Colabora con el instituto

Dos páginas sobre 7 y 13, de los cuadernos originales del rabino Itzjak Ginsburgh

Percepciones sobre las matemáticas muy reales escondidas en la Torá. Un PDF del artículo está disponible a continuación. En la foto de arriba hay escaneos de dos páginas de los cuadernos del Rabino Ginsburgh en 7 y 13, el tema de la exploración de esta semana.

El secreto de 7 y 13

Uno de los hallazgos matemáticos que más veces se encuentra en la Torá es la relación especial exhibida entre los números 7 y 13. Con los años hemos encontrado más de mil pares de personajes o conceptos mencionados en la Torá, cuyos valores numéricos muestran esta relación, donde la parte masculina del par es un múltiplo de 13 y la parte femenina es un múltiplo de 7.

Un hermoso ejemplo de este fenómeno se puede ver en el comienzo del Libro del Éxodo, conocido como Shemot (שְׁמוֹת), palabra que en hebreo significa “Nombres”. La Torá relata el episodio sobre las dos parteras, Shifra (שִׁפְרָה) y Pua (פּוּעָה) y su rebelión silenciosa contra el decreto de Faraón de que todos los varones hebreos deberían ser asesinados al nacer. El valor de Shifra es 585 y el valor de Pua es 161. Primero nota el hecho interesante de que la suma de sus dos nombres es igual al nombre del libro en hebreo, Shemot (שְׁמוֹת), “Nombres”, 746. En relación a 13 y 7, Shifra es igual a 13 por 45 y Pua es igual a 7 por 23, lo que indica que de la pareja, Shifra es la más masculina y dominante (ya que su nombre es un múltiplo de 13), mientras que Pua es la más femenina y receptiva a los dos (ya que el valor de su nombre es un múltiplo de 7).

En este caso particular, la relación masculino/femenino se exhibe no solo por los factores 13 y 7, sino también por sus multiplicadores: 45 y 23. 45 es el valor de Adám (אָדָם) y 23 es el valor de Jaia (חָיָה), el nombre original de Javá antes de que la serpiente la sedujera. Así, 45 es el multiplicador de 13 y 23 es el multiplicador de 7.

Los sabios identifican a Shifra y Pua como Iojeved (la madre de Moshé) y Miriam (la hermana de Moshé) o como Iojeved y su nuera Elisheva (la esposa de Aharón, el hermano de Moshé). En cualquier caso, Shifra, la primera de las dos parteras, es la madre o la suegra de Pua, por lo que es el personaje relativamente “hombre” (donante) de la pareja.

Si miramos más de cerca la opción de Iojeved (יוֹכֶבֶד), 42, y Elisheva (אֱלִישֶׁבַע), 413, encontramos que los valores de ambos nombres son múltiplos de 7, ya que 42 es 7 veces 6 y 413 es 7 veces 59. Esto encaja bien con la identificación de múltiplos del número 7 con el aspecto femenino en la realidad.

La primera pareja de la parashat Shemot

A veces la relación 7-13 entre los factores de los valores de dos figuras o conceptos no se puede descubrir directamente. Puede ser necesario un paso computacional adicional, pero este paso es consistente en ambos lados del par. Se puede encontrar una hermosa ilustración de tal paso

computacional adicional en relación con la pareja más importante en el parashá Shemot: Moshé y Tzipora. Como recordamos, después de escapar de Egipto Moshé llegó a Midián y allí se casó con la hija de Itró, el sacerdote idólatra más famoso de su época que finalmente se convirtió y se unió al pueblo judío en la tierra de Israel.

Ahora, el valor de Moshe (מֹשֶׁה) es 345, no es ni múltiplo de 7 ni de 13 y el valor de Tzipora (צִפֹּרָה) es 375, nuevamente, ni 7 ni 13 son factores de este número. Sin embargo, un cálculo numérico importante es encontrar el punto medio de un número. Solo los números impares tienen un punto medio, que se puede calcular sumando 1 al número y dividiendo entre 2. Por ejemplo, el punto medio de 5 es 3, el punto medio de 11 es 6, etc. También podemos hacer la pregunta inversa: dado un número n, ¿de qué número es su punto medio? Para encontrar la respuesta, multiplicamos n por 2 y restamos 1. Aplicando este cálculo a Moshé, encontramos que 345 es el punto medio de 689 y que Tzipora, 375, es el punto medio de 749. 

De hecho, vemos que 689 es 13 veces 53, la mitad masculina del par asociado con Moshe Rabeinu, y 749 es 7 veces 107, la mitad femenina del par asociado con Tzipora. Además, 689 es el valor de “El Eterno de Israel” (נֶצַח יִשְׂרָאֵל). Esta frase es particularmente descriptiva de Moshé Rabeinu, a quien se considera el alma arquetípica de la sefirá de victoria o eternidad (נֶצַח netzaj). 

En una línea similar, 749 es el valor de la conocida frase “una mujer de valor” (אֵשֶׁת חַיִל), una descripción adecuada para cualquier mujer justa, y ciertamente para Tzipora, la esposa de Moshe.

Las tribus y sus esposas

Entre los pares de conceptos o figuras en la Torá donde esperaríamos encontrar esta relación entre el 7 y el 13, están los de las parejas. De los 12 hijos de Iaacov, solo sabemos los nombres de 2 de sus esposas: Iosef y Iehudá. La esposa de Iosef es Osnat y la esposa de Iehudá es Tamar. Veamos estos dos pares de esposo y esposa.

Iosef (יוֹסֵף) es igual a 156, que es 13 veces 12 y Osnat (אָסְנַת) es igual a 511, o 7 veces 73. 73 es el valor de “sabiduría” (jojmá חכמה), una relación que hemos explorado en otros lugares. Sin embargo, Iehudá (יְהוּדָה) que no es un múltiplo de 13 (o 7) y lo mismo sucede con Tamar (תָּמָר) es igual a 640 que no es un múltiplo de 7 (o 13).

Para ver la relación 7-13 entre Iehudá y Tamar necesitamos aplicar un importante principio textual llamado “Restar, Sumar e Interpretar” (gorí, umosifín, vedorshín, גּוֹרְעִין וּמוֹסִיפִין וְדוֹרְשִׁין). Notamos que Iehudá es el único nombre en todo el Tanaj en el que aparecen en orden las cuatro letras del Nombre esencial de Dios, Havaiá. La única letra que se agrega es el dalet (ד). 

Ahora, si tomamos esta letra dalet y la agregamos a Tamar, nos enfrentamos a la pregunta de qué palabra se forma. ¿Es esta una palabra que tiene sentido? Increíblemente, encontramos que una vez en el Tanaj el nombre Tamar tiene un keri-lectura y ketiv-escritura, o sea una variación entre la forma en que se escribe una palabra y cómo se pronuncia. Esta variación se encuentra en los versos que describen las ciudades en el desierto construidas y fortificadas por el rey Shlomó: “Baalat y Tadmor in cerca de la tierra [poblada]” (וְאֶת בַּעֲלָת וְאֶת תמר [תַּדְמֹר] בַּמִּדְבָּר בָּאָרֶץ).

La forma escrita es Tamar (תמר) y la pronunciación es Tadmor (תַּדְמֹר): ¡Tamar con una dalet adicional!(ד)! 

Ahora, el valor de Iehudah (יְהוּדָה) sin la dalet es 26, que es 13 veces 2 y asu ves el valor de Tamar (תַּ[דְ]מֹר) con la dalet tomada de Iehudá ahora es 644, o 7 veces 92.

Por lo tanto, con respecto a las dos tribus que se mencionan los nombres de sus esposas, encontramos que sus nombres exhiben la relación de 13 a 7. Como se señaló al principio, hay más de mil ejemplos de este tipo en la Torá, que exhiben este sorprendente fenómeno matemático 

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios