Parte 13: Los Elementos de la Fe

Los Elementos de la Fe

Arriba está el mandamiento:

“Yo soy Di-s, tu Di-s, quien te sacó de la tierra de Egipto, afuera de la casa de la esclavitud”.

Este, el primero de los Diez Mandamientos, es la mitzva de creer en Di-s.

En particular, creer en Di-s implica:

 

  • creer en la existencia de Di-s, que es un Di-s.
  • creer que Di-s es omnipotente.
  • creer que Di-s, en Su providencia por sobre todo, redime cada alma de su esclavitud.

Las primeras tres palabras de este versículo, Yo [soy]”, “Di-s” y “tu Di-s”, significan en cabala: la esencia de Di-s, Su luz trascendente y Su luz inmanente, respectivamente. El hecho de que el sufijo “tu” (en el singular) esta unida a la tercera palabra –la inmanencia de Di-s, como se experimentó en el exodo de Egipto- indica que Di-s, el redentor, se relaciona personalmente a cada individuo.

Claramente, estos tres aspectos de Divinidad corresponden a los tres elementos de fe enunciados arriba: un judío cree en la real existencia de Di-s, como esta dicho: “Yo soy el que soy”. La luz trascendente de Di-s es aludida como la luz que “rodea todos los mundos”, “rodear” la realidad implica el poder de controlarla. La fe en que Di-s, en su providencia integral redime el alma de la esclavitud, corresponde a Su luz inmanente, la luz que “llena los mundos”.

Pero para que la luz inmanente de Di-s –Su providencia Divina general- nos saque de Egipto (un lugar reputado como sin escapatoria natural) debe recibir fuerza de Su luz trascendente. Estas dos luces se deben unir como el novio y la novia, cuya unión es efectuada realmente por el poder de la propia esencia de Di-s. Y así, los tres niveles de Divinidad se unen para redimirnos de Egipto: “Yo soy Di-s, tu Di-s, quien te sacó de la tierra de Egipto, afuera de la casa de la esclavitud”.

Arriba está el mandamiento:

Yo soy Di-s, tu Di-s, quien te sacó de la tierra de Egipto, afuera de la casa de la esclavitud”.

Este, el primero de los Diez Mandamientos, es la mitzva de creer en Di-s.

En particular, creer en Di-s implica:

  1. creer en la existencia de Di-s, que es un Di-s.
  2. creer que Di-s es omnipotente.
  3. creer que Di-s, en Su providencia por sobre todo, redime cada alma de su esclavitud.

Las primeras tres palabras de este versículo, Yo [soy]”, “Di-s” y “tu Di-s”, significan en cabala: la esencia de Di-s, Su luz trascendente y Su luz inmanente, respectivamente. El hecho de que el sufijo “tu” (en el singular) esta unida a la tercera palabra –la inmanencia de Di-s, como se experimentó en el exodo de Egipto- indica que Di-s, el redentor, se relaciona personalmente a cada individuo.

Claramente, estos tres aspectos de Divinidad corresponden a los tres elementos de fe enunciados arriba: un judío cree en la real existencia de Di-s, como esta dicho: “Yo soy el que soy”. La luz trascendente de Di-s es aludida como la luz que “rodea todos los mundos”, “rodear” la realidad implica el poder de controlarla. La fe en que Di-s, en su providencia integral redime el alma de la esclavitud, corresponde a Su luz inmanente, la luz que “llena los mundos”.

Pero para que la luz inmanente de Di-s –Su providencia Divina general- nos saque de Egipto (un lugar reputado como sin escapatoria natural) debe recibir fuerza de Su luz trascendente. Estas dos luces se deben unir como el novio y la novia, cuya unión es efectuada realmente por el poder de la propia esencia de Di-s. Y así, los tres niveles de Divinidad se unen para redimirnos de Egipto: “Yo soy Di-s, tu Di-s, quien te sacó de la tierra de Egipto, afuera de la casa de la esclavitud”.

Rav. Jaim Frim
Rav. Jaim Frim

También puede que te guste...

Adar

Entradas recientes

Comentarios

Deja un comentario

suscripción

Sucribete a nuestro magazine

Ir arriba