Colabora con el instituto

TORÁ Y CIENCIA

Universidad de la Torá

“ZOHAR HARAKÍA”

“El Resplandor del Firmamento”

ZOHAR HARAKIA

UN TEMA DE INVESTIGACIÓN EN COMÚN 3

La Humildad humana 5

Humildad junto con Exaltación 5

LA LUZ QUE CONECTA LA TORÁ Y LA CIENCIA

Rabino Itzjak Ginsburgh

Aquí llegó Jánuca, la festividad de la victoria de los Jashmonaim sobre los griegos, la Torá y la tradición de Israel sobre la cultura griega. La victoria judía tiene varios niveles: en el nivel práctico-material, la victoria se expresa en la liberación del yugo del dominio griego y el establecimiento de un gobierno judío independiente.

A nivel cultural, la victoria es el dominio de la Torá y la fe judía bajo la cultura helenística.

El tercer nivel es el intelectual: la victoria de la sabiduría de Israel sobre la sabiduría de Grecia. En este estrato, el más profundo, la victoria no se reduce a preferir la Torá a la filosofía griega, ni a salvar la fe de los cuestionamientos de los filósofos. Una sabiduría completa no rechaza otra sabiduría, sino que la aclara y la corrige, encuentra cómo encaja también en la imagen completa que pinta.

Un verdadero sabio encuentra los puntos de verdad en las palabras de quien no está de acuerdo con él y explica su verdadero significado. Para nuestros propósitos, una victoria completa sobre la sabiduría de Grecia requiere la unificación de la Torá y la ciencia, la inclusión de la ciencia que nació en Grecia dentro de la sabiduría completa y profunda de la Torá de Israel. Uno de los principales mensajes de la festividad de Jánuca, entonces, es la importancia y el gran emprendimiento de unificar la Torá y la Ciencia.

UN TEMA DE INVESTIGACIÓN EN COMÚN

Es interesante y sorprendente descubrir que un tema central en Jánuca, se podría decir que es el tema principal de la festividad, es importante tanto en la ciencia como en el Interior de la Torá y su profundización acerca los años y acelera su unificación. La mitzvá principal en Jánuca es encender las velas y esparcir la luz, y la luz es un tema central en la Torá y en la ciencia.

En el interior de la Torá, la Cabalá y el Jasidut, la luz es la principal metáfora de la revelación Divina y de la abundancia Divina que desciende y se extiende al mundo (y a los mundos superiores). En la Cabalá y el Jasidismo hay una gran profundización de la esencia de la luz, su naturaleza, su relación con su fuente y su relación con los objetos iluminados por ella, la forma de su producción y más. La profundización de la esencia de la luz dentro de la Torá generalmente se basa en la ciencia antigua (o la simple percepción humana), pero a menudo las ideas profundas también resultan adecuadas para el conocimiento moderno sobre la luz.

Por otro lado, en la ciencia en los últimos cien años, se han aclarado más y más hechos maravillosos relacionados con la luz, y como resultado del estudio se han desarrollado percepciones renovadas y no obvias (contrarias a la intuición) sobre el mundo en general como resultado del estudio de la luz.

Desde varios puntos de vista, resulta que la luz creó una paradoja: a veces se comporta como onda y a veces como partícula, aunque estos comportamientos sean contradictorios. Por un lado, la luz tiene una velocidad fija y limitada, y por otro lado, de la teoría de la relatividad especial parece que en términos de luz (que viaja a la velocidad de la luz, por supuesto), el tiempo y el espacio se anulan (por lo que no hay lugar para moverse y no hay tiempo para medir la velocidad en él). La propia relatividad especial se presentó como una explicación de una pregunta fundamental sobre la velocidad de la luz, y una parte importante de la mecánica cuántica está relacionada con el estudio de la luz. Ambas teorías forman parte del concepto renovado y abstracto de la realidad de la física moderna, un concepto que se acerca a las ideas espirituales, y ambas están relacionadas con el estudio de la luz.

En relación a los dos campos, la ciencia y la Cábala, conviene observar una importante guematria atribuida al Baal-Shem-Tov de la palabra or, אור, luz: אור = רז, luz suma 207 igual a “secreto”, raz. En el Interior de la Torá se percibe muy bien que la luz es la herramienta para explicar e ilustrar los secretos de la Divinidad, una maravillosa parábola de ameritar “ladaat col raz sodejá”, “conocer todos los secretos sublimes”. En la ciencia se siente que la luz es paradojal, una cualidad milagrosa y “secreta”, que la mente humana (y la lógica griega desarrollada) es incapaz de contener.

Ahora hay algo en lo que pensar al mirar la luz de las velas de Jánuca…

¿QUÉ TIENE DE BUENO LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN?

La teoría de la evolución es una de las principales teorías científicas de la ciencia moderna. En biología, la evolución se considera una teoría exitosa y fructífera en todos los aspectos: simple, clara y explica una amplia gama de fenómenos. La evolución ha traspasado los límites del mundo científico y ha influido profundamente en la cultura y la perspectiva del mundo moderno, desde sus inicios hasta la actualidad.

Como es bien sabido, la teoría de la evolución también se considera uno de los principales frentes de la batalla entre la fe y la ciencia. Describir la evolución de las especies durante cientos de millones de años sin un Creador y sin una mano deliberada se percibe como una contradicción del narrador en la Torá y los principios de la fe, y por lo tanto es fuertemente rechazado por los creyentes (judíos y no judíos). Sin embargo, como en todo en el mundo, incluso en la teoría de la evolución se oculta una chispa sagrada, un mensaje verdadero y genuino que tuvo que haber llegado e influido en el mundo.

La Humildad humana

Una de las graves consecuencias de la evolución es la humillación del hombre. Mientras que la cultura occidental en el siglo XIX enfatizaba la virtud del hombre y su cultura, la evolución equiparó al hombre con todas las demás criaturas del mundo, e incluso determinó que el hombre descendía del mono (o, para ser más precisos, el hombre y el mono comparten un ancestro común). El hombre también vive en un mundo donde sobreviven los fuertes, o los aptos, y al final de cuentas, la moral y el espíritu humanos no tienen una utilidad ni un significado. De ahí el camino es corto para renunciar a los valores culturales y morales y permitir todo lo que se había restringido espiritual o social. Todo el siglo XX estuvo marcado por la liberación de restricciones sociales y morales, en las áreas de la familia, la política, la identidad nacional y cada vez más, una liberación que ha sido durante mucho tiempo el primer y principal símbolo de la cultura occidental.

Y aquí, con toda la problemática involucrada, hay un lugar importante y real para humillar al hombre, e incluso compararlo con los animales. Así se transmitió en nombre del Baal Shem Tov: “Y él deberá pensar que él, un gusano y el resto de los seres pequeños, son tan importantes como compañeros en el mundo; que son todos seres creados y no tienen ninguna habilidad salvo lo que el Creador les ha dado, y esto siempre estará en su mente.” (Testamento del Baal Shem Tov, 12) En cierto sentido, el hombre es de hecho similar y un compañero de los animales: todos somos criaturas creadas por Dios y dependemos de él.

Un famoso midrash de los sabios explica el verso “Atrás y adelante me has creado”, como implicando dos opciones: “Si una persona es meritoria, le dicen: ¡Tú precediste a los ángeles guardianes!” (adelante) Y si no le dicen: ¡Una mosca te precedió! ¡Un mosquito te precedió! ¡Su diarrea te precedió! (atrás)” Cuando una persona no amerita, es decir, no está lo suficientemente refinada y su orgullo va en aumento, es necesario recordarle “de dónde vienes y hacia dónde vas”, y prestar atención a su lado burdo y bajo. ¡Una mosca te precedió! ¡Un mosquito te precedió! ¡Su diarrea te precedió!: el hombre se ha desarrollado de manera gradual y lenta que las criaturas simples y primitivas, y en algunos aspectos no es diferente de ellas.

Humildad junto con Exaltación

Entonces, ¿la Torá está de acuerdo con el enfoque evolutivo? La respuesta no es sencilla. Sí, hay verdad en la humildad del hombre, pero eso no cubre todo. Junto con la humildad del hombre, la Torá reconoce la exaltación del hombre, su importancia, sus poderes y especialmente su papel especial y responsabilidad por la creación. Una concepción creyente combina y equilibra la identificación del hombre con su cuerpo y naturaleza simples, que de hecho se parece en muchos aspectos a otros animales, y la conciencia del alma divina y la identificación con ella, y el alma de vina efectivamente es inmensamente exaltada y superior a los animales materiales.

La rectificación de la teoría de la evolución requiere una distinción entre la chispa verdadera e importante de la humildad humana, y su integración de manera equilibrada (y equilibrante) con la exaltación del hombre, y su rol y responsabilidad especiales.

¿Lo disfrutaste? ¡Compártelo!

¿Tienes algo que decir? ¡Nos encantaría recibir comentarios!

Share the Post:

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios