LOS 3 DEPREDADORES parte 2

El León, El Lobo y La Serpiente y Los Orígenes de la Ansiedad

Parte 2: Dan y la Serpiente

יְהִי דָן נָחָשׁ עֲלֵי דֶרֶךְ שְׁפִיפֹן עֲלֵי אֹרַח הַנּשֵׁךְ עִקְּבֵי סוּס וַיִּפֹּל רֹכְבוֹ אָחוֹר: 
Sea Dan una serpiente en el camino, una víbora en el sendero, 
mordiendo el talón del caballo, de modo que el jinete caiga hacia atrás.

La serpiente. Entre el lobo y el león

De acuerdo a esta explicación ¿quién es Dan? Vemos también aquí algo extraordinario. En varios lugares de las enseñanzas de los sabios está traído el tema de la serpiente, el león y el lobo, sin conexión con las bendiciones de la parashá de la semana. Como está explicado en nuestro libro de medicina, el lobo corresponde en la psiquis a las sefirot de conductuales Netzaj, Hod y Iesod, el león a las sefirot emocionales Jesed, Gueburá y Tiferet y la serpiente afecta justamente el intelecto, Jojmá Biná y Daat. Entonces hubiera pensado que el נחש , najash, la serpiente en lo sagrado –de guematria חושים , jushim, “sentidos”, y משיח , mashiaj– es más elevada que el león, אריה , arié. Pero no es así, aquí el rey es el león.

Antes digamos cómo está explicado en el libro de medicina: toda enfermedad es un resultado del pánico o la ansiedad, חרדה, jaradá. Está el miedo a la violación, el lobo; el miedo a morir, el león, que me coma y sobre todo vivo; y la serpiente es el miedo a la locura, el trastorno mental (טירוף דעת , tiruf daat) Así está explicado allí, uno de nuestros fundamentos más importantes en muchos contextos diferentes. 

Pero aquí resulta que Dan está debajo de Iehudá, aunque están muy relacionados, de todas maneras Iehudá es el rey. Está traído explícitamente en Jasidut que la serpiente de Dan está en el medio, entre el animal pequeño, el lobo que depreda y come, y el león, que atrapa y come. Aquí también hay que entender, hay algo en esta serpiente que no necesita placer, “¿qué deleite tienes?”. Ante todo, es muy típico en el Talmud que esto venga de Reish Lakish, porque él es quien sabe cómo se come una presa. También que se sorprenda por la serpiente, tiene que ver con su pasado como jefe de una banda de delincuentes. Hay algo en la serpiente en verdad más elevado que el león.

Pero aquí, en las bendiciones de Iaacov a las tribus, la serpiente de Dan se incluye y está por encima del lobo de Biniamín pero no llega a incluirse en el león de Iehudá. ¿Cuándo llega? En las bendiciones de Moshé Rabeinu (que como dijimos provienen de una fuente más elevada del intelecto que las de Iaacov). En esas bendiciones de Iaacov, esta serpiente, Dan, está sobre Biniamín pero todavía por debajo de Iehudá. ¿Y cuándo alcanza a Iehudá y se incorpora en él? Para esto hace falta una mentalidad más interior y esencial, y por eso justamente por medio de Moshé Rabeinu, quien al final de la Torá lo bendice que sea un cachorro de león, como Iehudá.
¿Cuál es el nivel de Dan? Está explicado que Dan es la amargura, מרירות , merirut. La amargura de juzgarse a sí mismo, “Dan iadín”, con el sentimiento de saberse lejano del nivel de Iehudá. Es más elevado que Biniamín, al borde de entrar al mundo de Atzilut donde existe bitul bemetziut, “anulación de la existencia, donde “el león atrapa y come”, pero no llega hasta allí. Es un judío simple que observa al tzadik, al rey, se identifica mucho con el rey pero al mismo tiempo siente que está muy alejado. Existencialmente está muy alejado de ese nivel y por eso se amarga. Ese es el veneno amargo de Dan. ¿Qué hace mientras tanto, con la amargura de saber que no es Iehudá? Mientras tanto “muerde los talones del caballo, y su jinete cae para atrás”. Es inteligente y sabe que el motivo de que no llega aun al nivel de rey como Iehudá, son las transgresiones que pisa con su talón.

¿Quién es el caballo que ataca? El caballo simboliza correr tras los deseos, tras la parnasá, el sustento. Todos los esfuerzos de la persona que corre tras las cosas de este mundo, el mundo de la mentira, es el caballo de lo opuesto a lo sagrado. Dan es bastante sabio como para comprender que esos caballos, todos sus esfuerzos y impulsos por las cosas de este mundo, son los que lo alejan de forma abismal de ese lugar donde desea estar, donde debe estar. Y por eso está escrito que se cuida lo más posible de no trasgredir aquellas pequeñas mitzvot que la persona pisa con su talón (desprecia), y por eso trata de derribar al caballo, sobre el cual cabalga ni más ni menos que el samej mem, el Satán. Todo esto es el servicio Divino representado por la serpiente de Dan de lo sagrado.

La moraleja de esta enseñanza del Jasidut, para cada uno de nosotros, es que si quieres derribar al samej mem, al instigador, al Satán que te provoca sufrimientos a ti y a todo el mundo, hay que morder los talones del caballo. Y todo proviene de todas aquellas cosas que la persona desprecia, descuida, cosas aparentemente pequeñas que pisa con su talón. Todo esto es la explicación de la bendición “Sea Dan una serpiente en el camino, una víbora en el sendero, morderá el talón del caballo, y su jinete caerá hacia atrás.”

Gal Einai
Gal Einai

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap
Gal Einai We would like to show you notifications for the latest news and updates.
Dismiss
Allow Notifications