito por un hereje debe serquemado). El segundo erudito de la Torá vino y recogió el libro del suelo. El Jozé(Vidente) de Lublin dijo: El primer erudito que arrojó el libro llegará a serun Rebe Jasídico, pero el segundo permanecerá opuesto al Jasidut.Efectivamente, el erudito que lanzó el libro se convirtió en un Rebe, el IsmajMoshé. Este es un ejemplo instructivo de cómo es preferible ser una persona”caliente” que se preocupa, en lugar de ser apático y frío.

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link