Una oportunidad de oro – Parte 2

Shemot – 5778

Parashat Shemot habla del exilio y la redención del pueblo judío desde su primer exilio en Egipto. En esta sección del Zohar, Rabí Shimón compara el exilio egipcio, donde a los judíos les dieron casa y comida, pero fueron esclavizados de todos modos, con los exiliados posteriores y la redención final a través del liderazgo del Mashíaj.


Ven y mira Está escrito: Porque así dice el Señor Dios: Mi pueblo descendió la primera vez a Egipto para vivir allí; y el asirio los oprimió sin causa. (Isaías 52:4)


Los asirios dispersaron a las tribus exiliadas a los rincones más remotos de su imperio y les quitaron y privaron de su propio país. Egipto proveyó a los judíos con todas esas cosas buenas [la tierra de Goshen, casa y comida] y, sin embargo, fue castigado con todos esos castigos [las plagas y la destrucción militar].


Cuánto más será el castigo de Siria y Edom [Europa] y de aquellos otros pueblos que los angustian y los matan y toman sus riquezas. [Este castigo será] en el momento en que el Santo Bendito sea Él decide revelar la gloria de Su nombre sobre ellos. Así está escrito [acerca de la guerra de Gog y Magog]: “Así me engrandeceré y me santificaré, y me daré a conocer a los ojos de muchas naciones, y sabrán que yo soy Dios”. (Ezequiel 38:23). Allí en Egipto [cuando Di-s manifestó Su gloria] hubo un rey [Faraón]. En el futuro [la redención se manifestará Su gloria] a todos los gobernantes del mundo.

Rabí Shimón levantó sus manos y lloró.

La elevación de las manos, que están compuestas por 10 dedos que representan las 10 sefirot, es la manifestación física de la conexión con las sefirot superiores, que son los contenedores de la manifestación de lo Divino. Las lágrimas derramadas por Rabí Shimón fueron un sincero intento de endulzar el duro juicio que previó.

Y dijo: ¡Ay de aquel que esté presente en ese momento [de la venida del Mashíaj] y feliz es la porción de quien esté presente y se encuentre en ese momento!” 

¡Ay de aquel que está presente en ese momento porque en el momento en que el Santo Bendito sea Él venga a redimir a la cierva [la Shejiná del exilio] Él mirará en general a todos los que estén con ella y mirará en particular a todos los que estén con ella! Él mirará las acciones de todos y cada uno de ellos, y no encontrará a alguien que sea digno y justo, como está escrito: “Y miré, y no había quien los ayudará” (Isaías 63:5). Entonces, ¡cuántos problemas tendrá Israel! Feliz es aquel que está listo en ese momento, porque aquel que vive en la fe en ese momento será digno de recibir la luz del gozo del Rey [porque entonces Dios se regocijará en Sus obras]. A ese tiempo el versículo se refiere: “Los refinaré como se refina la plata!”

La plata se refina a través del calor. Las impurezas son quemadas. Así será en el momento de la revelación del Mashíaj.

Los problemas serán como fuego para purificar a los rebeldes y los malvados. El resto será probado en cuanto a su fe, ya que el oro se prueba en la forja del orfebre para comprobar si está libre de impurezas. Felices son aquellos que tendrán la fe que les permita soportar estos tiempos porque verán la dirección de los eventos aparentemente caóticos. Aquellos que no tienen fe estarán sujetos al terror y al temor, lo que les dará la oportunidad de enfrentar el desafío, o no pasar la prueba.

Gal Einai
Gal Einai

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
Gal Einai We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications