Colabora con el instituto

PARA LA VÍSPERA DE ROSH JODESH SIVÁN

Hoy es víspera del primer día del mes de Siván, y se acostumbra y es muy recomendable recitar la oración del SheLaH HaKadosh,[1] Rabi . Es una oración que rezamos para el mérito de tener hijos y descendientes justos. Adjunto sus palabras y la oración misma.

Que nosotros y todo el pueblo de Israel merezcamos tener hijos justos, servidores de Dios. 🙏🏻

Así comienza el Shelah su libro:

Debemos asumir la responsabilidad de la oración y la súplica al Señor en todas nuestras necesidades, ya que todo proviene de Él. Por lo tanto, en todo lo que uno necesite en cualquier momento y en toda hora, debe acostumbrarse a dirigir breves oraciones al Señor. Durante la acción, debe decir en todos sus asuntos: ‘Por el nombre de Dios, el Santo Bendito Sea, y Su Presencia’. Que el Señor tenga éxito en mis caminos, porque todo proviene de Ti, etc. Y es especialmente necesario esforzarse en orar para que uno tenga una descendencia justa para siempre, y en todas sus necesidades y matrimonios, el asunto proviene del Señor. Y mi corazón dice que la hora propicia para esta oración es la víspera de Rosh Jodesh Siván, el mes en que se entregó la Torá, cuando somos llamados hijos del Señor, nuestro Dios. Es apropiado ayunar ese día, él y su esposa, y despertar al arrepentimiento y corregir todos los asuntos de la casa, tanto los relacionados con las prohibiciones como con las permisiones, la impureza y la pureza, y todos los asuntos, y dar caridad a los pobres dignos. Y si uno puede ayunar, entonces qué bien y qué agradable descanso, y de todas formas, el ayuno debe ser completo según todas las leyes del ayuno comunitario. (si no puede ayunar da a la caridad el costo de cada comida)

Y este es el texto de la oración:

“Tú eres el Señor nuestro Dios desde antes de la creación del mundo, y Tú eres nuestro Dios desde que el mundo fue creado, y desde siempre y para siempre Tú eres Dios. Y creaste Tu mundo para que Tu divinidad sea conocida a través de Tu santa Torá, como dijeron nuestros sabios de bendita memoria: ‘Al principio’ (Bereshit), por causa de la Torá y por causa de Israel, ya que son Tu pueblo y Tu herencia, que elegiste entre todas las naciones, y les diste Tu santa Torá, y los acercaste a Tu gran Nombre. Y por la existencia del mundo, y por la existencia de la Torá, vinieron a nosotros dos mandamientos de Tu parte. Escribiste en Tu Torá ‘Fructificad y Multiplicaos’, y escribiste en Tu Torá ‘Enséñales a tus hijos’, y la intención en ambas es una, ya que no creaste el mundo en vano, sino para que fuera habitad, y para Tu gloria lo creaste. Formaste, también, con el fin de que nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, todos los de Tu pueblo, la casa de Israel, conozcan Tu Nombre y aprendan Tu Torá.

Por lo tanto, vendré ante Ti, Señor, Rey de reyes, y presentaré mi súplica, y mis ojos estarán hacia Ti hasta que me respondas y escuches mi oración para que me concedas hijos e hijas y que ellos también fructifiquen y se multipliquen ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos hasta el fin de todas las generaciones para que ellos, yo y todos nosotros estemos comprometidos con Tu santa Torá para aprender y enseñar, para observar y cumplir con todos los preceptos de Tu Torá con amor, y para iluminar nuestros ojos con Tu Torá, y adherir nuestros corazones a Tus mandamientos con amor y temor interno, y no temor externo. Y otórgales a todas y cada una de las naciones de ellos suficiencia en su honor, y dales salud, honor y fuerza, y dales estatura, belleza, gracia y bondad, y que haya amor, compañerismo y paz entre ellos, y establece para ellos uniones adecuadas de los descendientes de los sabios de la Torá de los descendientes de los justos, y que sus uniones sean como las de ellos, todo según lo que he orado por ellos, ya que una memoria elevada proviene de aquí y de allá.”

“Tú, Señor, conoces todos los secretos; ante Ti están al descubierto todos los más íntimos pensamientos de mi corazón. Porque en todas estas cosas mi intención es glorificar Tu grande y santo Nombre, y por amor a Tu santa Torá. Por lo tanto, por favor, respóndeme, Señor, respóndeme, por el bien de nuestros santos padres, Abraham, Isaac y Jacob, y por su mérito, salva a los hijos para que sean ramas que se asemejen a sus raíces, y por amor a David, Tu siervo, que es el cuarto en el carro celestial, que compuso himnos con el espíritu de Tu santidad.

__________

Canción de las ascensiones: Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos. Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso y prosperarás. Tu esposa será como parra fecunda en el seno de tu hogar; tus hijos, como brotes de olivo alrededor de tu mesa. Así será bendecido el hombre que teme al Señor. Que el Señor te bendiga desde Tzión y contemples la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida. Que veas a los hijos de tus hijos. ¡Que haya paz en Israel!

Por favor, Señor, escucha mi oración, que se cumpla en mí el versículo. ‘Este es mi pacto con ellos’, dice el Señor. ‘Mi espíritu, que está sobre ti, y mis palabras que he puesto en tu boca, no se apartarán de tu boca ni de la boca de tus descendientes, ni de la boca de los descendientes de tus descendientes’, dice el Señor, ‘desde ahora y para siempre’. Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean aceptables delante de Ti, Señor, mi Roca y mi Redentor.

___________

Por favor, Dios mío, hazme cumplir lo que nos has ordenado: ‘Y los enseñarás a tus hijos’. Y que se cumpla en mí el versículo que dice: ‘Mis palabras que he puesto en tu boca no se apartarán de tu boca, ni de la boca de tu descendencia, ni de la boca de la descendencia de tu descendencia’, dice el Señor, ‘desde ahora y para siempre’. Que mis hijos sean maestros de enseñanzas dignas en Israel por el bien de Tu nombre. Que no se desvíen a la derecha ni a la izquierda de la senda recta y se aparten de la mentira. Que no tengan ningún defecto, ni en el cuerpo ni en la mente, ni en su juventud ni en su vejez. Que encuentren gracia y buen entendimiento ante Dios y los hombres. Que no les falte nunca comida ni sustento en su hogar. Que sean librados de los males y de los malos actos. Que no pequen ni por arrogancia ni por error, ni por coacción ni por voluntad. Que guarden Tu santo pacto de toda impureza y vergüenza. Y cuando sea oportuno, que cumplan el mandamiento de la procreación y la multiplicación. Que el convivir entre marido y mujer sea de amor, compañerismo, paz y amistad, y así también entre sus parientes. Y que pueda proveerles con generosidad, con dignidad, sin deshonra ni desprecio. Que su enseñanza sea verdadera y honorable. Y que no dependan de los demás. Y que me regocije en su felicidad. Que no haya ni estériles ni estériles ni insensatos entre ellos. Que encuentren gracia y buen entendimiento ante Dios y los hombres. Que no los abandone en manos ajenas, que Dios no lo permita. Que escuchen la voz de sus padres y madres y sus maestros, y que el hermano menor escuche y respete al mayor. Y que la morada de los hermanos juntos sea buena y agradable con mucho amor fraternal. Y que mis hijas sean hermosas, encantadoras, inteligentes, piadosas, modestas, justas y devotas, adornadas con buenas cualidades, y que toda su gloria sea una hija del Rey interiormente, sin defecto. Y que bendiga el fruto de mis manos, para que tenga éxito en aumentarlos rápidamente y darles la felicidad que corresponde a los hijos de mi alegría. Y de ellos surgirán buenos frutos y niños justos que sean merecedores y purifiquen a todo Israel, ¡Amén, así sea! Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean aceptables delante de Ti, Señor, mi Roca y mi Redentor.”


[1] El “Shlah HaKadosh”, también conocido como “Shnei Lujot HaBrit” (por su obra Dos Tablas del Pacto), fue Rabí Yeshaiahu Horowitz, un prominente rabino, cabalista y erudito del siglo XVI y XVII. Nació en Praga alrededor del año 1565 y falleció en Tiberíades, Israel, en 1630. Es más conocido por su obra monumental “Shnei Lujot HaBrit”, una recopilación comprensiva de la ley judía, la mística cabalística y la ética. Su obra tuvo una gran influencia en el pensamiento y la práctica judía, y es ampliamente estudiada y respetada en las comunidades judías hasta el día de hoy.

Artículos Relacionados

COLABORA CON EL INSTITUTO

¡Recibe las ÚLTIMAS NOVEDADES en tu correo!

Comunidad

Para participar de nuestras actividades y recibir nuestros mensajes diarios