Colabora con el instituto


«Moshé recibió la Torá de Sinai y la transmitió a Iehoshúa, Iehoshúa a los Ancianos; los Ancianos a los Profetas; y los Profetas la transmitió a los Hombres de la Magna Asamblea».

«Moshé recibió la Torá en el Sinaí» – Torá con humildad


Moshé recibió la Torá del Atributo de Humildad


«Moshé recibió la Torá del Sinaí». Esto se refiere al nivel del monte Sinaí, que es la montaña más baja, una cuestión de humildad, que es el nivel característico de Moshé, de quien se dice: «Y el varón Moshé era muy humilde, más que cualquier otro hombre sobre la faz de la tierra.»

Una chispa de Moshé – la humildad en cada alma judía 


Esto también es cierto de la chispa de Moshé en cada judío, según lo expuesto en el Tania1 en relación con el versículo: «¿Qué demanda Havaiá tu Dios de ti, sino el temor a Havaiá tu Dios?» Los sabios preguntan: «¿Puede el temor a Dios ser considerado algo insignificante?”, y responden: «Sí, para Moshé fue algo insignificante.» Rabí Shneur Zalman de Liadi, el Alter Rebe, explicó que esto realmente se puede afirmar con referencia a cualquier judío, debido a la chispa de Moshé que se encuentra en cada uno de nosotros. 


El tema completo del versículo «¿Qué demanda Havaiá tu Dios de ti, sino temer [a Él]» se refiere a la humildad? Esto se puede aprender de la palabra «qué» (מַה , ), que alude al atributo de Moshé de la abnegación, como él mismo dijo, «Y nosotros qué somos»2. El temor a Dios es una cuestión de altruismo, la palabra aramea para «si» (אִין , in) alude al atributo de la “nada” (אַיִן , ain); «algo insignificante» se refiere al hecho de que a nuestros ojos ellos son «algo insignificante.»

Un ser individual que se considera «despreciable», se relaciona con el secreto de «quien es pequeño es un rabino3». Alguien pequeño es especialmente apropiado para ser un maestro de la Torá en quien brilla el alma de Moshé, como se nos enseña en Cábala que existe una «extensión de Moshé en cada generación.» Esta es también la idea cabalística en cuanto a la expresión «humildad [es decir, ser ‘despreciable’] es más grande que todo”, referido por Rabí Iehoshúa ben Levi, que alude a Iehoshúa quien recibió la Torá de Moshé, fue un Levita [ben Levi], como afirma la Mishná: «Moshé recibió la Torá en el Sinaí y la transmitió a Iehoshúa».

Los Secretos de la Humildad en el Sinaí 


La guematria de «Sinaí» (סִינַי ) más uno (el kolel) es igual a «humildad» (עַנָוָה , anavá). Como cada una de estas palabras tiene cuatro letras, cada letra se puede multiplicar por la letra correspondiente en la otra palabra (un procedimiento llamado Haka´a pratit, multiplicación individual). El producto de esta multiplicación es 5050, que es el número triangular de 100, (la suma de los número desde 1 hasta 100) aludiendo a la belleza perfecta (יֹפִי, de valor numérico100), y también es igual a 10 veces 505, el valor numérico de Sará (שָׂרָה ), conocida por su belleza. Por otra parte 100 alude al versículo «¿Qué demanda Havaiá tu Dios de ti?» en referencia a la interpretación de los sabios: “No leas ‘qué’ (מַה , ), sino ‘cien’ (מֵאָה , meá)». Esta letra adicional en esta nueva interpretación del versículo, la alef, ¡lleva a 100 el número total de letras en el verso! La nueva interpretación del versículo alude a la mitzvá de decir cien bendiciones cada día.

Humildad – el séptimo y más querido atributo con el cual se adquiere la Torá


El capítulo final del Tratado de Avot, conocido como «Kinián Torá», lit. “adquisición de la Torá”, enumera cuarenta y ocho cosas con que se adquiere la Torá. “… La Torá se adquiere con cuarenta y ocho cosas. Ellos son: estudio, oír, articulación, comprensión, temor disciplinado, temor reverencial, humildad…” 


El atributo de la humildad es el séptimo de los cuarenta y ocho atributos que se enumeran, y «Todos los séptimos son queridos.» Moshé es también la séptima generación desde Abraham. Esto concuerda con el hecho de que «Moshé recibió la Torá en el Sinaí», es decir, por el atributo de la humildad.

La explicación dada por el “Avodat Israel”


En su interpretación de la Ética de los Padres del “Avodat Israel» [Rabi Israel Hopshtein de Koshnitz], escribe: «de acuerdo a nuestro grado de humildad, uno recibe santidad del Creador… Si una persona es modesta y humilde, entonces causa que Dios descienda y se contraiga a Si Mismo, por así decirlo, hacia esa persona.»


Continúa explicando que Moshé sembró el atributo de la humildad -el recipiente a través del cual se pueden integrar la santidad y las innovaciones de la Torá en nuestras almas- en todas las generaciones que le siguieron, como dice el versículo: “Luz es sembrada para los justos y para los honestos de corazón, alegría.” Las letras finales de las palabras en este versículo (אוֹר זָרֻעַ לַצַדִיק וּלְיִשְׁרֵי לֵב שִׂמְחָה ) forma: Rev Akiva (ר’ עַקִיבָה ),4 escrito con la letra hei al final en lugar de la habitual alef). El midrash nos enseña que Moshé pidió que la Torá fuera entregada a través de Rabí Akiva, pero le oyó decir que todo lo que se enseña y se innova fue entregado como halajá a Moshé en el Sinaí («Todo lo que un sabio veterano innovará en el futuro ya se le dijo a Moshé en el Sinaí”), lo que significa que todo llegó a Rabí Akiva a partir del atributo de humildad de Moshé.

Preservar la Juventud 


Luego, el autor de Avodat Israel escribe que quien tiene humildad es llamado “un joven”. Moshé fue llamado joven cuando lloró como bebé en su cuna en el río Nilo: “Y he aquí que el joven estaba llorando». Iehoshúa (quien recibió la Torá de Moshé en mérito de su humildad) fue conocido como joven cuando servía como ayudante de Moshé «y Iehoshúa ben Nun era un joven»; del mismo modo, Shmuel, que es tan valioso como Moshé y Aarón juntos, es llamado un joven: “Y el joven era todavía un joven.»


En la frase refiriéndose a Shmuel, la palabra «juventud» aparece dos veces, lo que nos enseña que permaneció sin pretensiones y humilde como un joven durante toda su vida. La humildad de Shmuel comenzó con el hecho de que su madre le hizo una «pequeña capa», de tal manera que siempre se vistiera con el atributo de la «pequeñez». Por eso tenemos la costumbre de vestir una pequeña prenda con cuatro puntas en todo momento (incluso cuando dormimos).
Este es el tema del verso «Porque Israel es un joven y lo amo y desde Egipto le he llamado Mi hijo».5

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios