Colabora con el instituto

(Raban Gamliel ben Rabi Iehuda haNasí) 

También decía:

“Un patán no puede ser temeroso del pecado y un am ignorante no puede ser un jasid.”

El rabino Ovadia de Bartenura explica esta mishná: Un patán (en hebreo, patán, bur, significa también “bruto” y “pozo”, bor) está vacío de todo, y ni siquiera sabe cómo hacer negocios. El patán también es peor que un am haaretz (literalmente, “un hombre de la tierra”, pero implicando un ignorante) porque aunque el am haaretz no puede ser un jasid, o sea, literalmente, una persona piadosa (que hace más de lo que exige la letra estricta de la ley), todavía puede temer al pecado, porque es un experto en negocios.

Según Bartenura, un patán es una persona que no comprende cómo funcionan las cosas en este mundo; es como un campo en barbecho sin arar (llamado sdé bor, en hebreo). La persona tiene que ser como un campo arado. Arar también puede significar tener pensamientos profundos que hacen “surcos” en el cerebro. El am haaretz en nuestra mishná es una buena persona. Está inmerso en la sociedad y mantiene relaciones civilizadas con los demás, aunque no estudió Torá. Así, un am haaretz también puede temer al pecado, porque “miedo” significa “sensibilidad” y la sensibilidad para no pecar ante Dios comienza con la sensibilidad hacia otras personas.

De nuestro patriarca Itzjak podemos aprender a convertir un campo en barbecho en un campo arado. “E Itzjak salió a conversar en el campo”. (Bereshit 24:63) Primero observemos que Itzjak (יִצְחָק) es igual a patán (בּוּר). Según los sabios, sabios, [Pesajim 88a.] Itzjak fue a conversar, que significa orar, en el Monte Moriá, el Monte del Templo, y a eso se le atribuye haberlo llamado “campo”. Itjzak sale al campo para hacer un recuento personal, para arar lo más profundo de su alma y para orar ante Dios desde lo más profundo de su corazón. Esto es como arar el campo y volverse sensible al pecado, es decir, temeroso del Cielo. Pero por mucho que Itzjak pudo arar su propio “campo”, también es el padre de Eisav, a quien se describe como “un hombre del campo”. Eisav permaneció en barbecho, desprovisto del temor al cielo, temor al pecado o sensibilidad hacia los demás.

Para obtener una comprensión más profunda del concepto de am haaretz, veamos el comentario del rabino Ovadia de Bartenura sobre otra mishná de Avot, que dice: “[Quien dice,] ‘Lo mío es tuyo, y lo tuyo es mío’, es un am haaretz“. [5:10.] 

El rabino Ovadia escribe que de acuerdo con esta mishná el am haaretz es una persona “que se beneficia y beneficia a los demás por igual”. De hecho, tal conducta desarrolla la tierra. Pero esta persona no conoce el versículo: “El que aborrece los regalos, recibirá la vida”. [Proverbios 15:27.] Este es el [significado] del término am haaretz en todos lados. Se refiere a un individuo que quiere desarrollar la tierra, pero no tiene la sabiduría para identificar cómo refinarla adecuadamente.

Volviendo a nuestra mishná en el capítulo 2, que establece que un am haaretz no puede ser un jasid. Aquí también, el am haaretz es una buena persona con buenas intenciones. Sin embargo, carece de la sabiduría de la Torá para comprender la forma correcta de hacer cambios para rectificar la sociedad y desarrollar el mundo. Hay mucha gente buena en la política hoy que encaja en esta descripción exacta. De esto aprendemos que para ser un verdadero jasid, uno tiene que saber cómo refinar correctamente la sociedad estableciendo las metas y la forma de conducta de acuerdo con la Torá.

La explicación del Notzer Jesed

En su comentario sobre la Mishná titulado Notzer Jesed, “Crea Bondad”, el Rebe de Komarna explica nuestra Mishná de una manera completamente diferente. Explica que un patán es una persona que estudia Torá, reza y cumple todas las mitzvot meticulosamente, pero es como un pozo de agua estancada. “Tal como fue ayer, así permanece hoy”, sin renovación en su servicio a Dios. Un patán como este no teme al pecado. El pecado significa carencia. Una persona que no tiene la sensación interior de estar perdiendo una oportunidad para renovarse tampoco sentirá que ha perdido otras oportunidades en su servicio a Dios. En su opinión ya es perfecto. Esta explicación también se aplica a una persona que posee el atributo del temor, como el patriarca Itzjak (cuyo nombre equivale al mismo valor que la palabra para “patán”, como se indicó antes). Itzjak es descrito en la Torá como cavando pozos, buscando agua viva que surja a la superficie. Así, es el ejemplo de una persona que ha rectificado el estado de estancamiento.¿Quién es el amhaaretz según el Rebe de Komarna? Sorprendentemente, explica que es el verdadero, sagrado y puro tzadik. ¿Por qué, entonces, un individuo que ha dedicado su vida a servir a Dios sería un amhaaretz? Aunque santo y puro, todavía no ha logrado la completa anulación de sí mismo. En el fondo todavía se siente sutilmente como un ser separado, aunque sirva a Dios; y por lo tanto no está completamente anulado a la voluntad Divina. ¡Incluso una persona tan grandiosa no puede ser un jasid! Un jasid, argumenta el Rebe de Komarna, es alguien cuyos actos tienen como objetivo servir al Creador sin ningún interés propio. De hecho, el Zohar define al jasid como alguien cuyas acciones son para beneficio del Creador. [II, 114b.] Su único propósito es glorificar el Nombre de Dios en el mundo.

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios