Colabora con el instituto

AMOROSA HUMILDAD | Rabi Simjá Bunim de Peshisja

Rabi Simja Bunim Bonhardt de Peshisja (Przysuja) fue discípulo del Santo Yid, Rabi Iaacov Itzjak Rabinowitz de Peshisja. Ambos fueron discípulos del Joizeh [el Vidente] de Lublin. Rebe Bunim era conocido por su gran sabiduría y su primer Rebe, el Joize de Lublin, dijo sobre él en yidish: “Er is meiner jojom”, que significa “Él es mi sabio”. El Joize de Lublin tuvo 120 grandes estudiantes. Cada uno de ellos era un tzadik y cada uno se convirtió en un Rebe por derecho propio. Sin embargo, de entre todos esos tzadikim, el Joize llamó solo a Rebe Simja Bunim, “mi sabio”. Rebe Bunim fue muy sabio y también muy feliz, como lo indica su nombre, Simjá. Falleció el 12 de Elul de 5587 (1827).

Cuando era joven, Simjá Bunim era el director financiero de la rica familia Bergson. Viajó por todo el mundo por negocios y aprendió muchos idiomas. Incluso después de convertirse en Rebe, Simjá Bunim viajaría de incógnito a Alemania para acercar a Dios a los judíos que vivían allí.

Una vez viajó a Alemania para acercarse a un judío en particular. Lo vio entrar a un lugar que estaba totalmente prohibido para los judíos temerosos de Dios. Rebe Simja Bunim no tuvo problemas para entrar a bares y tabernas, donde él jugaba al ajedrez y las cartas con los demás clientes y, al hacerlo, eventualmente los acercaba a Dios. Pero aquel era un lugar en el que estaba absolutamente prohibido entrar. El tzadik se quedó afuera y comenzó a cantar una melodía jasídica. Cantó y cantó, hasta que el judío salió y Rebe Simja Bunim logró traerlo de regreso a Dios.

Para muchos tzadikim, el canto era una herramienta importante para despertar los corazones judíos. (Entre las melodías que cantarían estaba Kol Dodi, compuesta por el Alter Rebe de Jabad). El Zohar explica que la raíz del servicio de canto de los levitas en el Templo Sagrado estaba en la sefirá de entendimiento, el lugar donde tiene lugar la teshuvá (retorno a Dios). Incluso cuando una persona se ha hundido en el pecado, alzar la voz en un canto despierta el deseo de su alma de ascender a su Creador.

Uno de los discípulos de Rebe Simjá Bunim sufrió un descenso espiritual. Aunque no abandonó el grupo de discípulos de Rebe Simjá Bunim, su servicio a Dios no se acercó en absoluto a lo que había sido anteriormente. En la festividad de Shavuot, este jasid vino a Rebe Simjá Bunim y se quejó de que los otros jasidim lo estaban alejando del grupo. Rebe Bunim no le respondió y esperó hasta la víspera de Iom Kipur. En la víspera de Iom Kipur, Rebe Bunim llamó a su jasid a una audiencia especial y de todo corazón le dijo: “Yo no valgo nada, y tú tampoco vales nada. Arrepintámonos juntos”. Estas palabras elevaron al jasid caído y él regresó a Dios.

Más tarde, Rebe Simjá Bunim explicó que uno de los signos del descenso espiritual es la sensación de que los demás piensan mal de ti y se distancian de ti. En realidad, nada había cambiado, pero el alejamiento espiritual del jasid desencadenó este sentimiento en su interior.

Lo primero que podemos aprender de Rebe Bunim en esta historia es su capacidad de esperar pacientemente hasta el momento adecuado, cuando sus palabras entrarían en el corazón del hombre. En una historia similar, una vez el Mitler Rebe de Jabad estaba en un estado tan intenso de apego a Dios que no escuchó los llantos de su bebé, que se había caído de su cuna. El padre del Mitler Rebe, el Alter Rebe, que estaba arriba en ese momento, bajó para consolar al bebé. Más tarde, en el momento apropiado para la franqueza, el Alter Rebe reprendió a su hijo, diciendo que incluso cuando haya ascendido a las elevadas alturas de apegarse a Dios, debe ser capaz de escuchar el llanto de un bebé. Así, vemos que incluso cuando el destinatario de la reprensión es un gran tzadik, uno debe esperar el momento apropiado, cuando su corazón esté abierto. Esto es aún más cierto cuando el destinatario de la reprimenda no es un tzadik y, por lo tanto, también sufre un sentimiento de rechazo y distanciamiento. (Reconocer la señal una de distancia emocional también es importante en nuestra era, y quizás principalmente en nuestra era).

La capacidad de Rebe Simjá Bunim para identificarse verdaderamente con su jasid, diciéndole que él también es inútil, se refiere al denominador común que existe entre todos los judíos. Es la esencia de las palabras “No soy digno” que todos decimos en Iom Kipur. Por el mérito de su humildad colmada de amor y su capacidad de esperar la ocasión adecuada, Rebe Bunim pudo conectarse a un nivel del alma mucho más profundo con su alumno. Entonces pudieron regresar juntos a Dios.

Share the Post:

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios