Colabora con el instituto

PARASHAT MISHPATIM 5776

una meditación jasídica sobre la parashá de la semana

Se cuenta en el Talmud, que una vez Rav Jisda y Raba Bar Rav Huna viajaban en barco. Allí había una matrona no judía, y dijo una palabra [miltaמלתא], dijo algo y repentinamente el barco se paró. Ellos dijeron algo [milátמלת] para oponerse a ella y el barco comenzó a navegar nuevamente. 


Escribe Rashi allí, ¿qué es milta?, ¿qué fue lo que ella dijo? Un embrujo, cierta palabra de hechicería. 


Pregunta el Baal Shem Tov, que de todas maneras lo que ella dijo el Talmud no quiere explicitar, entonces queda oculto. Pero ellos dijeron algo contra eso, cierta palabra, cierto Nombre sagrado, cierta oración silenciosa sagrada que anuló la brujería. ¿Entonces por qué el Talmud no nos cuenta qué dijeron exactamente, para saber cómo anular un embrujo?


El Baal Shem Tov dijo algo extraordinario. Dijo que hay un verso en nuestra parashá Mishpatimמכשפה לא תחיהmejashefá lo tejaié, “Una hechicera no dejarás vivir”. [Shemot 22:17] Con sólo decir esas palabras del versículo, “una hechicera no dejarás vivir”, con las intenciones adecuadas, esto anula todo hechizo en el mundo, el verso en la Torá.


¿Y cuál es el indicio? En el idioma antiguo del Talmud, dice que ella dijo miltaמלתא, “palabra”, con alef al final. Pero ellos, Rav Jisda y Raba, está escrito que dijeron milatמלת, también “palabra” pero sin alef al final. ¿Qué es milat, mem alef tav? Las iniciales de mejashefá lo tejaié, “a una hechicera no dejarás vivir”.

Share the Post:

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios