El Segundo Califato

EL SEGUNDO CALIFATO

UNA CARGA PARA EL HOMBRE NORMAL

Por el rabino Nir Manusi – Agosto de 2014

Isis, establecer el segundo Califato a toda costa
Dos eventos, dos standars, un fenómeno similar: Israel se retiró de Gaza y el renacimiento de Hamas como partido gobernante financiado por millones de dólares. Estados Unidos se retira de Irak y renace al-Qaeda en la forma de “Estado islámico” (Isis), peor que la anterior. En ambos casos allanar el camino en favor de los movimientos islámicos yihadistas increíblemente crueles, que no descansarán hasta que impongan la ley islámica sharia en sus países, y luego en todo el mundo, no importa cuántos cadáveres decapitados e incinerados necesiten dejar a su paso para lograr su malvado objetivo.

El colapso del post colonialismo

El concepto detrás de estos dos retiros también es similar: el mundo occidental moderno que quiere limpiarse de cualquier rastro del “pecado original”, su colonialismo arrogante con el cual salió a conquistar el mundo a principios de la era moderna. Desde el principio del siglo XX los intelectuales occidentales se ocuparon obsesivamente en consolidar y enseñar la ética “post-colonial”, de acuerdo con la cual ninguna sociedad tiene el derecho de controlar a otras sociedades o presumir de conocer lo que es bueno para ellas, y el derecho de cada nación a la autodeterminación y la soberanía

Lo que estamos viendo ahora en los países donde el Islam fundamentalista levanta la cabeza, es el comienzo de la caída de este concepto. Ni una sola vez el colonialismo fue un éxito, la historia demuestra que ha fracasado, pero sin embargo parece que algunos pueblos no pueden llegar a controlarse a sí mismos. Si se les da las riendas enseguida asumen el poder los corruptos que hay entre ellos, e inmediatamente se desmoronan por el acantilado su carreta (no sin antes atar a ella a todos los que les rodean).

En el caso de los países donde se está elevando el Islam radical, no es sólo su problema. Los movimientos yihadistas se propagan por el este de Asia, Sudáfrica y Europa Occidental. El yihad es el nuevo nazismo, y tal como él constituye una amenaza global. No es descabellado imaginar que los historiadores del futuro nos describan en medio de una tercera guerra mundial entre el mundo árabe y la cultura occidental, que estalló el 11 de septiembre de 2001, la cuestión es sólo cuándo lo vamos a reconocemos.

La Hermana Mayor

Mientras tanto, los historiadores del presente nos educan a burlarnos de la noción del imperialismo británico, “La Carga del Hombre blanco” (La carga del hombre blanco http://es.wikipedia.org/wiki/La_carga_del_hombre_blanco). Este concepto describe el deber que tiene a sus ojos de que el imperialismo se haga cargo de las naciones nativas primitivas conquistadas. Esa “carga”, sostienen, no es más que la giba de la arrogancia del hombre blanco, que afirma ser superior a otras razas, y el papel de nuestra generación es desinflar esa joroba y pasar a la era de las democracias independientes.

Pero el auge del islamismo radical en todo el mundo nos obliga a revisar esta idea. La frase “hombre blanco”, sin duda es algo que vale la pena reemplazar por “hombre occidental”. En vez de “carga” podría ser mejor “obligación” o “misión”, y por supuesto no hay que incluir a todo el mundo no occidental como el objeto de esa misión. Pero la idea misma de que la cultura moderna occidental está relativamente más desarrollada, y es más responsable que algunas otras sociedades, y en tal caso debe tomarlas bajo su protección, conlleva un concepto parecido a esa carga arrogante a pesar de las mejores intenciones. La intención no es controlar de forma permanente, sino involucrarse y supervisar hasta que se establezca un gobierno capaz de sostener las riendas del poder con manos estables y confiables.

El Occidente tiene que despertarse de su sueño dogmático post-colonial y entender que si no toma la responsabilidad de los países donde el Islam radical está golpeando, estos países se derrumbarán y se los llevarán con ellos. Entre el paternalismo (una relación de padre) de los imperios demasiado arrogantes del pasado y la fraternidad (una relación de hermandad) demasiado tolerante del modelo liberal, el occidente tiene que establecer un modelo de hermano mayor -o mejor, hermana mayor- en relación a las naciones subyugadas por el Islamismo fundamentalista: una intervención autoritaria de su gestión, no para cortarles sus pies, sino para que se paren sobre ellos.
En este despertar nosotros los judíos tenemos un papel importante, proporcionar un mapa y una brújula dentro del judaísmo. Después de todo, las dos religiones gigantes que luchan ante nosotros (¿y cómo no?, se trata de religiones que tuvieron nacimiento de la Torá, y si es así, también podría radicar en ella la clave para traer la paz. Puede ser que esa es “nuestra misión”: servir de madre del cristianismo y el islam, que las regresan a su raíz y hace la paz entre sus culturas.

Al Hamas hay que derribarlo

El romano Catón el Viejo terminaba todos sus discursos con la frase “Hay que destruir Cartago”. Pero ahora nosotros tenemos que terminar cada artículo con las palabras “el Hamas hay que derribarlo”. Los funcionarios del Hamas han declarado públicamente una y otra vez que no iban a dejar de atacarnos hasta matar o expulsar al último de los judíos de Israel. La cantidad de víctimas de ambos lados que producirá este operativo será mucho menor que seguir con esta carga de las escaramuzas sin fin.

Pero como continuación de lo que acabamos de decir, debemos agregar que después de derrocar a Hamas, tenemos que tomar el patrocinio active de la población civil, y con la ayuda internacional establecer un gobierno, incluyendo el sistema de educación y la economía, cuidando de ella mejor que lo que ella sabe cuidarse a sí misma. “Donde no hay hombres” que sepan gobernarse a sí mismos, “trata de ser un hombre” que se preocupe por ellos en su lugar.

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link