Nosotros Subiremos

Miércoles | Parashat Devarim

Anterior Siguiente


Vive con el Tiempo, lee la porción de Torá de hoy para comprender esto:

Después de la reprensión por el pecado de los espías, Moshé reprende a Israel por el pecado de los Maapilim, quienes luego del pecado de los espías y el decreto de Di-s de que la generación moriría en el desierto, dijeron:

«nosotros subiremos y lucharemos».

«אֲנַחְנוּ נַעֲלֶה וְנִלְחַמְנוּ»
Anajnu naalé veniljamnu”.

[Devarim 1:41]

Pero lo intentaron y fallaron.

El pecado de los espías es una mancha en el atributo de jesed/bondad. Los espías querían seguir siendo mantenidos en el desierto, por la bondad gratuita de la Mano de Di-s. Eran recelosos de emplear la fuerza para conquistar y establecerse en la Tierra de Israel. Con el Pecado de los Ma’apilim, Israel giró en la dirección opuesta y mancilló el atributo de Guevurá / Poder. Ellos ascendieron a la montaña a pesar de la campaña de miedo ejecutada por los espías, a pesar de que Moshé les advirtió en Nombre de Di-s que no suban a pelear porque sufrirían una caída.

Jesed y Guevurá son los atributos del corazón principales. Su rectificación es cuando son ‘bondad y rigor ocultos’. En otras palabras, su rectificación es cuando están ocultos en el estrato superior de la mente, “mojín”, el intelecto que canaliza la experiencia emocional tormentosa. Cuando la bondad y el rigor (el amor y el temor) están presentes pero ocultos, su expresión revelada también se rectifica.

Moshé mereció el entendimiento, biná. Si Israel lo hubiera escuchado sus jesed y guevurá habrían estado «cubiertos» bajo el Entendimiento. Pero ellos no escucharon a Moshé y actuaron su propia conciencia, mudaut atzmi, su propio albedrío, de acuerdo a su propia experiencia emocional.

Estos desbordes de las emociones del corazón, para un lado y para el otro, fueron negativos y llevaron a una crisis.

Hemos estado lidiando con el pecado de los Ma’apilim mucho en las últimas generaciones. Rechazamos la vida en el exilio y queremos ascender a la Tierra de Israel y luchar. Esta es una inclinación positiva, pero uno tiene que saber cómo decir «Vamos y subamos» como Iehoshúa y Calev, con fe en Di-s, y no, «Nosotros subiremos» como los Ma’apilim que pensaron triunfarían sólo con «mi poder y la fuerza de mi mano».

[Del libro del rabino Ginsburgh Maaián Ganim, parashat Shelaj]

Anterior Siguiente

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Shabat

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba