Esta Tierra es Mía

Versión PDF

Por el Rabino Itzjak Ginsburgh

Camino a tierra santa

Se están haciendo preparativos de última hora para la entrada del pueblo judío a la Tierra Prometida. La emoción va en aumento porque a cada tribu se le va a asignar su parte. La directiva central que apareció en la Parashat Pinchas se repite en Parashat Masei: “Darás la tierra como herencia a tus familias por sorteo; al grande, le darás una herencia más grande y al pequeño le darás una herencia más pequeña; donde sea que caiga el sorteo será suyo; según las tribus de tus padres, heredarás”.

El versículo anterior presenta dos métodos diferentes para dividir la tierra: por lotería y razonando por sentido común, de acuerdo con el tamaño de cada tribu. Los sabios describen un tercer método intermedio, a través del espíritu Divino:

Elazar [el cohen] se puso los urim vetumim y Iehoshúa y todo el pueblo judío se pararon frente a él. Junto a él estaba la urna con una boleta para cada una de las tribus y una boleta para cada uno de los territorios de la tierra. Él [Elazar] predeciría las parejas a través del espíritu Divino [según el urim vetumim] y diría [por ejemplo], “Se sacará la de Zevulun y el territorio de Aco saldrá con él”. Sacó una boleta de la urna de las tribus y la de Zevulun estaba en su mano, sacó una boleta de las fronteras y la frontera de Aco estaba en su mano… y así fue para todas y cada una de las tribus.

Sentido común, intuición y fe.

Antes de ver cómo estos métodos de dividir la tierra corresponden a nuestra generación actual, primero notaremos su correspondencia con tres formas de servir a Dios en tres niveles diferentes de la psique.

La primera forma de servir a Dios es a través de la acción, al guardar Sus mandamientos. Nuestras acciones se rigen por el intelecto (שֵׂכֶל, sejel), que juzga qué acciones están permitidas y cuáles están prohibidas de acuerdo con la ley de la Torá. Esto corresponde a dividir la tierra en relación con el tamaño de la tribu, lo cual concierne al sentido común.

La segunda forma en que servimos a Dios es refinando nuestras emociones de una manera que va más allá de cumplir con la letra estricta de la ley. Esto lo logramos cultivando nuestra intuición y desarrollando una sensibilidad que proviene de un conocimiento interior (דַּעַת, daat) de Dios. Esta forma corresponde a dividir la tierra de acuerdo con el espíritu Divino, a través de los urim vetumim, que yacen reposa sobre el corazón de Elazar.

El tercer y más alto nivel de servicio a Dios es a través de la fe (אֱמוּנָה, emuná) y una dedicación que está por encima de toda lógica, tanto que dedicamos totalmente nuestra vida a Él. Esto manifiesta nuestra conexión directa con el Todopoderoso y corresponde a dividir la tierra por medio de un sorteo, cuyos resultados dependen completamente de Su voluntad.

Dios me dio esta tierra

Ahora, hay tres razones por las que deberíamos aferrarnos a la tierra y no dar ni siquiera un milímetro de ella a otros. Estas tres razones corresponden de manera similar con las tres formas en que la tierra se dividió cuando el pueblo judío cruzó por primera vez sus fronteras.

La primera razón es sobre todo, la santidad de la tierra que Dios nos ha dado. Esta razón corresponde a dividir la tierra por sorteo. La tierra de Israel es nuestra suerte, una parte indispensable de nuestra esencial fe judía.

La segunda razón es más emotiva, la necesidad de expresar nuestra gratitud al Todopoderoso que nos ha dado esta tierra como herencia; ¡No podemos regalar nuestro amado regalo!

La tercera razón es la que enfatizó el Rebe de Lubavitcher en particular: el factor de seguridad, que es puro sentido común.

Milagrosamente, los resultados de los tres métodos para dividir la tierra fueron absolutamente idénticos y, cualquiera que sea la razón para mantener la tierra, los resultados siempre serán los mismos: toda la tierra de Israel para el pueblo judío.

 


Parashá Masei

https://galeinai.org/GalEinaiv1/2018/07/12/el-sendero-misterioso/

Maljut: Política y Cabalá: Rectificación del Estado de Israel

https://galeinai.org/GalEinaiv1/2018/12/12/universidad-de-la-tora/

 

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
Gal Einai We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications