El Fuego y la Ceniza

La instrucción del servicio del Templo de cada día se abre con el precepto de “la ofrenda de la ceniza” que leemos el primer día de la parashat Tzav. El sacerdote sube al altar exterior (suena más lindo: “hacohen olé al hamizbeaj”, ¿verdad?) con el atizador en la mano, toma las cenizas del carbón (deshen, דשן, lit. fertilizante. [carbón de la palabra corbán, “sacrificio”]), baja y deposita las cenizas en el suelo del patio cerca de la rampa. Sólo entonces comienza a preparar las maderas sobre altar para encender el fuego: [Vaikrá 6:6]

“Un fuego constante habrá sobre el altar, que no se apague”.

“אֵשׁ תָּמִיד תּוּקַד עַל הַמִּזְבֵּחַ לֹא תִכְבֶּה”

Esh tamid tukad al hamizbeaj, lo tijbé

La plegaria, que cada día es nuestra ofrenda de sacrificio personal, “Las plegarias se establecieron a cambio de las ofrendas perpetuas”. Pero base para la oración ocuparse de las fertilizante de la ceniza/fertilizante, es decir, reconocer como dijo Abraham “soy polvo y cenizas”. Es la cualidad de modestia y humildad, como está escrito en la Mishná “No se va a rezar sino solemnemente [con sumisión y humildad]”.

La oración en sí misma que surge así es un gran fuego ardiente de amor que se eleva a lo alto, “un fuego eterno” que consume la ofrenda diaria perpetua. Después de que la persona se ve a sí misma como cenizas, entonces esta ceniza expresa amor a Dios. Este es el secreto de las “ofrendas de ceniza”: el fertilizante se sublima y se eleva hasta el infinito.

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
Gal Einai We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications