Colabora con el instituto

Pirkei Avot 2:9: BUENO, MEJOR Y AUN MEJOR

Rabi Iojanán ben Zakai tenía cinco discípulos… Él contaba sus alabanzas… Rabi Elazar ben Araj es como un manantial en constante crecimiento…

Aba Shaul dijo en su nombre: Si todos los sabios de Israel fueran colocados en un plato de una balanza y Elazar ben Araj estuviera en el otro, los sobrepasaría a todos.

Rabi Elazar Ben Araj es reconocido aquí como un gran erudito de la Torá, como un “manantial en constante crecimiento” que nunca deja de fluir y está constantemente innovando nuevos pensamientos de la Torá y supera a todos los sabios de Israel. En la siguiente mishná, Rabi Iojanán Ben Zakai pregunta a sus discípulos cuál es el mejor camino que una persona debe seguir en la vida y el camino del cual debe distanciarse más en la vida. Cada uno de sus cinco discípulos brinda una respuesta diferente y, en última instancia, Rabi Iojanán está de acuerdo con Rabi Elazar ben Araj: el camino correcto, el buen camino a seguir es el de “un buen corazón” y el camino del que distanciarse es el de “un mal corazón”. Rabi Iojanán justifica su elección al afirmar que las respuestas de Rabi Elazar ben Araj incluyen todo y que las respuestas de sus colegas se encuentran en las suyas.

Rabi Elazar ben Araj también fue muy erudito en la dimensión oculta de la Torá. Después de que expuso profundamente sobre la Obra de la Carroza, su maestro lo besó en la cabeza y dijo: “¡Qué dichoso eres, oh Abraham, de que Elazar ben Araj sea tu descendencia!”

A pesar de todo esto, el Talmud cuenta que Rabí Elazar ben Araj fue a las aguas termales de Deiomset, un lugar rico en placeres de este mundo, donde olvidó toda la Torá que había aprendido. La situación era tan mala que cuando regresó y se dispuso a leer un rollo de la Torá, su lectura estaba plagada de errores graves. Sus amigos vieron lo que le había sucedido, oraron por él y pidieron misericordia para él, para que su conocimiento fuera restaurado. De hecho, sus oraciones fueron respondidas, y el conocimiento de la Torá de Rabí Elazar Ben Araj volvió a él.

La senda de los inquietos

Rabi Elazar ben Araj se caracterizó por la inquietud. No estaba contento en quedarse en un lugar, sino que siempre necesitaba progresar y buscar nuevos logros. Su sed no fue saciada por la dimensión revelada de la Torá, por lo que se convirtió en un experto en su dimensión oculta. No podía descansar en un solo lugar, sino que siempre estaba buscando. Por lo tanto, cuando intentó quedarse y establecerse en un lugar, su gran intelecto se atrofió y olvidó la Torá que había dominado. La moraleja es que uno no debe permanecer mucho tiempo en el mismo lugar (espiritualmente). En cambio, uno siempre debe buscar progresar y ascender a niveles más altos.

¿Qué es mejor que bueno?

Elazar ben Araj era un tzadik. Pero incluso un tzadik tiene por qué luchar. Como dice el Zohar, el Mashíaj vendrá a convertir los tzadikim en ba’alei teshuvá – no en el sentido clásico de alguien que se arrepiente de sus transgresiones, ya que un tzadik no tiene transgresión, sino en el sentido más amplio de trabajar para elevar aquello que el tzadik que solo sigue un camino recto no puede tocar. Por lo tanto, Elazar ben Araj es un ejemplo de un baal teshuvá, alguien que ha dominado el poder de la teshuvá y es capaz de superar constantemente más allá de los fundamentos que le dieron sus maestros.

Por lo tanto, el tzadik encuentra que lo bueno es suficiente, mientras que el baal teshuvá siempre se esfuerza por obtener más que lo bueno – se esfuerza por lograr lo mejor. De hecho, un conocido aforismo jasídico afirma: “Si lo bueno es bueno, ¿no es lo mejor aún mejor?” De manera similar, el Zohar afirma que el Mashíaj vendrá a convertir los tzadikim en baalei teshuvá, es decir, les enseñará a no contentarse con lo bueno, sino a buscar lo mejor. Podemos comenzar a aprender cómo volver a Dios al estilo – Mashíaj de  Elazar ben Araj (אֶלְעָזָר בֶּן עֲרָךְ), cuyo nombre es el mismo valor que el de “bueno, mejor”, tov, ioter tov (טוֹב יוֹתֵר טוֹב).

Tercera etapa

Hasta ahora, hemos visto que el tzadik que se mantiene en sus caminos es “bueno”, mientras que el baal teshuvá se identifica con la búsqueda de lo “mejor”. Sin embargo, dentro de la teshuvá hay dos niveles o tipos distintos. Puede parecer que podemos bastarnos con el nivel básico de regreso a Dios por temor, llamado “teshuvá inferior”. La verdadera teshuvá, sin embargo, es interminable y continúa por siempre yendo “de fortaleza en fortaleza”. El segundo nivel distinto de teshuvá se conoce como teshuvá por amor a Dios o “teshuvá superior”.Por lo tanto, podemos extrapolar con respecto a nuestra búsqueda del bien y sugerir que después de la búsqueda del “bien” y lo “mejor”, hay otro nivel de búsqueda del bien que corresponde a una teshuvá superior. Llamemos a esto la búsqueda de lo que es “aún mejor”, od ioter tov (עוֹד יוֹתֵר טוֹב). Este es el nivel que persigue el propio Mashíaj. Increíblemente, el valor de los tres niveles de bien, “bueno, mejor, aún mejor” (טוֹב, יוֹתֵר טוֹב, עוֹד יוֹתֵר טוֹב) es el mismo que “Y el espíritu de Dios se cernía sobre la faz de las aguas”, veruaj Elokim marjefet al pnei hamim (וְרוּחַ אֱ-לֹהִים מְרַחֶפֶת עַל פְּנֵי הַמָּיִם), que los sabios comentan que se refiere al alma del Mashíaj.

Share the Post:

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios