Colabora con el instituto

VIVIR CON EL BAAL SHEM TOV: EL BAAL SHEM TOV Y EL LEÓN

Cuando el Baal Shem Tov era joven acostumbraba aislarse en el seno de la naturaleza, para estar sólo con Dios, meditar, hablar con Dios. 

Sucedió cierta vez que estando caminando sólo en medio de la naturaleza, no vio que un león se le acercó y venía hacia él. En el primer segundo sintió miedo, pero al siguiente cerró los ojos y vio ante sí las letras אריה, arié, “león”. Está escrito que Hashem hace existir y da vida a todas las criaturas por medio de la Lengua Sagrada. Observó las letras y las combinó formando la palabra יראה, irá, “temor”.

Entonces recordó y se afirmó en lo que le dijo su padre antes de partir de este mundo, cuando el Baal Shem Tov era un niño pequeño y le dijo: “Isrolik, no tengas miedo de nada en el mundo, sólo del Santo Bendito Sea. Y así logró, en lo profundo de su alma, elevar ese temor bajo que surge al ver un león físico, y transformarlo en un temor puro al Cielo. Entonces abrió los ojos y vio al león partido tendido a un lado del camino.

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios