Colabora con el instituto

Rabi Dovid Shlomo Tzvi Biderman de Lelov también conocido como Rebe Dudel, fue el cuarto Rebe de la dinastía Lelov. Nació de su padre, Rabi Elazar Mendel Biderman, y su madre, Matel Faigeh, que era nieta del Vidente de Lublin. Por parte de su padre también era nieto de El Sagrado Yid. Hizo aliá a Israel a la edad de 6 años. Se casó con Miriam, que era bisnieta de Rabí Pinjás Halevi Horowitz, autor del Sefer Haflaah. Influenciado por los jasidim de Karlin en Jerusalén, Rebe Dudel viajó a ver al “Beis Aharón” de Karlin. Cuando regresó a Israel abrió una sinagoga para los jasidim de Karlin. Después de la muerte de su padre Rebe Dudel se negó a convertirse en Rebe, y fue solo después de que su tío también falleció que aceptó liderar los jasidim. El Rebe Dudel fue responsable del dinero distribuido por Kolel Poland para los judíos que vivían en la tierra de Israel, e incluso fue encarcelado debido a la deuda del Kolel. Él era el jefe de la ieshivá Jaiei Olam en Jerusalén y era admirado por todos los residentes de la ciudad, tanto judíos como no judíos. Falleció el cinco de Elul de 1918 y fue sepultado en el monte de los Olivos. Lo sucedió su hijo, Rabí Shimon Noson Nuta.

El remedio espiritual de Ana Beko’aj

Una vez, un jasid cuya esposa estaba teniendo un parto difícil (primer nacimiento) fue a ver a Rebe Dudel de Lelov para pedirle una bendición para un parto exitoso. Rebe Dudel le dijo que debía decir la oración “Ana Bekoaj” siete veces, ni demasiado rápido ni demasiado lento. El jasid entró en la habitación donde su esposa estaba dando a luz e hizo exactamente lo que el santo Rabi le había indicado. Cuando llegó a las dos últimas palabras de la oración, “El que conoce las cosas ocultas” (יוֹדֵעַ תַּעֲלוּמוֹת, iodes taalumot), pudo escuchar el llanto de su nueva hija.

***

Las iniciales de la oración de Ana Bekoaj deletrean un Santo Nombre Cabalístico, conocido como el Nombre de 42 Letras. 42 es el valor de la palabra “madre” (אִמָּא). Es una segulá (un remedio espiritual) para provocar un estado de “la madre con los hijos es feliz”. [Salmos 113:9] Cuando los israelitas rodearon Jericó siete veces para conquistarla, tocaron los shofarot y recitaron la oración de Ana Bekoaj. (Hasta el día de hoy, los jasidim y las personas devotas tienen la costumbre de rodear los lugares que necesitan ser “conquistados” mientras se recita la oración Ana Bekoaj, particularmente con una melodía que repite cada palabra de la oración siete veces). Así como el Nombre de 42 letras tiene el poder de abrir Jericó, que se considera la cerradura de la Tierra de Israel, también tiene el poder de abrir el útero cuando ha llegado el momento de que nazca el bebé. (El útero se describe en el Cantar de los Cantares como, “un jardín cerrado… Un manantial cerrado, una fuente sellada” [Cantar de los Cantares 4:13]). 

Rebe Dudel instruyó a su jasid que no recitara la oración demasiado rápido o demasiado lento. Este es el camino del medio, que es aceptado y encuentra favor a los ojos de Dios y del hombre. (El Alter Rebe de Jabad también instruyó a sus seguidores a hacer lo mismo al dirigir las oraciones comunitarias, ni demasiado rápido ni demasiado lento). Esta fue también la oración de Janá, cuando pidió tener “descendencia de hombres”. [Samuel 1:11.] Los sabios explican que ella quería decir que no debían ser ni demasiado altos ni demasiado bajos; ni demasiado flaco ni demasiado gordo; ni demasiado blanco ni demasiado rojo; ni demasiado inteligente ni demasiado estúpido. [Berajot 31b.]

Honrando la comida de Shabat

Una vez, el Rebe Dudel pasó Shabat con sus jasidim en Meron. Trajeron una olla de cholent (la comida caliente que se come el Shabat al mediodía). El Rebe dijo que se la trajeran y se comió toda la olla él solo. Luego explicó que el fuego se había apagado de debajo de la olla y que el contenido de la olla se había echado a perder. “Cuando abrieron la olla, todos se taparon la nariz”, dijo, “y no podía soportar ver cómo estaban avergonzando la comida de Shabat. Así que me lo comí”.

***

Shabat es el día en que la Divinidad habita abiertamente incluso en el mundo físico y está presente en la comida preparada para el día santo. La sensibilidad de Rebe Dudel hacia la comida de Shabat es un atributo de la Academia de Hilel, quienes tuvieron cuidado de honrar a las novias. En una discusión en el Talmud, la Academia de Hilel sostiene que incluso si la novia está lisiada o ciega, debe ser alabada como “atractiva y justa”. Rebe Dudel estaba dispuesto a hacer todo lo posible (y si el lector alguna vez ha olido una olla de cholent en mal estado, comprende la determinación que se necesita para comerse una olla entera) para mantener el honor de la novia, el sagrado Shabat

Ver el texto del Ana Becoaj aquí: 

blog: https://estudiodecabalayjasidut.blogspot.com/2020/08/parasha-ki-tetze-5780-mes-de-elul.html

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios