Colabora con el instituto

“No hay nadie inteligente y sabio como tú”, le dice el Faraón a Iosef en nuestra parashá (Bereshit 41:39). La inspiración y la sabiduría que se necesitan para resolver los problemas, y la capacidad de erguirse ante el pueblo judío y la humanidad en general, vienen a nosotros de la raíz del alma de Iosef el justo. Iosef descifró los sueños del Faraón con su sabiduría Divina, y construyó un programa para resolver la crisis mundial, social y económica, que acechaban entonces el imperio egipcio, y además llevó a la práctica el proyecto con sumo éxito.

En cada generación hay un “justo fundamento del mundo” ( Mishlé , 10:25) que está al nivel de Iosef el justo. Y en nuestra generación tuvimos las iluminadas directivas e instrucciones del Rebe de Lubavitch, el líder de nuestra generación, que fueron dichas con claridad y firmeza. Él vio la realidad tal como es, y reconoció la raíz de los problemas que enfrentamos, nos indicó la forma de resolver cada dificultad. Si hubiéramos prestado atención a sus consejos no hubiéramos llegado a la penosa situación en que nos encontramos hoy en día.

Pero su imagen y su Torá nos siguen llenando de inspiración y siembran en nosotros una visión buena y positiva, y la fuerza para emprender y hacer todo lo que podamos para traer al Mashíaj, como nos dijo el 28 de nisán 5751.

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios