Colabora con el instituto

¡El próximo martes hay que salir a votar en las elecciones en Israel!

Debemos aumentar el poder de las personas temerosas de Dios y amantes de Israel en el sistema de gobierno, y abstenerse de votar agrega poder a los elementos que se oponen a la Torá y a los enemigos de Israel (como dijo el Lubavitch Rebe sobre este tema en el pasado)

A hand holding a piece of paper

Description automatically generated

Escrito por Iosi Plai

¿Por quién debo votar? 

No mencionaremos aquí el nombre de un partido en particular (ya que alguien que se dedica principalmente a difundir la Torá debe ser no partidista), pero representaremos una declaración de principios. En general, es cierto que se debe votar por el partido más fiel a la Torá (el partido “más ultraortodoxo” en palabras del Rebe, y no hay intención de identificar sectores), pero en este contexto se debe explicar cuál es la lealtad requerida.

La autoridad de la Torá

¿Cuáles son los principios básicos del estado judío reformado al que aspiramos? En primer lugar, antes de hablar de líneas prácticas de política (interior y exterior), está el reconocimiento de la autoridad suprema, la Torá. La autoridad del estado, sus leyes e instituciones, son fuertes y existen solo en la medida en que no contradicen la ley de la Torá y, de hecho, derivan su autoridad de la Torá únicamente. Este es el punto inicial y es simple y agudo, por la fe en Dios, bendito es el Dador de la Torá, desde el Monte Sinaí y para siempre.

Conciencia de Integridad

Hay que ampliar el panorama y hablar del triángulo de valores fundamentales: la Torá de Israel, el Pueblo de Israel y la Tierra de Israel. En todos estos, el reconocimiento correcto es que es algo completa, y por lo tanto hay ‘tres perfecciones’, la integridad de la Torá, la integridad del pueblo y la integridad de la Tierra. La integridad de la Torá: Toda la Torá, y todas sus 613 mitzvot, son una sola integridad. Incluso cuando hay dificultades y demoras para guardar la Torá en su totalidad, la conciencia es que toda la Torá es la palabra de Dios y Su voluntad, y es imposible renunciar ni siquiera a un punto de ella. 

La integridad del pueblo: no descartamos ni siquiera a un judío, “no quedará alejado de él ningún alejado”, y “todo Israel son garantes entre sí”, donde todos los conversos justos son aceptados con alegría y se unen a la totalidad del pueblo. Por otro lado, el flagelo de la asimilación y los matrimonios mixtos, así como las falsas ‘conversiones’ que en realidad no tienen ningún valor, son una lesión grave en la integridad del pueblo. 

La integridad de la tierra: Toda la Tierra de Israel fue dada al pueblo de Israel por Dios como herencia eterna, toda la tierra pertenece a todo el pueblo. Incluso cuando no podemos ejercer el derecho a la tierra, o a partes de ella, es nuestra y llegado el momento, con la ayuda de Hashem, la liberaremos Inmediatamente de los extranjeros. Y por lo tanto, no hay lugar para concesiones de partes de la tierra que tuvimos el mérito de recibir por una maravillosa providencia, algo que también representa un terrible peligro para la paz del pueblo (como se ha demostrado muchas veces, lamentablemente).

Hoy, uno debe elegir personas temerosas de Dios que defiendan las tres integridades, la integridad de la Torá de Israel, la integridad del pueblo de Israel y la integridad de la tierra de Israel.

Eretz-Am-Torá – Tierra-Pueblo-Torá 

Tierra-Pueblo-Torá son tres integridades que juntas forman una sola totalidad. Pero a veces es necesario distinguir y determinar algún tipo de orden y prioridad. ¿Qué pasaría, por ejemplo, si Reubén y Shimón están obligados a las tres integridades, pero Reubén es ‘más fuerte’ en la integridad de la Torá y Shimón es ‘más fuerte’ en la integridad del Pueblo? ¿Cuál es la clave y la raíz de qué antecede a qué?

Hay que aprender de la aparición de las integridades en la Torá: primero aparece la integridad de la tierra. Todo el libro de Génesis enseña acerca de nuestro derecho a la tierra: “Por la fuerza de sus obras le dijo a su pueblo les diera la herencia de los gentiles”, así como en las historias de los sagrados patriarcas se hizo el primer pacto con Abraham nuestro padre en la tierra prometida (El Pacto de las Partes). Después aparece la integridad del pueblo, en el pacto de la circuncisión con la promesa de la continuación de la simiente en Itzjak nuestro padre. Y luego vino el pacto de la Torá, en el Monte Sinaí.

Se puede decir que cuando el Rey de Israel fue elegido por Dios, las tres integridades fueron grabadas en su bandera en este orden: la integridad de la tierra, la integridad del pueblo, la integridad de la Torá. El acento primerio en el reinado-estado está en la integridad de la tierra (algo que hoy también tiene una cuestión cuidar la vida ante todo), luego la integridad del pueblo y finalmente la integridad de la Torá.

[Según Lección del 4 de Nissan 1979]

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios