Nunca temas

nunca temas

Jasidut de la Parashá

Vaietzé: Y Salió

Nunca temas

 La respuesta de Iaacov a su sueño de la escalera es el miedo: “Y tuvo miedo y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar!” (Génesis 28:17). Los sabios explican que el sueño de Iaacov está relacionado con el sitio del Templo en el Monte Moriá (como explica extensamente Rashi ). En la atadura de Itzjak, que se desarrolló en el mismo lugar, Dios por medio del ángel le dice a Abraham: “Ahora sé que temes a Dios” (Génesis 22:12).

Pero Dios responde al temor de Iaacov con palabras tranquilizadoras y una promesa: “He aquí, estoy contigo y te protegeré dondequiera que vayas”. Esto se hace eco de la declaración repetida en las profecías tanto de Ishaiahu como de Irmiahu: “No temas, siervo mío Iaacov”. De hecho, los sabios conectan estas dos declaraciones, las palabras tranquilizadoras de Dios y las profecías de los profetas. 

El midrash explica que los ángeles que Iaacov vio en su sueño ascender y descender eran los ángeles ministradores de las naciones del mundo. La historia es una larga serie de ascensos y descensos de naciones e imperios. Pero, cuando Iaacov vio al ángel ministrador de Edom en su sueño, ascendió pero luego, a diferencia de los otros ángeles de las otras naciones, no descendió sino que continuó ascendiendo, “En ese momento”, dice el midrash, “Iaacov tuvo miedo y dijo: ‘Quizás este (ángel) nunca descenderá. El Santo Bendito le dijo: ‘Y tú, no temas, mi siervo Iaacov, y no te asustes Israel’. Aunque te parezca que asciende hasta alcanzarme, es de allí que lo haré bajar”.

Canción del Shabat por la noche

La expresión “No temas, mi siervo Iaacov” se convirtió en el estribillo de un conocido canto litúrgico que se canta el Shabat por la noche, después de la partida del Shabat. Jasidut explica que después de la partida de Shabat, el miedo puede apoderarse de la persona. Cuando el Shabat desciende sobre nosotros, Dios extiende un tabernáculo de paz a nuestro alrededor. Durante todo el Shabat, disfrutamos de su reconfortante sombra, una muestra del mundo venidero. Pero inmediatamente después del Shabat, cuando el alma extra nos deja con nuestros problemas semanales, sentimos la noche oscura afuera y podemos temer los días difíciles de la semana que nos esperan, días sin un sentimiento de santidad Divina revelada.

Así es exactamente como se siente Iaacov cuando deja la Tierra de Israel. Sale de Beer Sheva (Sheva significa ‘siete’), aludiendo al séptimo día y llega a un lugar oscuro. Los ángeles especiales de la Tierra de Israel que lo protegieron lo abandonan y son reemplazados por ángeles de las tierras fuera de Israel, que están en un nivel inferior. Iaacov necesita una promesa especial, “He aquí, estoy contigo” y no tienes nada que temer”.

Iaacov estaba huyendo de su hermano. Pero también tenía una misión positiva: construir su propia casa, la “Casa de Israel”, y elevar todo lo que pudiera elevarse de su encuentro con Labán. Así también, el Shabat por la noche, cuando cantamos “No temas, mi siervo Iaacov”, nos preparamos para salir con confianza a los días de semana y realizar con éxito el servicio de los días de semana para depurar y elevar la realidad mundana.

Teme solo a Dios

El miedo de Iaacov es el miedo que tiene la nación de Israel cuando se enfrenta a los largos años de exilio inminente. “Y Iaacov salió” al amargo destierro, a sufrir bajo el yugo de diferentes reinos, disturbios y genocidios. La parte más aterradora de todo es que no ver la luz al final del túnel. El ángel amenazante sube y sube por la escalera y nos sentimos tan pequeños y débiles. Pero no temas: “Y tú, no temas, mi siervo Iaacov”, dice Dios, “y no te asustes, Israel, porque he aquí que yo te salvaré de lejos”.

Las muchas generaciones que pasaron su vida en el exilio tienen un papel muy importante que desempeñar. Deben seguir comprometidos con las acciones positivas, con optimismo y alegría.

¿Cómo superamos el miedo? Con temor al Cielo. Cuando el Baal Shem Tov era un niño pequeño, su anciano padre Rabi Eliezer falleció. Antes de morir, le dijo a su hijo: “Isrulik, ama a todo judío y no temas a nada excepto a Dios”.

Esta guía, que debería acompañarnos desde una tierna edad, se explica en profundidad en varias enseñanzas jasídicas. La versión abreviada es que cuando se despierta un sentimiento de miedo dentro de nosotros, debemos endulzarlo. Tenemos que entender que todos los miedos del mundo son en realidad miedos caídos; miedos que se han separado del único miedo verdadero que una persona debe tener en la vida: temor al Cielo (irat shamaim). Cuando llevamos en nuestro corazón que debemos temer solo a Dios, todos los demás temores caídos se desvanecen. El temor de Dios es un temor muy dulce, porque Dios está de pie sobre nosotros, prometiendo que Él está velando por nosotros. Dios solo desea lo mejor para nosotros.

Con este dulce miedo, Iaacov endulza el miedo que irrumpe en él cuando está a punto de dejar la tierra de Israel y emprender su viaje al exilio, a Jarán, a la casa de Labán. Lo hace al revelar y amplificar su profundo temor al cielo, “Y él tenía miedo y dijo cuán maravilloso es este lugar… esta es la puerta del Cielo”. Por lo tanto, “No temas, mi siervo Iaacov”.

Nosotros también tenemos la tarea de hacer lo mismo en cada generación. Elevar y amplificar nuestro Temor al Cielo para endulzar todos los demás miedos que podamos tener.

0 Shares

Lo nuevo de Gal Einai

Reciba las últimas actualizaciones

Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

No hay spam, sólo notificaciones sobre nuevos artículos, actualizaciones.

{{ reviewsTotal }} Review
{{ reviewsTotal }} Reviews
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}
En tendencia

Artículos más populares

Protegiendo nuestra Cordura

Protegiendo nuestra CorduraAdaptado de una clase de Rabi Ginsburgh sobre Torá y Psicología, Chile, 5769 Ofidiofobia (miedo a las serpientes) Rosh Hashaná es el día

SUCA Y MEZUZA

COLOCACIÓN DE LA MEZUZÁ EN LAS OFICINAS DEL FORO PARA EL JUDAÍSMO EN RUSIA si no ves las letras hebreas descarga la versión PDF Ierushalaim

Ir arriba
Apoya

registrate dona

Copy link