Cómo Relacionarnos con Hashem

Jag haSucot y Simjat Torá. Es un mes de introspección, jeshbón nefesh, de retorno a Hashem, teshuvá, de misericordia, rajamim, de pedido de perdón, slijot.

¿Cuál es nuestro mensaje principal y nuestra tarea principal en el mes de Elul?

MI AMADO
Está escrito: “Ani ledodí vedodí lí.” אני לדודי ודודי לי, “yo para mi amado y mi amado para mí.” cuyas iniciales forman אלול, elul.
Un verso del Cantar de los Cantares, de amor entre el Todopoderoso, el novio, y nosotros la novia, la Congregación de Israel. La relación de la novia, nosotros somos la novia, y Hashem es nuestro amado.

MI REY
Cuando llegan Rosh Hashaná y Iom Kipur elevamos nuestra plegaria al Creador “Avinu Malkeinu”, Padre Nuestro Rey Nuestro. Hashem es nuestro padre y nosotros sus hijos. Y también es nuestro rey, Hashem es el Rey y nosotros sus súbditos, sus siervos. Recibimos el yugo del Reino del Cielo, lo coronamos como rey.
Pero en este mes tiene que haber un sentimiento de amor, lo amamos como la novia ama a su novio, “Yo para mi amado”, y de forma es recíproca Hashem también está enamorado de nosotros, como el novio y la novia, la segunda parte del verso “y mi amado para mí”.
Este es el sentimiento del mes de Elul.

MI REBE Y MAESTRO
Hay otro punto. Elul es un mes durante el cual debemos perseverar más de lo acostumbrado en el estudio de la Torá.
¿Qué sentimiento debemos tener, cómo nos relacionamos con Dios cuando nos sentamos con un libro y estudiamos Torá?
Hay que estudiar Torá en su nombre, sin otro interés que la Torá. Hay que estudiar Torá sabiendo que “Hashem está hablando conmigo”, en la Torá que estoy estudiando.
¿Cuál es nuestra relación? Que Hashem es el rabino, el Rebe, y yo soy su alumno. Es otra clase de relación.
Dice el verso de Ishaiahu 48 17: “Yo soy Havaiá tu Elokim, te enseño para tu beneficio”, te enseño para beneficio.

MI GUÍA
Está dicho: “Te guío por el camino en que andarás”. Es una relación diferente, ya es la cuarta.

Entonces ya tenemos las cuatro clases de relaciones:
La relación por amor. Está escrito que la relación por “amor” se siente cuando rezamos. Al rezar a Hashem lo hago como un hijo que ruega ante su padre, Nuestro Padre, el padre misericordioso.
Relación como rey. Cuando acepto el yugo del reinado y lo deseo. Soy feliz de tener un rey y conductor que me dice exactamente hacer lo mejor para mí y para todos. Ese es un rey.

Como un alumno, cuando Hashem me enseña para beneficiarme, y me guía por “el camino que debo seguir.”

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba