Los Cuatro Mundos Del Activismo

LOS CUATRO MUNDOS DEL ACTIVISMO

¿EN QUÉ MUNDO TE ENCUENTRAS?

De la clase del Rabino Ginsburgh, 19 ª Kislev 5775.

Toda persona que sienta la amargura del exilio y sea consciente de que no es el estado natural del pueblo judío, siente un impulso existencial a “revolucionar el mundo”, a traer la redención en cada faceta de la vida judía. Esto fue lo que Rabi Menajem Mendel Schneerson, el Rebe de Lubavitch, gritó cuando llamó a todos y cada uno a “Ker un heint velt” (Idish: “dar vuelta el mundo de hoy”).

La raíz espiritual de cada individuo pertenece a uno de los cuatro mundos espirituales – Emanación-Creación-Formación-Acción (Atzilut-Beriá-Ietzirá-Asiá) en el cual debe producir una revolución. “¿Quién es sabio? Quien conoce su lugar.” Y si no queremos pasar el resto de nuestras vidas en un intento frustrante por hacer una revolución en un mundo que no es el nuestro, cada uno de nosotros debe identificar el Mundo al que estamos asociados y crear una revolución allí. Traer la redención requiere generar una revolución completa y genuina en la realidad, a través de medios pacíficos y agradables, y esto sólo se puede lograr mediante la cooperación entre todos los diferentes tipos de individuos, cada uno de los cuales tiene un talento especial para revolucionar un mundo en particular.

Realidad, Normas Sociales, Educación y Torá
Consideremos cada uno de los cuatro mundos espirituales desde el mundo más bajo hacia arriba, poniendo ejemplos de la revolución que se requiere allí:

El Mundo de Acción, como su nombre lo indica, es un mundo que exige una revolución total en la forma en que funcionan las cosas. El estado actual de las cosas es que es casi imposible crear nuevos asentamientos y se deben tomar medidas para asentar cada colina y tomar una postura firme para desarrollar los asentamientos existentes. El terrorismo que ha golpeado tantas veces, marca una grave violación de la seguridad civil y exige permanecer estrictamente fiel a contratar mano de obra judía. La parcialidad de los medios de comunicación hacia las demandas de la izquierda anti-religiosas y pro-árabes, exige establecer medios de comunicación con opiniones equilibradas. Los problemas de presupuesto exigen una reforma económica que permitirá un desarrollo económico positivo. Muchos de estos ejemplos también tienen un aspecto espiritual, pero en el mundo de la acción, las exigencias de la realidad hablan por sí mismos.

El Mundo de la Formación, el mundo de las emociones, se manifiesta en las normas sociales. En este Mundo uno se mueve de acuerdo a las modas que son actualmente políticamente correctas, incluyendo la ley y el orden (que determinan apropiadamente lo que es deseable o indeseable, permitido o prohibido). Aquí nuestros esfuerzos se encuentran en el ámbito de lo jurídico, estableciendo criterios judíos en la vida pública como la ley. Se debe ofrecer defensa legal para los que defendieron sus vidas contra el enemigo, y las nuevas normas públicas deben cumplidas en el ámbito de los medios de comunicación, de los negocios y la ética médica.

El Mundo de la Creación es el mundo del intelecto, y se manifiesta en el campo de la educación. Aquí nuestros esfuerzos están dirigidos a brindar una auténtica educación judía para todos los niños judíos. Un ejemplo importante es la creación y la introducción de programas de estudio para los estudios seculares enseñados a través de las materias sagradas, que combinan la Torá y la ciencia y el desarrollo de las personas que piensan con una visión del mundo unificado, que contrarreste el conflicto actual de religión versus ciencia. Obviamente, existe también la educación para adultos, que incluye el estudio de la Torat Hanefesh (Psicología judía según las enseñanzas del Jasidismo), y el inicio de una perspectiva orientada a la Torá en la vida pública, etc… Todo esto es parte de la revolución en el mundo de la creación.

El Mundo de la Emanación está totalmente en el reino de lo Divino; es la perspectiva de Dios de la realidad que se manifiesta en la Torá. Puede ser que sea difícil imaginar que sea necesaria una revolución en un mundo tan perfecto, un mundo en el que “esta Torá nunca cambiará”. Sin embargo, incluso las innovaciones de la Torá son un tipo de revolución que llevará al estado final de “Una nueva Torá saldrá de Mí.” La Torá Oral revoluciona al mundo cuando revela referencias a las nuevas ideas que surgen de la necesidad del mundo real, comenzando por “significados literales que son innovados diariamente”, nuevas resoluciones en la ley judía y el pico máximo de exponer completamente nuevas dimensiones de profundidad en la Torá.

La Jerarquía de la Revolución en Cada Reino

Cuando meditamos profundamente en esta idea, podemos ver que todos los mundos se manifiestan en todos los ámbitos y cualquier cambio genuino debe comenzar por profundizar en la Torá para revelar nuevas innovaciones, que luego se integren a través de la educación, dando lugar a un cambio en las normas sociales aceptadas, y de allí hasta que alcancen el ámbito de la acción, que es el propósito final.

He aquí un ejemplo conciso de la esfera de la familia judía, y cómo una revolución en cada mundo puede ayudar a cambiar la situación de hoy en día:
Hombres y mujeres del Mundo de la Acción adoptando una postura práctica alentando matrimonios judíos a través de campañas de formación de parejas, invirtiendo en instituciones de beneficencia que ofrezcan beneficios para las familias numerosas, promocionando la armonía familiar o luchando contra los fenómenos no deseados, como los matrimonios mixtos y el aborto.

Hombres y mujeres de Formación, al detectar que el problema se deriva de las normas sociales distorsionadas, actuarán para hacer cumplir las leyes que promuevan una vida familiar saludable (y oponerse a la legitimación legal y moral de las perversiones). Promoverán el nacimiento, ofreciendo beneficios económicos y mejores oportunidades de trabajo, la creación de un ambiente en los medios de comunicación que fomente buenos matrimonios y el nacimiento. Es evitar los divorcios precipitados y oponerse al progreso individual a expensas de los intereses de la familia.

Los hombres y las mujeres del Mundo de Creación, que sienten que todo depende de la educación, fomentarán la educación de los niños a una vida familiar saludable desde una edad muy temprana, se desarrollarán planes de estudios prematrimoniales para la escuela secundaria, que incluyen el aprendizaje sobre el matrimonio, familia y educación, y también enseñar a los adultos cómo abordar las relaciones, la armonía conyugal, el nacimiento y la vida familiar.

Los hombres y mujeres de Emanación entenderán que lo que impulsa todo esto es profundizar en la Torá para descubrir niveles de referencia nuevos y hasta revolucionarios para estos temas nuevos. Por ejemplo, si a primera vista parece que el Jasidismo del pasado enfatizó el servicio a Dios del varón a expensas de la casa y la familia (o incluso con la separación de su esposa, en cierta medida), la “nueva Torá” de nuestra generación revela que el Jasidismo requiere el desarrollo de las más profundas y satisfactorias relaciones personales y vínculos familiares, y que es la clave para acceder a estos nuevos niveles.

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
Gal Einai We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications